Financiamiento y competitividad

AFIP destinó unos $42.000 millones en créditos a tasa cero

La entidad destacó que el 60% de los créditos fueron otorgados a las categorías más bajas del monotributo. Las nuevas condiciones eliminaron restricciones para que 1,5 millones de contribuyentes puedan acceder al financiamiento.
El objetivo de la medida es acompañar a los pequeños contribuyentes y reactivar la micro economía

El objetivo de la medida es acompañar a los pequeños contribuyentes y reactivar la micro economía

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) resaltó que el 60% de los créditos fueron otorgados a contribuyentes de las categorías más bajas del monotributo.

De acuerdo a los números del organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont, el monto destinado a apuntalar la capacidad de consumo de los contribuyentes registrados en las categorías A y B asciende a $22.000 millones.

“Los préstamos procesados por la AFIP representan una inyección de demanda para el mercado interno”, resaltó el organismo en un comunicado.

Los créditos por hasta $150.000 son acreditados por las entidades bancarias seleccionadas en un solo desembolso en una tarjeta de crédito de cada monotributista.

Los beneficiarios cuentan con seis meses de gracia y la devolución se realiza en 12 cuotas sin interés.

El servicio está habilitado en la web de AFIP hasta el 31 de diciembre próximo. Las gestiones ante las entidades bancarias elegidas para solicitar el crédito podrán finalizarse hasta el 20 de enero de 2022.

Los nuevos créditos a tasa cero se sumaron a las distintas medidas de alivio para las y los monotributistas.

Los pequeños contribuyentes tienen hasta el 31 de diciembre de 2021 para iniciar el trámite. Aquellos contribuyentes que no cuenten con tarjeta de crédito deberán seleccionar una entidad bancaria que emitirá la tarjeta.

Nuevas condiciones

Por su parte, el Ministerio de Desarrollo Productivo amplió semanas atrás la cantidad de monotributistas que pueden acceder a los créditos a tasa cero.

La normativa dejó sin efecto algunas condiciones previstas para acceder a los préstamos, como las referidas a la facturación, de forma que los pequeños contribuyentes que hayan estado inscriptos al 31 de mayo de este año serán elegibles.

Además, se canceló el requisito establecido en los casos de solicitantes que registran factura electrónica, por sus operaciones de venta, locación o prestación de servicios, quienes podían acceder al crédito cuando, considerando el promedio mensual de facturación electrónica del primer semestre de 2021, se verificaba que su facturación no era superior a 1,2 veces del promedio mensual del límite inferior de su categoría.

También se eliminó la condición para aquellos que no registran factura electrónica, quienes podían acceder cuando ese mismo promedio -que surgía de la facturación electrónica como compradores, prestatarios o locatarios- era inferior al 80% de la suma que resultaba de calcular 1,2 veces el promedio mensual del límite inferior de facturación de su categoría.

En ambos casos, para los contribuyentes que se encontraban inscriptos en la categoría A, se tomaba como límite la suma de $20.800.

Por otra parte, se suprimió también el impedimento que regía sobre los sujetos que prestaban servicios al sector público nacional, provincial o municipal.

El monto máximo de los créditos a tasa cero depende de la categoría en la que se encontraba registrado cada monotributista al 30 de junio, previo a la última recategorización.

Para la categoría A es hasta $90.000; para la B, hasta $120.000; y para el resto de las categorías, hasta $150.000.

Si bien el mínimo de los créditos a tasa cero previsto por la normativa es de $10.000, las cifras oficiales muestran que la mayoría de los contribuyentes solicitan el monto máximo previsto para cada categoría.

Son más de 1,5 millones de monotributistas los que pueden solicitar los créditos y las condiciones para acceder son las mismas que el año pasado, aunque se modificaron los parámetros de facturación a considerar para ampliar el universo de beneficiarios.

A diferencia de 2020, se fijaron límites menos restrictivos ya que pueden tramitar un crédito a tasa cero quienes hayan facturado hasta un 20% más que el piso de su categoría.

Con los nuevos parámetros se incluye a quienes tuvieron caídas en 2020 y se amplía el universo hasta quienes incrementaron su facturación un 20% durante este año.

Se habló de
-

Últimas Noticias

s