Tips de Liderazgo

PyMES: ¿Cómo tener comunicaciones más efectivas?

Una comunicación efectiva y asertada le permitirá a tu empresa dar pasos firmes y evitar errores o confusiones que generan pérdida de dinero, de tiempo y de entusiasmo. ¿Qué tan efectiva es la comunicación dentro de tu negocio?
Todos aquellas personas que lideran empresas PyMES deben brindar mensajes claros y efectivos.

Todos aquellas personas que lideran empresas PyMES deben brindar mensajes claros y efectivos.

Uno de los problemas más frecuentes en las empresas PyMES está vinculado con la comunicación interna. Y la asertividad se ha convertido en un término muy estudiado en tanto la búsqueda de favorecer comunicaciones efectivas. Una comunicación realmente efectiva implica transmitir un mensaje claro de manera que el receptor lo reciba sin confusión o interpretaciones erróneas.

Asimismo, la asertividad es entendida como una habilidad social, puesto que tiene la claridad de saber lo importante que es expresar lo que pensamos o sentimos, procurando siempre las palabras y formas sin ofender y con la premisa de respetar lo que el otro pueda opinar.

Es por ello que encontramos una relación estrecha entre asertividad y comunicación efectiva.

Compartimos 6 claves para ser más efectivo en tu comunicación.

1. Identifica tus estados.

Es fundamental identificar nuestros pensamientos, sentimientos y emociones porque resultará muy complicado poder expresarlos si uno mismo no sabe cómo está.

Existen muchas técnicas para reconocer nuestros estados emocionales y pensamientos tales como escribir, meditar o simplemente tomarte unos minutos para respirar de manera consciente preguntándote cómo te sientes y qué te haría sentir mejor (sé muy honesto/honesta contigo al preguntarte esto).

2. Otorga importancia a tus estados.

Al tener claridad en tu propio sentir, resulta importante plantearte qué es importante expresar porque eso te lleva a ser justo y sincero contigo mismo.

3. Busca el momento.

Es fundamental, también, encontrar el momento adecuado para entregar nuestro mensaje.

Nuestro interlocutor: ¿está trabajando en ese momento? ¿se observa apresurado por terminar una actividad ¿previamente había discutido con alguien? ¿se observa tenso?

Una vez que identifiques el momento adecuado, comienza la conversación.

4. Cuida la forma en que te expresas.

Las frases “yo siento/percibo/creo/opino” “me gustaría que” “yo deseo” son frases muy poderosas, pues permite ser más claro y puntual en lo que buscas expresar.

En este punto es importante que recuerdes evitar los reclamos, quejas o generalizaciones, pues es probable que se pierda la atención al sentir un ataque. El respeto es un punto clave.

5. Trabaja tu empatía.

Ésta es la capacidad de reconocer los sentimientos, pensamientos o emociones de otra persona; así como nosotros expresamos nuestro sentir, es entender que los estados de alguien más son igual de valiosos.

Puedes preguntar “¿Tú qué opinas? ¿Qué sientes? ¿Qué piensas? ¿Cómo crees que podríamos resolverlo?”.

6. Practica la escucha activa.

Oír y escuchar no es lo mismo, escuchar es una acción voluntaria que requiere focalizar la atención.

A todos nos gusta saber que nuestro mensaje esté siendo escuchado porque le da el carácter de importancia a nuestro sentir.

Evita interrumpir el mensaje de la otra persona, principalmente si lo que saldrá a la luz son reclamos o quejas.

-

Últimas Noticias