Segunda ola

Doble mensaje: cómo se comportan algunos medios ante la pandemia y cuáles son las consecuencias

Las imágenes contradictorias en la pantallas generan una fuerte confusión, que en tiempos de pandemia pueden ser determinantes. Qué dicen los especialistas.
Romina Cansler
por Romina Cansler |
El regreso de Tinelli y la dicotomía entre lo que se dice en los medios y lo que finalmente ocurre bajo la lupa (Foto: archivo).

El regreso de Tinelli y la dicotomía entre lo que se dice en los medios y lo que finalmente ocurre bajo la lupa (Foto: archivo).

Desde marzo de 2020, los medios de comunicación pusieron a la pandemia como su principal noticia. Sin embargo, más allá de la importancia de la situación, existe un doble mensaje entre la información diaria sobre qué debe hacerse y aquello que finalmente se ve en las pantallas, con decenas de invitados y poco respeto por los protocolos. ¿Cuáles son las consecuencias de esta actitud?

"Es un mensaje contradictorio que confunde a la población", afirmó a A24.com el infectólogo del Hospital Pirovano y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), Ricardo Teijeiro (M.N. 58065), al tiempo que Martín Wainstein, Doctor en Psicología y licenciado en Sociología, explicó: "Esto, en teoría de la comunicación humana, se llama doble mensaje: hay un mensaje cuyo contenido es transmitido por el discurso hablado y hay otro que clasifica o califica este mensaje de contenido hablado a través de una imagen", con lo cual "la gente tiende a no creer en lo que los medios dicen porque el mensaje está fuertemente duplicado".

Del dicho al hecho

Uno de los programas más cuestionados en estas últimas semanas fue Showmatch, conducido por Marcelo Tinelli, y que en el envío que marcó su regreso exhibió en pantalla decenas de personas y un "detrás de cámaras" donde se apreciaban abrazos, nula distancia social y lo que sería bajo respeto a los protocolos establecidos en tiempos de pandemia.

"Lo que suele ocurrir, o por lo menos está ocurriendo en algunos programas, es que se difunde un mensaje que pone 3 o 4 criterios, como el uso del barbijo y el distanciamiento social, pero en las imágenes se dice completamente otra cosa. Esto en teoría de la comunicación humana se llama doble mensaje: hay un mensaje cuyo contenido es transmitido por el discurso hablado y hay otro que clasifica o califica este mensaje de contenido hablado a través de una imagen", explicó a Wainstein.

Según explicó el además profesor regular de la UBA e investigador, "si yo digo que hay que cuidarse y muestro que estoy haciendo lo contrario, es muy parecido a cuando una mamá le grita a un nene que no se grita. Entonces el niño escucha dos mensajes: los gritos de la mama que le dan un modelo de cómo hay que comportarse y el contenido del mensaje que dice que no hay que gritar. Los chicos que están sometidos a una educación de doble mensaje de forma sistemática tienden a ser niños que quedan absortos porque no entienden con qué quedarse o contestar", señaló y advirtió que, finalmente, surge el "descrédito".

"Todos estos mensajes son dobles: por un lado, hay que cuidarse; pero por el otro te muestro que no. Ocurre lo mismo con los chicos educados por doble mensaje: generalmente eligen el mensaje subliminal, que ingresa a través de imágenes o en la forma del lenguaje, más que el lenguaje digital, es decir en el contenido. Con el tiempo, cuando las personas están sometidas a este tipo de doble mensaje tienden a cerrarse al mensaje digital, es decir al verbal", destacó el sociólogo.

En palabras del especialista, esta situación colabora con el denominado "negacionismo", es decir a que la gente niegue "la existencia de la pandemia". En este punto, los infectólogos buscaron respaldar sus dichos mediante sus acciones: "Desde la Sociedad Argentina de Infectología, desde el inicio de la pandemia, dijimos que no hacíamos entrevistas presenciales porque, justamente, lo que tenemos que evitar es la presencialidad en estos lugares, más si son cerrados", dijo Teijeiro y sentenció: "Rechazamos la posibilidad de la presencialidad".

"Es un mensaje contradictorio que confunde a la población en qué es lo que no hay que hacer. Les pedimos que no se reúnan, más en lugares cerrados, y después encuentran imágenes con jugadores de fútbol encerrados, todos juntos, en un micro por media hora; o ven en un programa de televisión que hay abrazos con el otro sin prevención, es totalmente confuso", recalcó el infectólogo.

Marcelo Tinelli memes.png
El reestreno del programa de Marcelo Tinelli fue un símbolo del doble mensaje.

El reestreno del programa de Marcelo Tinelli fue un símbolo del doble mensaje. "Por un lado, hay que cuidarse; pero por el otro te muestro que no", analizó un especialista (Foto: archivo).

El "mensaje" en el centro de la polémica

Cientos de personas en todo el país comenzaron a descreer de los mensajes que se multiplican tanto en las pantallas como en las radios y medios digitales y gráficos a la hora de analizar la pandemia. Incluso, existen algunos argentinos que exigen otro tipo de información sobre el Covid-19, dejando de lado los puntos alarmantes y que generan temor.

