Tips para emprendedores

5 preguntas para hacerte antes de renunciar a tu trabajo y emprender

Muchos sueñan con ser su propio jefe. Pero no saben por dónde empezar. No tienen un plan, ni una estrategia. Te comparto algunas ideas para repensar si vale la pena renunciar ahora o es mejor esperar.
Gonzalo Otalora
por Gonzalo Otalora |
Emprender es un desafío que no debe tomarse a la ligera. Renunciar por impulso para emprender

Emprender es un desafío que no debe tomarse a la ligera. Renunciar por impulso para emprender, sin un plan, sin una estrategia, puede ser un fracaso.

El sueño de ser tu propio jefe y tener tu negocio suele convertirse en una pesadilla cuando se toma una decisión improvisada y atolondrada. Si fuera una película bien podríamos llamarla: Renunciar sin plan. Emprender sin paz

Si estás a punto de mandar el telegrama o hablar con tu jefe, por favor, tomate unos segundos para leer este artículo.

Carlos Bustamante era gerente en una multinacional. Cobraba muy bien. Harto de su empleo, decidió renunciar para emprender. Una semana después, estaba tirado en la cama, deprimido sin ánimo de levantarse.

¿Qué le pasó? Dejó su trabajo por impulso. Sin pensar en el día después.

Su mujer le imprimía curriculums y Carlos iba a entrevistas laborales solo por compromiso. Él quería emprender y no sabía muy bien en qué. Le llevó varios años poder encontrar su rumbo. El final de su historia contradice todas las estadísticas. Le fue bien, es un empresario exitoso y en su tiempo libre se dedica a difundir su historia para que no copien su ejemplo.

Inspirado en él y cientos de casos más te presento 5 preguntas para que analices si estás en condiciones o no de renunciar ya.

1. ¿Tienes tu colchón de emergencia?

¿Cuántos meses puedes vivir sin generar ingresos?

Crear un negocio y generar utilidades de inmediato es una situación poco común.

En general, lleva varios meses poder llegar a un punto de equilibrio, validar el negocio y convertirlo en una máquina de fabricar dinero. Emprender con la presión de generar dinero urgente para mantener a tu familiar no es un buen comienzo.

Manuela trabajaba como maquilladora en cine y televisión. Un día tuvo la ocurrencia de importar un molino para vender harina orgánica molida a piedra.

Ella pensaba que en pocos meses estaría visitando comercios para ofrecer su producto, pero….tuvo problema en la aduana. Una vez que logró ingresar, quiso vender de inmediato, pero no llegaba la habilitación.

Primero una firma, luego una reforma y así las cosas pasaron dos años sin generar 1 peso. Hoy crecen todos los días. Pero, ¿qué hubiera sido de ellos si dejaban todo por este sueño?

2-¿Cuánto dinero tenés para invertir en el negocio ?

Además de contar con un fondo disponible para tus gastos, debes tener en cuenta el dinero que vas a destinar para que el negocio comience a rodar.

Es clave trazar un plan al menos de un año y estimar cuánto vas a necesitar de inversión y saber que lo que planifiques probablemente no se cumpla, para mal. Así son los negocios y peor en Argentina. El caso de Manuela se replica en el 99% de los casos. Tu plan, nunca se cumple.

3 ¿Tenés claro en qué vas a emprender?

Esta nota surge a partir de varios mensajes que me llegan de empleados que quieren dejar todo para convertirse en emprendedores pero no saben en qué. Por favor, si de algo sirve esta nota es para que lo pienses dos veces.

No renuncies sin antes tener claro en qué emprender. No renuncies solo por una idea. Hoy, se puede hacer pruebas con poco dinero en las redes sociales para validar lo que imaginaste o recalcular.

Si funciona lo que pensaste, entones el contexto para pensar tu desvinculación es otra.

4. ¿A quién le vas a vender?

Muchos piensan en el producto antes que en los clientes. Lo más importante de un negocio no es lo que venden sino lo que solucionan. Por lo tanto, procura tener claro qué vas a resolver, a quién vas a ayudar y luego pensar qué producto o servicio es adecuado para eso.

Y luego, un plan, evaluación de costos, rentabilidad. En fin, rinde o no rinde.

5. ¿Tu familia te acompaña en la decisión?

Cientos o miles de emprendedores renunciaron a su sueño, más por un problema familiar que por cuestiones de negocio.

Es importante tener en cuenta que emprender es una aventura llena de obstáculos. Tu familia, ¿está dispuesta a acompañarte en las malas? Es decir, tal vez no irte de vacaciones, no cambiar la mesa de living para destinar el dinero a seguir invirtiendo en el negocio, etc.

Vos podés tener un sueño, pero si la familia no lo comparte y tu negocio cuesta que dé sus frutos al comienzo, puede convertirse en una bomba de tiempo.

Ahora, si te quedaste sin trabajo y estas en una situación crítica, ninguna de las preguntas que planteo son relevantes para vos. En tu caso, lo más urgente es generar ingresos para poder cubrir lo mínimo.

Pero, si vos estás ahí, mirándote al espejo todos los días y preguntándote, ¿lo hago o no lo hago?, espero que estas preguntas te ayuden a prepararte para dejar tu laburo en el futuro o confirmar que estás en condiciones de hacerlo.

Sea la decisión que tomes, confía en vos más que nada en el mundo. Muchos éxitos.

Se habló de
-

Últimas Noticias