Sputnik Vida: ¿Qué efectos secundarios tiene la vacuna Argentina?

La Sputnik VIDA es una de las vacunas COVID-19 que pronto estará disponible en la Argentina gracias a la colaboración de los laboratorios Richmond.
Las vacunas COVID-19 VIDA serán producidas en Argentina

Las vacunas COVID-19 VIDA serán producidas en Argentina

Argentina ya comenzó a producir su propio vial de vacunas COVID-19 y con esa acción, también han comenzado a vacunar a sus ciudadanos con esta dosis denominada Sputnik Vida, realizada con la fórmula y la química rusa.

El laboratorio Richmond, encargado de producir la vacuna Sputnik en Argentina, ya contaría con alrededor de dos millones de dosis disponibles para ser aplicadas. La empresa farmacéutica está a la espera de la autorización definitiva del Centro Nacional Gamaleya de Epidemiología y Microbiología, que analiza más de 21 mil dosis de vacunas COVID-19 fabricadas en el país.

Tal como sucede con la Sputnik V, rusa también, la Sputnik Vida tiene la misma alta efectividad que la rusa original. Es decir que con toda seguridad, la Sputnik Vida argentina, combate el virus del covid, de la misma forma que lo hace la rusa original.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

El 99 por ciento de los eventos adversos de la vacuna rusa contra el coronavirus son leves y esperados, se presentan con dolor en el sitio de aplicación, cefalea, fiebre baja, mialgias y la combinación de ellos.

Menos del 1 por ciento de los casos pueden presentar síntomas gastrointestinales, reacción alérgica en distintos grados y algunos otros eventos muy infrecuentes en este tipo de vacunas COVID-19.

Puede causar trombosis

El coronavirus SARS-CoV-2 es trombogénico y hay otros factores que pueden causar trombosis, por lo que hay que investigar si en el caso de desarrollarla se debe a la vacuna o a otras causas. El Centro Gamaleya realizó un análisis de los eventos adversos durante los ensayos clínicos y en el transcurso de las inmunizaciones masivas con la Sputnik V y se demostró que “no hubo casos de trombosis del seno venoso cerebral”. Los estudios preliminares fueron realizados en 21.176 dosis que partieron semanas atrás a Moscú para ser analizadas los desarrolladores de la Sputnik V en Rusia, quienes deben aprobar el proceso de producción nacional.