icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

Cámaras hiperbáricas: una posible respuesta para que los pacientes con COVID-19 no lleguen a los respiradores

Cámaras hiperbáricas: una posible respuesta para que los pacientes con COVID-19 no lleguen a los respiradores
Afirman que el uso de estas cámaras provoca el ingreso de una mayor cantidad de oxígeno al organismo (Foto: Aamhei).

Oxígeno. Algo tan simple, pero tan necesario para la vida en el planeta podría convertirse en la respuesta para evitar que aquellos que padecen COVID-19 lleguen a los respiradores. Este tratamiento, que se está poniendo a prueba en 6 centros médicos argentinos y en otras 4 naciones, ya comenzó a dar resultados promisorios.

"La terapia con oxígeno existe desde hace más de 200 años en el mundo y desde hace más de 70 en la Argentina", explicó a A24.com Mariana Cannellotto, presidenta de la Asociación Argentina de Medicina Hiperbárica e Investigación (Aamhei).

Según la especialista, mediante el uso de estas cámaras, que gracias a una diferencia de presión provocan el ingreso de una mayor cantidad de oxígeno al organismo, se podría revertir uno de los pasos más críticos en los pacientes que terminan en respiradores artificiales: la hipoxemia severa (falta de oxígeno en las células).

"Incrementa el oxígeno en plasma y eso hace que el oxígeno se meta en las células por diferencia de presión, y aumenta la llegada a todas las células independientemente de los glóbulos rojos como hace habitualmente el organismo", señaló Cannellotto.

Para explicarlo de manera sencilla, dentro de estos aparatos, que fueron donados por la empresa BioBarica a los Hospital Muñiz, Hospital Santojanni y Hospital de San Isidro para el tratamiento del COVID, se revertiría la falta de oxígeno en las células, provocada por la inflamación pulmonar y evita que los pacientes lleguen a los respiradores.

"Se les da oxígeno puro al 100%, la cámara se presuriza, se aumenta la presión a más de 1,4 atmósferas y eso hace que el oxígeno llegue al plasma, a los tejidos y las células, rompiendo la barrera de la inflamación", dijo la además Directora Medica de la Red de Centros de Tratamiento BioBarica.

Gustavo Posse, intendente de San Isidro, durante la llegada de la cámara hiperbárica donada por la compañía BioBarica al Hospital Central de San Isidro
Gustavo Posse, intendente de San Isidro, durante la llegada de la cámara hiperbárica donada por la compañía BioBarica al Hospital Central de San Isidro.

Resultados promisorios

Como en todo ensayo clínico, las primeros estudios se realizan a un pequeño número de pacientes, pero los resultados ya son promisorios. Tanto en la Argentina, como en China, Estados Unidos y Francia, la respuesta a este tratamiento está generando una fuerte expectativa.

"Ya tenemos pacientes que están dados de alta y que tuvieron una muy buena respuesta. Lo más increíble es que solo son 5 sesiones, de 90 minutos sucesivos, se ve como la saturación mejora día a día y ya no decae a niveles anteriores", explicó y destacó que una sola cámara, con los cuidados propios del COVID, puede llegar a tratar a 10 pacientes por día.

Lo cierto es que el virus activa una respuesta "desmedida" en el sistema inmunológico (denominada tormenta de citoquinas) que, en algunos casos, no se puede detener y finaliza con el uso del respirador por la inflamación en los pulmones que impide el ingreso de oxígeno y que incluso, puede desencadenar una "falla multiorgánica" por hipoxemia.

Las cámara hiperbáricas podrían ser la respuesta para que los enfermos con COVID19 no lleguen a los respiradores
Las cámara hiperbáricas podrían ser la respuesta para que los enfermos con COVID-19 no lleguen a los respiradores.

"La cámara, cuando hay inflamación, es una manera de frenar la falta de oxígeno", destacó la especialista y advirtió que estos aparatos, que ya se encuentran en algunos hospitales argentinos, podrían adaptarse de manera ágil para el tratamiento de los pacientes moderados a graves, con hipoxemia: "El único agregado es un 'kit COVID', que es crucial en la desinfección".

En tanto, en lo que se refiere a la posible ampliación de este tratamiento a otros establecimientos de salud, Cannellotto destacó que la capacitación para su uso se puede concretar en apenas horas, "el manejo de la cámara es fácil, tiene válvulas de apertura y cierre, un botón compresor y la puerta, y si el paciente quiere salir, sale en menos de un minuto", dijo.

Beneficios a corto y largo plazo

Pese a que en muchos ámbitos el uso de las cámaras hiperbáricas no es muy difundido, su aplicación para tratar dolencias es ampliamente probada. Ahora, con este estudio, se daría un nuevo paso en el tratamiento del COVID-19 y algunas de las secuelas que ya se han registrado en los pacientes más afectados.

"La mejora en el sistema inmunológico, la baja en la inflamación y el revertir la hipoxemia, entre otros, son efectos que ya se habían demostrado, no es nuevo. Lo nuevo es su aplicación para el COVID", explicó Cannellotto y recalcó que este tratamiento no tiene efectos adversos, ya que su único activo es el oxígeno.

"La única molestia, en los primero minutos, es una sensación de molestia en el oído similar a la que se siente cuando viajás en avión por la presurización, pero el tratamiento es bien tolerado y a largo plazo hay menos secuelas si uno oxigena a tiempo", recalcó.

Cámara hiperbárica
Cámara hiperbárica.

Incluso, lejos de las viejas imágenes, estas cámaras permiten una menor sensación de encierro, ya que cuentan con una mejor iluminación por la gran cantidad de ventanas y la chance de poder permanecer semisentados mientras se realiza el tratamiento.

Es más, sin elementos importados (salvo un compresor que puede suplirse por tubos de oxígeno para los pequeños consultorios y que según la especialista "no es limitante"), estas cámaras son fabricadas enteramente en la Argentina y exportadas a distintos puntos del planeta.

por Romina Cansler
SUBIR

Poder

Ovación

Show