"Las sociedades no se asustan por la pandemia o por lo que está ocurriendo. En gran parte, los seres humanos respondemos a la forma en que se nos presenta lo que está ocurriendo. Es decir, el formato asusta más que la cosa en sí. La pandemia genera mucha incertidumbre, si algo que no es explicado bien o es presentado de forma adecuada", explicó Wainstein.

En ese sentido, el psicólogo explicó que los mensajes alarmantes del tipo "estamos enfrentando un enemigo invisible" son incorrectos a la hora de comunicar. "El virus no es un enemigo invisible, es un enemigo conocido, descripto científicamente, que tenía un comportamiento no demasiado conocido, pero que los científicos en un periodo corto de tiempo llegaron a conocer bastante y que, en última instancia, realizaron la invención y la producción de vacunas para combatir ese virus".

"Lo que asusta es el mensaje alarmante, que pueden tener dos características: cuando un conductor de televisión dice algo de una manera aparentemente tranquila, pero tiene un zócalo con una frase llena signos de admiración, o cuando el mismo conductor repite 4 o 5 veces la misma frase catastrófica. El pensamiento catastrófico es algo que se puede inducir fácilmente a través de determinado tipo de discurso", agregó el sociólogo.

Es por ese motivo que señaló la importancia de que esta clase de mensajes sea divulgado por especialistas y no por comunicadores famosos. "Lo que se debería hacer es organizar que venga gente con formación científica y facilitarles que puedan explicar de una manera clara y calma mensajes que disminuyan la incertidumbre de la población, porque cuando disminuye la incertidumbre, disminuye la ansiedad. Y cuando disminuye la ansiedad, disminuye el miedo, sensaciones que, en general, tienden a que las personas eviten las noticias", explicó.

"Creo que debería haber una información oficial diaria, probablemente por la mañana y por la noche, donde no personajes políticos sino un locutor neutro pase la información que un grupo de expertos le entregue al Gobierno sobre la situación al día de la fecha, eventuales pronósticos y probables necesidades. Con información muy transparente y clara, sin impedir que los medios se manejen con absoluta libertad democrática. Pero tiene que haber también una voz oficial, sin opiniones, salvo lo que tenga que ver con recomendaciones muy precisas y exactas", destacó. Y agregó: "Probablemente las personas que están manejando la comunicación no tienen demasiada experiencia en cómo presentar una comunicación de estas características, donde los errores que se presenten en la comunicación tiene consecuencias serias en la vida de la gente".

En palabras de Wainstein, un error que se encontró a lo largo del planeta en tiempos de pandemia fue utilizar la metáfora de la guerra: "Eso, desde el punto de vista comunicacional, simplemente ronda el mundo de la estupidez, no tiene ningún sentido. En esto no hay metáforas, hay que hablar claramente de lo que pandemia es, de los efectos y problemas que puede traer, y también de la enorme cantidad de recursos que la sociedad y las personas tienen para afrontarla".

"Lo que ocurrió es que el liderazgo político estuvo inmensamente retrasado respecto del liderazgo científico. La enseñanza que va a dejar la pandemia en el mundo es el fracaso de los liderazgos políticos para la resolución de problemas complejos. Los problemas complejos los pueden resolver solamente expertos en problemas complejos y eso no es justamente la clase política la que lo puede llevarlo adelante", sentenció.

La realidad infectiva en los estudios de televisión

Más allá de la comunicación y el rol de los medios ante la sociedad en tiempos de pandemia, existe una realidad epidemiológica que toma lugar en los espacios cerrados, que incansablemente se establecieron como lugares de alto riesgo para la propagación del Covid-19. Más aún con una segunda ola que no da tregua a la hora de contar contagios y, lamentablemente, muertos.

"Las posibilidades de contagio en los estudios de televisión son las mismas chances que existen en cualquier otro lugar cerrado, ya sea de trabajo o de entretenimiento. Cuando estás es un lugar con todo cerrado y sin buena ventilación, el riesgo de contagio es alto, sobre todo cuando no se usan los protocolos y no se tiene el cuidado del aforo necesario. Es de alto riesgo. Igual a lo ocurrido en River, donde los jugadores viajan todos juntos, en un micro cerrado, por 30 minutos", explicó Teijeiro.

Incluso, al ser consultado sobre la "salvaguarda" que esgrimen desde algunos programas de televisión sobre el uso de test rápidos como una suerte de garantía que evitaría el contagio, el infectólogo descartó que tal afirmación sea determinante.

"El test rápido es una foto. Me puedo hacer uno hoy y que esté bien, y mañana aparecen los síntomas. Esa foto no es garantía absoluta de que no nos vamos a contagiar. Otro método de diagnóstico es útil para hacer el diagnóstico y descartar totalmente la posibilidad de tener el virus", dijo Teijeiro y concluyó: "A nadie se le ocurriría decir que por tener un test rápido negativo uno puede evitar las medidas de prevención, las tienen que adoptar igual".

Se habló de