Tips para emprendedores

Esto tenés que hacer para impulsar tu negocio en enero

Lo peor de un emprendimiento es navegar sin rumbo. Ir de un lado para el otro sin saber a dónde realmente debe ir. Qué es lo que todo empresario debe hacer el primer mes del año.
Gonzalo Otalora
por Gonzalo Otalora |
Para repensar el futuro de tu empresa

Para repensar el futuro de tu empresa, necesitas identificar metas y esas metas convertirlas en acciones que las vuelvan reales.

Las fiestas y el verano, si tu actividad no se ve afectada por esta época, es uno de los mejores momentos del año para tomarse unos días y repensar el futuro del negocio.

Ese repensar el futuro hay que convertirlo en metas y esas metas en acciones que las vuelvan factibles.

Las metas son una hoja de ruta, un plan a donde queremos llegar. De acá a 5 años, a un año, el próximo semestre, la próxima semana.

¿Por qué son importantes? Las urgencias del día a día nos llevan a que muchas veces nos perdamos entre lo que nos piden, lo que necesitamos y nos desviamos de nuestro objetivos. Y así nos encontramos cerca del 2023 y nos preguntamos. ¿Qué nos pasó?

Un plan de metas nos ayuda a enfocarnos, a tomar decisiones sobre lo urgente y lo importante.

Pero sobre todo saber si lo que estamos haciendo nos acerca o nos aleja del plan que trazamos.

Un plan de metas necesita storytelling

No alcanza con decir, el año que viene quiero crecer más. Debemos soñarlo y escribirlo de la forma más precisa posible. Casi, como si fuera una historia.

El año que viene quiero aumentar un 50% las ventas y venderle a tal empresa y llegar a tales mercados.

Incluso, cada área de tu negocio puede tener su propio plan de metas.

Una vez que trazamos nuestro plan, describir qué acciones debo planificar para que ese plan se concrete.

Si quiero aumentar las ventas un 50%, entonces voy a duplicar la inversión en pauta publicitaria, contratar dos vendedores y crear una línea de producto.

Sin plan de metas no hay una jerarquización de lo que nos conviene hacer y no hacer. Sin plan de metas somos rehenes de las circunstancias y no artífices de nuestras decisiones.

También debes tener en cuenta que las metas deben ser alcanzables en el tiempo que estableces, medibles, realistas y, como dijimos, específicas.

Ya sabes, si no estás en plena temporada, enero es un gran momento para que te preguntes qué querés lograr este año y qué acciones vas a realizar para alcanzarlo.

Los que se quedan quietos, pierden.

Se habló de
s