Comercio exterior

Una PyME con fuerte compromiso social y ambiental, rompió el prejuicio y empezó a exportar sus diseños a todo el mundo

En el comienzo, el objetivo de la empresa era unir tejedores con artesanos para revalorizar sus productos. Hoy, 16 años después, exportan a los principales países del mundo. Conocé el caso de Elemenos Argentinos.
Lionel Paredes
por Lionel Paredes |
Fernando Bach

Fernando Bach, socio fundador de Elementos Argentinos

El comercio justo y la sustentabilidad son dos conceptos que van de la mano y continúan creciendo a nivel mundial. En medio de una mayor conciencia ambiental que se traduce en cambios significativos en el consumo. Y esta empresa argentina de alfombras artesanales los conjuga para exportar productos de alta calidad.

Creada en 2005 con el objetivo de ser un puente entre tejedores y artesanos, Elementos Argentinos se dedicó a "revalorizar saberes ancestrales aplicando diseño a técnicas tradicionales de hilado, teñido y tejido a través de una comercialización moderna", cuenta en exclusiva para PyMES de A24.com Fernando Bach, uno de sus fundadores.

Así, uniendo fuerzas con 140 familias de 12 provincias distintas -algunas de ellas agrupadas en cooperativas, otras trabajando en comunidad con familiares y vecinos y otras que lo hacen por su cuenta-, la empresa se enfocó en el mercado interno hasta 2017, cuando decidieron asesorarse para conquistar mercados internacionales.

"A pesar de que desde siempre tuvimos muchos clientes del exterior interesados, fue recién en 2017 cuando tomamos la decisión estratégica de repensar la empresa para que pudiera proyectarse hacia otros países", dice Bach.

"Todo lo relativo al comercio exterior nos parecía muy complicado, casi que nos daba miedo porque pensábamos que una PyME con un costado social y sin márgenes para entrar en la cadena internacional distribuidor-mayorista-minorista, no tenía chance", agrega.

Pero las ganas de crecer y llevar los productos hechos por manos argentinas los llevó a consultar a la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), que los asesoró con una serie de pasos que fueron conquistando.

En 2017, el año que lo cambió todo, la empresa fue distinguida con el Sello Buen Diseño, gracias al cual participaron en 2018 en Exportar Buen Diseño, un programa impulsado por el Estado que les brindó 50 horas con el consultor Santiago Vexina.

"Él nos cambió la percepción sobre el comercio exterior; nos hizo perder miedos y prejuicios sobre el tema y nos ayudo a acelerar los procesos relacionados a la comercialización en el exterior", recuerda Bach.

Y con la aplicación del régimen Exporta Simple, la empresa comenzó a explorar mercados.

Además, en 2019 recibieron la certificación internacional como empresa B, que garantiza que Elementos Argentinos es una empresa con fines de lucro que cumple con los más altos estándares en términos de desempeño social y ambiental, transparencia y responsabilidad empresarial.

Promoción conjunta

Además, lideran actualmente la iniciativa Sur Design, con la que reunieron a varias empresas de diseño argentinas con valores y estéticas compatibles para realizar misiones comerciales y otras acciones de promoción conjunta.

"Cuando comenzamos con la internacionalización tuvimos dos barreras. La primera fue mental, pensando que no podíamos lograrlo; y la segunda, más concreta, fue que cuando salimos a vender nos pedían volúmenes que no estábamos en condiciones de producir", señala Bach, convencido de que, poco a poco, podrán suplir la demanda cobrando el precio justo para las familias con las que trabajan.

"Una característica destacable del oficio de hilar y tejer es que permite que quienes lo conocen puedan realizarlo en sus propias casas, como una actividad complementaria al cuidado de su familia, huerta y animales. Y una de las consecuencias positivas que se ha generado a lo largo de los años, gracias a la continuidad estable de pedidos, es que muchos de los esposos y compañeros, que en otros momentos debían trasladarse a otras provincias para realizar tareas temporarias de cosecha, han aprendido a tejer y ahora forman pequeñas y muy interesantes micro pymes familiares", cuenta con mucho orgullo el empresario.

Invertir para exportar

Actualmente la empresa exporta a Estados Unidos, Francia, Inglaterra. Australia y Nueva Zelanda. “A partir de que vuelvan los turistas, como tenemos muy buenos acuerdos con empresas que hacen envíos internacionales, vamos a retomar con la propuesta de envío bonificado para ciertos envíos, por lo que seguramente retomaremos las exportaciones a otros destinos, como Brasil, Uruguay, Italia o España, a donde veníamos mandando alfombras antes de la pandemia", explica Bach.

Y agrega: "además hace unas semanas presentamos la Colección HORNOCAL, inspirada en ese serranía jujeña, y que tiene al mercado del exterior como uno de los principales destinatarios. Trabajamos con diseños orgánicos, de líneas curvas y con paletas de colores especialmente pensadas para el mercado de Estados Unidos, principal destino de nuestras exportaciones”.

Cabe destacar que la empresa está invirtiendo mucho tiempo y dinero en exportar sus productos. De hecho en este año el 20% del total de lo producido es para mercados del exterior.

“Todo este movimiento de ventas que generó para quienes trabajamos en diseño interior todo lo relativo a la pandemia con la gente en sus casas comprando cosas para la casa, nos permitió iniciar un camino de profesionalización que empezó con la incorporación de un Gerente y mandos medios, para después sumar desde un sistema de gestión hasta un depósito propio”, finaliza Bach.

Se habló de
-

Últimas Noticias

s