Casos de éxito

Dos hermanas reversionaron las pantuflas y hoy exportan a Estados Unidos y Europa

Hace 9 años, Fernanda y Laura Tripoli comenzaron un sueño. Tomaron la decisión de abrir nuevos mercados y, en 2016, lograron su primera exportación. Conocé el proyecto y cómo hicieron para lograrlo.
Lionel Paredes
por Lionel Paredes |
Pantuflas de exportación: Fernanda

Pantuflas de exportación: Fernanda, Laura y Yamil, durante una misión comercial a Nueva York.

Pantuss es una de las empresas PyMES que se le plantó a la fluctuante economía nacional -y a la estacionalidad de sus productos- con la firme convicción de desarrollar un negocio sustentable abriendo nuevos mercados. Se fundó en 2012 por dos hermanas, Fernanda y Laura Tripol, aunque hace 4 años se sumó Yamil Kloury. Cada uno de los socios se ocupa de tareas especificas y mantiene reuniones semanales donde se comparten las novedades y se toman decisiones estratégicas.

En una entrevista exclusiva para la vertical PyME de A24.com, explicaron que Fernanda se ocupa de la parte comercial tanto de Argentina como de Estados Unidos. También está a cargo de la coordinación del manejo de redes y del área administrativa. Yamil, en tanto, se ocupa del manejo y control de proveedores. Es experto en el área textil y se ocupa de toda la logística de exportaciones. Mientras que Laura, quien realiza el desarrollo y testeo de producto, es la encargada de las mejoras, colecciones, temporadas, talleres y control de calidad.

Las plantillas del calzado fabricado por Pantuss son removibles y están rellenas de semillas de lino y flores de lavanda, "un giro muy innovador", comenta Laura. Tienen además la particularidad de que esas plantillas pueden ser calentadas en el horno microondas para el invierno o congeladas en el freezer durante el verano. "Se trata de un calzado indoor que permite mantener los pies calentitos y aromatizados al llegar del trabajo, algo como un mimo", destacó.

Desde que nació, la compañía tuvo como objetivo llegar a otros mercados como Reino Unido, Europa y Estados Unidos. A Fernanda y a Laura les fascinaba la idea de llegar con un producto argentino al resto del mundo y, finalmente, empezaron a exportar a finales de 2016.

"Nuestra idea fue jugar con los sentidos. Para nosotros era como reinventar la pantufla convencional y convertirla en un calzado agradable, novedoso y de diseño", cuenta Laura sobre el producto estrella de la marca. Y agrega: "Argentina es un mercado muy pequeño y con muchos altibajos, por lo que a nosotros como PyME nos obliga a buscar nuevos mercados para ampliar la cartera de clientes e intentar lograr un equilibrio que se traduzca en ventas durante todo el año, esquivando así esa estacionalidad tan marcada que tiene el producto en la actualidad".

Exportar en pandemia

La empresa cuenta con el Sello del Buen Diseño Argentino, que aparte de ser un reconocimiento a la calidad y diseño del producto resulta una herramienta muy prestigiosa para ubicar el producto en el exterior porque avala su calidad.

Laura señala que las exportaciones representan el 30% de sus ventas y destaca que los primeros pasos que llevaron a la empresa a lograr su primera exportación fue la participación en exposiciones en el exterior orientadas a mayoristas.

Además, aclara que en estos años de pandemia aumentaron mucho las ventas en el mercado interno y la empresa supo adaptarse a los nuevos tiempos, ofreciendo variantes de pantuflas con y sin plantillas para ingresar a mercados más grandes.

"Siempre abrir nuevos mercados es un desafío importante para cualquier empresa, y para nosotros fue tomar la decisión y avanzar, de la manera que podíamos y con los recursos disponibles. Fue muy difícil, especialmente para mi hermana quien se ocupaba de eso, ya que las costumbres y las formas son diferentes en otro país. Luego de asesorarse y meterse de lleno en el tema encontramos las manera", explica Laura.

Para captar más clientes asistieron a varias exposiciones como New York Now, Coast Miami, Accessories, The Show Las Vegas y The Show Nueva York, entre otras.

En su primera exportación, cuenta, el proceso les pareció bastante engorroso y hasta complicado.

"Tuvimos que darnos de alta como exportadores e importadores, buscar un despachante de aduana, realizar un tipo de documentación diferente a la que estábamos acostumbrados. El hecho de que nuestras pantuflas estén rellenas de semillas y flores nos hizo el proceso más complicado aún pero por suerte bien asesoradas por un profesional se logró solucionar ese obstáculo", comenta.

Actualmente, para poder exportar, utilizan la herramienta Exporta Simple para llegar a Estados Unidos, Chile y España.

"La verdad es que el programa nos facilita exportar sin necesidad de que sean cantidades grandes porque sus costos así lo permiten, y esto es muy importante para las PyMES porque antes los costos eran bastante altos y sólo se justificaban para cantidades mayores o, simplemente, para llegar al mercado pero sin margen de ganancia".

Se habló de
-

Últimas Noticias

s