IMPACTANTE

Coco Sily confesó cuál fue su peor experiencia sexual

El humorista, Coco Sily, reveló que tuvo encuentro virtual con una mujer, que no culminó de la mejor manera.
Coco Sily y una anécdota desopilante.

Coco Sily y una anécdota desopilante.

Coco Sily estuvo de invitado en la mesa de Almorzando con Mirtha Legrand. En medio de una charla distendida con Juana Viale, que está remplazando a su abuela en los almuerzos, el humorista sorprendió a todos con una desopilante anécdota sexual, que vivió en medio de la cuarentena.

"¿Fracasaste con el sexting?", le preguntó la conductora. "Sí, fracasé. Fue como una cita, pero no tuvo bueno. No pasó nada", afirmó el cómico, que -en principio- se mostró reticente a dar detalles de la historia. "Me da un poco de pudor.... el final es muy dramático", advirtió.

Ante la insistencia de Juana Viale, el humorista accedió a contar los pormenores del encuentro. "Probé con una persona que me dijo que le encantaba hacerlo. Ella me contactó por redes. Me preguntó por el sexo virtual y me hizo una propuesta. Estábamos en medio de la cuarentena estricta... yo no daba más. Le dije '¿cuándo?'. Y pusimos un horario", continuó el invitado.

Embed

El autor de "La cátedra del macho" reveló que a aceptó la propuesta de la mujer en cuestión, pero puso una condición estricta. "Le expliqué 'como yo laburo en la tele, yo no pudo aparecer, tengo miedo que me grabes'. Ella me respondió 'olvidate, a mí lo que me gusta es hacerlo para vos'. Entonces, yo cubrí la cámara para que no me vea", detalló.

Sily indicó que todo comenzó con normalidad. Sin embargo, el desenlace dejó mucho que desear. "Ella se empezó sacar la ropa, a decirme cosas y yo me daba cuenta que no me gustaba la situación. Era todo muy bizarro. No pasaba nada. Y lo que me pasó es que en un momento, ella sacó un valija y ya no sabía qué más hacer. Yo, en un acto de generosidad o agradecimiento, fingí un orgasmo a la distancia", sostuvo, ante el asombro de Juana Viale.

La conductora y el resto de los invitados no podían creer la desopilante historia. "Ella era preciosa. Tenía dos opciones: decirle que no podía seguir o fingir para que escuche que su esfuerzo estaba valiendo la pena", concluyó.