Casos de éxito

Dejó una multinacional y creó una pyme familiar que invertirá US$ 5 millones en el país

La historia de José María Montorfano está caracterizada por la convicción para el trabajo y la calidad de sus productos para mascotas.
Rodrigo Porto
por Rodrigo Porto |
Cancat es una pyme familiar que invertirá 5 millones de dólares para potenciar su negocio.

Cancat es una pyme familiar que invertirá 5 millones de dólares para potenciar su negocio.

José María Montorfano es emprendedor y creador de Cancat, una pyme familiar que tiene como objetivo mejorar la relación en la vida cotidiana de las mascotas y sus familias.

En la actualidad, comparte este emprendimiento familiar con su hija y socia Lucía Montorfano, recién recibida de abogada, con Martin Mainetti, socio inversor, y con María Laura Marmierca, esposa y gerente de Compras y Logística de la firma.

Ya tienen más de 20 empleados, se van a mudar a un depósito de 2.000 m2 y van a invertir 5 millones de dólares para mantener su liderazgo en el mercado.

El inicio en un galpón

La compañía nació hace 10 años en un galpón de 30 metros cuadrados con una inversión de US$ 14.000. Luego de una década, se convirtió en líder dentro del rubro de los juguetes para mascotas.

“En 2001 yo estaba trabajando en el sector de las mascotas pero haciendo cobranzas de una empresa multinacional. No venía de ese rubro, si bien lo mío siempre fue lo comercial. También transité por el sector logístico. Y hasta vendí panchos", comentó José María.

"Siempre estuve muy comprometido con las personas que me rodeaban y mi trabajo. Atento a oportunidades como todo emprendedor, los clientes que atendía en esos años difíciles, de alguna manera, nos llevaron a tener esta idea de CanCat”, recordó el empresario en exclusiva para A24/Pymes.

Como sucede en la vida de los emprendedores, hubo un momento clave donde se definió el destino de un proyecto que hasta ese entonces sólo era una fantasía.

Pero los grandes objetivos se pueden cumplir con grandes esfuerzos. "Siempre uno paga un precio. Estuvimos muchas noches sin dormir. Pero siempre tuvimos permanente relación con los clientes porque los cambios de reglas te obligan a estar atento, con ganas de lograr el objetivo que no es otro que ser lo que se predica", aseguró José.

“Luego de ese esfuerzo se nos abrió un mercado nuevo, con necesidad de mejores productos. No había una marca nacional en el mercado con productos de calidad para las mascotas. Todas eran extranjeras”, explicó.

"Al principio le comprábamos mercadería a una cooperativa en formación y salía con un camión para venderle huesos para perros a distribuidores y a clientes con los que había sembrado una excelente relación”, recordó Montorfano, haciendo alusión a su fuerza de voluntad, convicción y ganas de tener su propio emprendimiento.

Y agregó: “comenzamos con un solo empleado en la calle Ávalos y ahora somos 20. Fuimos creciendo de manera lenta pero sólida, hasta que en 2015 hicimos una gran inversión para una línea de productos. En 2016 nuestros números comenzaron a crecer más fuerte y hoy somos líderes en productos de higiene, como piedras premium para gatos, y paños educativos para perros, que importamos desde Italia”.

Una pyme familiar

El creador de CanCat resalta que se trata de “una empresa familiar y de familias. Aprendimos mucho viajando y soñando. Hoy tenemos cobertura en todo el país. Nuestros principales valores son la honestidad en el trabajo, la calidad de los productos que brindamos y la cercanía y flexibilidad que tenemos con el cliente”.

En ese sentido, dijo, “pensamos en la mascota como un integrante más de la familia. Por eso creamos productos de calidad como piedras etílicas que duran un mes (las piedras comunes duran 3 o 4 días). Paños ultra absorbentes o juguetes anti estrés, porque el perro cuando queda solo sufre estrés”.

Más trabajo e inversiones

Al ser consultado sobre los próximos pasos, Montorfano señaló: “ahora estamos en Capital Federal pero vamos a mudarnos a un depósito de 2.000 m2 en Malvinas Argentinas”. Y añadió: “facturamos US$ 5 millones por año, luego de comenzar con una inversión de US$ 14 mil, hace 10 años".

"Pensamos en el proyecto siempre desde lo comercial, pero principalmente desde lo humano. Tenemos un equipo heterogéneo y nuestros proyectos a futuro tienen que ver con lo social. Generar fuentes de trabajo y hacer cosas buenas que impliquen compartir, porque así somos nosotros", subrayó el empresario.

Por lo pronto, "preparamos una inversión de 5 millones de dólares para vender alimentos y otras líneas de productos. Nuestras ganancias la reinvertimos en el país. Calculamos que con esta nueva inversión se podrán abrir muchas fuentes de trabajo”, concluyó con tono optimista.

Se habló de
-

Últimas Noticias