Emocionante

"¿Volver con el faraón de Egipto, aceptar las tablas de Moisés o idolatrar becerros de oro?"

¿Volver con el faraón de Egipto, aceptar las tablas de Moisés o idolatrar becerros de oro?

Los invito a que recordemos uno de los momentos más dramáticos de la salida de Egipto: El becerro de oro. Ese momento donde la gente se impacienta. Ya no aguanta más y empieza a adorar ídolos falsos.

Moisés ya sacó al pueblo judío de la esclavitud del faraón, entonces sube al monte para hablar con Dios y recibir indicaciones. Lo manda a tallar 10 mandamientos a una piedra gigante.

¿Saben cuánto tarda tallando? 40 días y 40 noches. La gente se aburre, se impacienta, por qué tarda tanto... Algunos proponen construir otro Dios al cual puedan ver y tocar. Es ahí donde Aarón toma la decisión de recolectar los aros de las mujeres, fundir el metal y hacer el becerro de oro.

Cuando por fin baja del monte se encuentra con una escena desgarradora. Furioso arroja al piso las dos tablas con los 10 mandamientos rompiéndolas. Agarra el becerro de oro y lo destroza hasta hacerlo polvo. Echa las cenizas al agua y fuerza al pueblo judío a beber el polvo en agua.

Ese es el momento de mayor dramatismo de la salida de Egipto.
Hoy, según cuenta el brillante Carlos Pagni, los Focus Groups muestran que estamos ante el becerro de oro. La gente aceptó salir de la esclavitud de la arquitecta egipcia. La gente aceptó el reto de cruza el desierto. 

Pero como las noticias que llegan son todas pálidas, la confianza en el líder está seriamente dañada y entonces el pueblo empezó a adorar falsos ídolos. Algunos, muy enojados, analizan seriamente volver a Egipto. Otros, están idolatrando becerros de oro: 1) Roberto Lavagna - 2) Martín Lousteau - 3) María Eugenia Vidal.

En palabras de Roberto Zapata, principal encuestador del gobierno, "la gente está cansada del desierto". La recesión. 16 caídas mensuales de actividad consecutivas. No tener un mango; 56% de inflación; ajustar gastos; perder calidad de vida. 

Por eso, es muy difícil seguir confiando en el liderazgo de Macri y aparece, en términos de Carrió, la adoración de otros ídolos.

Falta exactamente un mes. La fecha límite es 22 de junio. Allí ya tendremos una idea mucho más clara si la sociedad Argentina acepta las tablas de Moisés; se enamora de un becerro de oro o prefiere volver con el faraón egipcio.

Escuchá el editorial de Jonatan Viale en Radio La Red AM910

 Embed      
s