Catamarca

Emotivo: toca la armónica para aliviar a los pacientes por Covid-19

Un trabajador social recorre con su música las salas de Hospital Carlos Malbrán catamarqueño. Un video en el que interpreta el Himno Nacional se volvió viral.
Gastón Carrizo comenzó a tocar la armónica para aliviar la situación de las personas internadas en la sala de terapia intensiva.

Gastón Carrizo comenzó a tocar la armónica para aliviar la situación de las personas internadas en la sala de terapia intensiva.

Durante algunos minutos, el ambiente de las salas de internaciones del Hospital Monovalente "Carlos Malbrán", de Catamarca, se distienden cuando Gastón Carrizo, un trabajador social de 33 años, saca su armónica y empieza a tocar.

Desde hace ocho meses, Carrizo ensaya canciones -algunas a pedido de los pacientes- en su casa y luego las interpreta para alegría de quienes se recuperan, entre otras afecciones, de Covid-19.

La última interpretación, que se volvió viral fue el Himno Nacional. Parado a un costado de la sala, mientras los médicos y enfermeros atendían a los pacientes, hizo sonar este martes su armónica en el hospital a 210 años de la Revolución de Mayo, publicó el diario local El Ancasti.

Embed

Pero el repertorio de Carrizo va desde el feliz cumpleaños hasta La Renga y Los Piojos.

Y mientras toca su armónica, no sólo ve una "reacción positiva en los internados", sino también "en los enfermeros, cansados después de más de un año de pandemia. Por un minuto, todos ellos tienen un momento de paz y tranquilidad, y cuando termino hay algunos que incluso me piden otra, otra”, dijo el trabajador social.

El público de Carrizo se amplía día a día, porque también los familiares de los pacientes le piden canciones. "Está demostrado científicamente que la musicoterapia disminuye el nivel de sedación que necesitan los enfermos”, comentó.

Las autoridades del hospital Carlos Malbrán catamarqueño le dieron su apoyo y la "absoluta libertad para que pudiera seguir tocando" la armónica en las salas para "alegrar el duro momento que atraviesan los pacientes y trabajadores".

"Me pone feliz hacer feliz a la gente”, reconoció Carrizo.