Qué pasó. Tras la muerte del rinoceronte Ruth la semana pasada y la de la jirafa Jackie, ayer aparecieron nuevas denuncias por el abandono y el peligro que sufren los animales que quedaron dentro del ex Zoo de Palermo esperando la transformación al Eco parque que no llega.

En las redes sociales aparecieron algunos videos en los que se puede ver la situación que viven los animales que allí se quedaron. Un ejemplo de esto es el caso de la jaula de los monos. En uno de los videos se puede ver el espacio sucio, lleno de cucarachas y en el medio de todo ello el monito. Lo cual demuestra el riesgo para la salud de esos animales.

También se viralizó un video en el que se puede ver una gran cantidad de ratas en las jaula de los lobos marinos y otro más de ratas trepando por las rejas por todo el predio.

Ante este panorama, se presentó una denuncia penal ante la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA).

Qué dice la denuncia. La presentación judicial la hizo Claudio Bertonatti, un naturalista, museólogo y conservacionista, que indicó que a mediados de abril derivaron a 14 de los cuidadores más antiguos a otras áreas del Gobierno de la Ciudad, dejando debilitadas algunas áreas: en especial a la de las jirafas y rinocerontes que quedaron bajo la supervisión de un solo cuidador experimentado.

Cómo murió la rinoceronte. La situación de Ruth se podría haber evitado. Todo se inició cuando el recinto que ocupa ese animal sufrió una inundación. Poco después de esto, Ruth sufrió una diarrea. Tras ese estado contrajo una infección en la vulva y más tarde una infección generalizada que la llevó a la muerte el 14 de julio pasado, según indica la denuncia penal. Ruth esperaba ser trasladada a un santuario de su especie, un lugar para que los animales vivan libremente, pero no llegó porque murió antes.

Cuál era el objetivo y que pasará con el parque. El Zoo se cerró en junio de 2016 y, al mando el ex ministro de Modernización Andy Freire, se lo quiso convertir en un Ecoparque interactivo. El plan incluía mudar a los más de 2.500 animales a santuarios o lugares adecuados para cada hábitat, pero eso no sucedió.

Los retrasos en la puesta en marcha y el cierre del espacio al público generó importantes pérdidas económicas. Hoy el predio se encuentra tapeado, en obra, aún con muchos animales dentro, unos 865 ejemplares según denuncian organizaciones de protección animal. Hace un mes el predio fue trasladado al área de Ambiente y Espacio Público.

Este Ministerio cambió el objetivo y ahora busca privatizar cada recinto. La idea, aprobada por la Legislatura porteña, es intentar concesionar cada uno de los espacios que correspondían a cada especie animal y algunos territorios libres para uso comercial. La superficie total es de casi 17 manzanas. Esto se haría en dos partes, terminando el proceso en 2020.