Casos de Éxito

Se quedó varado en Tailandia por la pandemia y montó un negocio gourmet

Se trata de un ingeniero argentino de 33 años que viajaba por Asia. Se puso a producir berenjenas en escabeche y ya lleva 6000 jarros vendidos. Su historia.
Rodrigo Porto
por Rodrigo Porto |
Gastón Flageat y su novia Mappy montaron un negocio con una receta argentina que es furor en Tailandia.

Gastón Flageat y su novia Mappy montaron un negocio con una receta argentina que es furor en Tailandia.

Para Gastón Flageat, la vida cambió mucho desde sus días en el barrio porteño de Almagro a su actualidad en Tailandia, una de los principales destinos turísticos del Sudeste Asiático.

Con solo 33 años, es ingeniero industrial recibido en la UADE y experto en fidelización de clientes de empresas.

Las virtudes de emprendedor, su espíritu globalista y la apertura hacia las oportunidades que da la vida, lo llevaron a fundar Kin Kon Gourmet, un proyecto que hace de las clásicas berenjenas al escabeche argentinas un producto de alta demanda en Tailandia.

Nada de esto hubiera posible sin la ayuda de su compañera, Mappy, a quien conoció mientras viajaba y quien logró unir a Buenos Aires con Chiang Mai con un simple movimiento de muñeca.

“Tengo una empresa de fidelización de clientes, y siempre tuve contacto con China porque importo cosas de allí, como tarjetas plásticas”, cuenta Flageat.

Y agrega: “Además soy instructor de snowboard y me organicé para trabajar el año pasado en Japón. El plan inicial era pasar por ese país, luego China y más tarde regresar a la Argentina”.

El viaje clave a Medio Oriente

“En medio de la estadía en Japón, comencé a viajar y me agarró la situación del Covid-19 acá en Tailandia. Y me quedé varado en este país. Estuve un mes en Phuket (isla al sur de Tailandia), y cuando las autoridades cerraron Phuket, me fui al norte, hacia Chiang Mai que tiene 1 millón de habitantes", destaca el protagonista de la historia en una charla con A24.com Pymes.

“En Chiang Mai conseguí un hotel, de enseñanzas budistas, espirituales. Estuve cuatro días solo y luego llegó un contingente de huéspedes. La primera de ese grupo, hoy, es mi novia Mappy (tailandesa)”, explicó Flageat, retratando el instante en el que su vida cambió.

Y agregó: “En ese momento se generó un grupo donde comenzamos a hacer meditaciones, diferentes actividades, yoga. Y cuando se empezó a liberar las restricciones por el Covid, empezamos a salir. Mi novia tenía dolores de panza y decidió cuidarse, comiendo algunos vegetales”, enfatiza el emprendedor.

En ese instante clave, es donde nace Kin Kon Gourmet - berenjenas al escabeche.

Kin Kon Gourmet.jpg
El crecimiento del emprendimiento fue muy acelerado. Ya vendieron más de 6.000 jarros y tienen 2 locales en diferentes shoppings de la ciudad.

El crecimiento del emprendimiento fue muy acelerado. Ya vendieron más de 6.000 jarros y tienen 2 locales en diferentes shoppings de la ciudad.

“Allí le dije a ella que yo conocía como hacer escabeche. Preparé eso con la berenjena negra que comemos en la Argentina y se la di para que pruebe y le encantó a ella y a mis amigos del hotel", cuenta entusiasmado Flageat.

"El escabeche acá no existía pero ahora sí. Encima al tailandés le gusta comer”, remarca.

“Estamos en un lugar donde abundan los vegetales, cada 10 minutos hay granjas orgánicas”, cuenta Flageat.

“Aquí es muy común la feria, o el mercado negro y los huéspedes nos aconsejaron que podíamos vender el producto. En ese momento cociné para producir 20 jarros y mi novia vendió siete (desde 2 dólares a 40 dólares, según el tamaño del frasco). Ahí surgió el nombre de Kin Kon (‘Kin Kon significa comer primero en Tailandia’)”, explica el joven argentino.

“Al paso siguiente, ella se instaló con una manta en la calle y luego de vender más surgió la posibilidad de alquilar un local en un shopping local y ya llevamos 6000 jarros vendidos desde junio del año pasado”, continuó el emprendedor.

Y resaltó: “Ahora tenemos 2 locales en 2 shoppings diferentes de la ciudad y estamos tramitando la certificación para vender formalmente a supermercados”.

“La que se encarga de la comercialización del producto es mi novia, porque yo aún no puedo trabajar, tengo mi visa de estudiante y turismo. Ella es entrenadora de venta y sabe mucho. Yo me dedico a mi empresa vía online”, subraya Flageat.

Kin Kon Gourmet cuenta con un repertorio de berenjenas, pepinos, tomates secos, hongos mezclados, shiitake, champignones, zuchinni, zanahorias, aceitunas y Grosellas del cabo, entre otros productos, presentados con amor y calidad.

-

Últimas Noticias