PROFUNDO DOLOR

La Bomba Tucumana, destrozada por la muerte de su hermana

La estrella de la cumbia, La Bomba Tucumana, grabó un mensaje, que compartió en sus redes sociales, para agradecer el apoyo de sus fanáticos.
por Damian Blanco |
Gladys La Bomba Tucumana habló de la muerte de su hermana Olga Jiménez. 

Gladys La Bomba Tucumana habló de la muerte de su hermana Olga Jiménez. 

El pasado 25 de abril, Gladys La Bomba Tucumana tuvo que afrontar una dura noticia: la muerte de su hermana, Olga Jiménez, que estaba internada luego de haber dado positivo en coronavirus.

En las últimas horas, la estrella de la cumbia subió un video a su cuenta de Instagram para comunicarse con sus seguidores, que la llenaron de mensajes de apoyo. "Hace mucho que no me conecto con ustedes y un poco sentí que ahora podía ser el momento. Todavía no puedo. La gente que me sigue necesita un agradecimiento de mi parte”, afirmó.

La Bomba Tucumana destacó que recibió muchísimos comentarios de sus fans, que se preocuparon por la salud de Olga Jiménez. "Les pedí que pidieran por mi hermana, sé que muchos lo hicieron. Era para agradecerles a todos. Sentí estar acá para agradecerles", agregó.

Embed

La intérprete de "La pollera amarilla" no pudo contener las lagrimas al contar cómo se encuentra. "Hoy hace nueve noches que mi hermana se fue. No puedo decir otra palabra. No acepto. Es muy duro para mí en este momento estar hablando porque es diferente a todo lo que viví hasta hoy. Mi hermana estaba sana y ya no está más. Estaba llena de vida. Es muy duro lo que nos ha pasado como familia, no poder sostenerlos, contenerlos porque yo no tengo consuelo. Me siento tan triste, culpa de no volverme a casa antes y poder ver a mi hermana”, sostuvo.

"Yo quiero seguir adelante, quiero que mi hermana descanse en paz pero ustedes no se imaginan lo que se siente acá. Yo siento que me sacaron algo, me arrancaron un pedazo para siempre, para toda mi vida, hasta el día que me encuentre con ella. La vida ha cambiado", añadió.

Por último, La Bomba Tucumana aclaró que, al contrario de lo que trascendió, mantenía un excelente vínculo con su hermana, Olga Jiménez. "Yo no estaba peleada con mi hermana, gracias a Dios. Siempre estábamos hablando. Cuando ella estaba enferma, ella pensaba que salía y yo me quedé tranquila. El décimo día fue el que puso mal y la peleó quince días, veinte con respirador. Con toda la esperanza de que iba a salir", concluyó.