Gestión

Cómo delegar tareas correctamente en 6 pasos

Uno de los grandes dilemas con los que se encuentran los empresarios PyMES y emprendedores en crecimiento se trata de aprender a delegar, perder el miedo y soltar el mando de las tareas repetitivas. Conocé estos tips para lograrlo.
Es necesario que los empresarios PyMES pierdan el miedo y creen equipos alineados para alcanzar los objetivos de la empresa.

Es necesario que los empresarios PyMES pierdan el miedo y creen equipos alineados para alcanzar los objetivos de la empresa.

Delegar es uno de los elementos más importantes dentro de una organización. Una sola persona, por más capacitada que sea, no puede controlar todos los procesos que conllevan el funcionamiento de una empresa. Por eso es importante apalancarse en un equipo de trabajo y liderarlo para que pueda estar a la altura de las exigencias de la empresa.

Ahora la incógnita a descifrar es: cómo se da ese paso para delegar tareas.

Para ayudar a develar ese misterio, compartimos una serie de consejos para dar ese paso que tanto cuesta a los emprendedores y empresarios PyMES.

1. Definir la tarea y el objetivo.

Delegar no es ordenar, no es pedir ni desligarse de una determinada tarea. Es necesario precisar qué es lo que hay que hacer, cuál es el rol de la persona en cuestión y saber con claridad cuál es el fin de la misma. Quien recibe nuestra confianza debe estar plenamente al tanto de nuestras expectativas.

2. Elegir sabiamente

En muchas ocasiones determinar a quién le delegamos una tarea pasa por las personas que se encuentran en la cercanía del empresario.

Lo ideal es buscar a la persona adecuada, aquella que posea un potencial a descubrir mediante su desarrollo. Hay que hacer una evaluación de sus capacidades y motivaciones para trabajar en la empresa.

3. Ser claros con el mensaje

A la hora de delegar, la comunicación efectiva es fundamental. Se debe tratar de que el mensaje sea simple pero al mismo tiempo que englobe todas las necesidades que la tarea conlleva. Los colaboradores deben tener toda la información necesaria para poder comenzar.

4. Aportar experiencia y recursos

Delegar no es solo el “qué” y el “cómo” resumidos en nuestro habla. Para que nuestro colaborador pueda comenzar es necesario que entienda las herramientas que va a utilizar y que logre aplicar también su impronta en el accionar. La tarea debe hacerse de forma efectiva y en el menor tiempo posible.

5. Debe haber una meta y un tiempo

Todas las tareas tienen un objetivo, un fin al que se debe aspirar y, por supuesto, un plazo temporal determinado.

Es importante que el colaborador comprenda la importancia de la tareas así como también el tiempo límite que tiene para que se complete.

6. Brindar un feedback:

Todas las personas necesitan saber si están siendo eficaces en su trabajo, quien recibe la tarea como también quien la delega. Es importante, entonces, aprovechar la oportunidad para que el colaborador nos indique un feedback sobre la tarea. ¿Se sintió cómodo? ¿Qué puede hacer mejor la próxima vez? Es información que resulta útil tener a disposición y que quede como aprendizaje.

Se habló de
-

Últimas Noticias

s