Historia de vida

Locomotora Olivera se hizo boxeadora para defenderse de su ex

La boxeadora conocida como La Locomotora Olivera pasó por Fantino a la tarde y relató su dramática vida de pareja a los 14 cuando fue madre, sus inicios en el boxeo para defenderse de su pareja y su vuelco hacia el éxito.
Locomotora Olivera se hizo boxeadora para defenderse de su ex

Si sos víctima de violencia de género llamá al 144

Alejandra Oliveras, conocida como La Locomotora, es una campeona argentina de boxeo que tiene una particular historia de vida.

A los 14 se convirtió en madre y apostó a una vida familiar que terminó siendo un tormento: "El padre de mi hijo de cagaba a palos".

En su paso por Fantino a la tarde, la Locomotora Oliveras contó algunos detalles de cómo encaró la vida para poder enfrentar a ese hombre que llegó a pegarle a su hijo de meses porque "no podía dormir".

Embed

"Yo cuento mi historia porque hay muchas que no lo pueden contar, que no llegaron a gritar, están muertas, o que están sufriendo ahora violencia. Porque es tremendo, vos tenés miedo, no podés dormir tranquila, comer tranquila, vivís en la mierda, tu vida es oscuridad, dolor, llanto, y esa persona no cambia, no hay manera de cambiar. Yo nací para ser feliz, lo que dure mi vida, desde chiquita pensé así. No sabemos cuánto dura la vida. Hay niños que mueren, adolescentes, a pesar de todo siempre quise ser feliz, a pesar de todo porque también pasé hambre desde muy chica", contó Locomotora en charla con Alejandro Fantino.

Y agregó: "Yo me enamoré, a los 14 años con panza, me entregué al amor, siempre me jugué a lo que siente mi corazón. Primero era un príncipe azul pero cuando me junté con él me re cagaba a palos. Me pegaba embarazada, porque hacía mal el puchero, porque venía de jugar a la pelota no hacía un gol y venía loco y me pegaba. Cuando nació nuestro hijo le pegó, con 10 días le pegó porque lloraba y no lo dejaba dormir".

Ese fue el puntapié para que Alejandra se convierta en la Locomotora Oliveras. "Yo pensé que no podía vivir en ese infierno. Y menos nuestro hijo. Yo dije que me iba a defender. Pensé que podía devolverle esa piña, yo le iba a demostrar que podía. Yo sabía que tenía fuerza porque de chiquita trabajaba en el campo a la par de mis hermanos varones. Cosechábamos y cargábamos y descargábamos camiones a la par. Y empecé a entrenar a escondidas, primero con miedo, con poca fuerza, porque también no laburaba y no teníamos para comer. Y me defendí, llegó el día que dije basta, me vino a pegar, cerré la mano, y yo creo que ahí nació La Locomotora, nació ahí, le pegué con toda la fuerza, cayó, agarré el bebé y en una bolsita puse mi ropa y nunca más volví. Salí de algo muy feo", terminó.

En su carrera profesional, obtuvo tres coronas mundiales, de peso supergallo de la WBC, de peso pluma de la WBA y de peso ligero de la WBC. A lo largo de su carrera acumuló 33 victorias, tres derrotas y dos empates.