Pandemia Mundial

Habló la única y última científica extranjera del laboratorio de Wuhan

Se llama Danielle Anderson y trabajó en el laboratorio chino más famoso del mundo.
La australiana Danielle Anderson

La australiana Danielle Anderson, única científica extranjera que se desempeñó como la en el laboratorio BSL-4 del Instituto de Virología de Wuhan,

Ante la falta de transparencia de China desde los primeros días del brote de Coronavirus, existen los rumores de que todo salió de un laboratorio de esa zona y se poblaron de teorías conspirativas. Eso convirtió la búsqueda para descubrir los orígenes del virus en un campo minado geopolítico.

La australiana Danielle Anderson, viróloga y experta en virus transmitidos por murciélagos, es la única científica extranjera que se desempeñó como la en el laboratorio BSL-4 del Instituto de Virología de Wuhan, el primero en China continental equipado para manejar los patógenos más mortíferos del planeta.

danielle anderson.jpg

Estados Unidos cuestionó la seguridad del laboratorio y señaló que sus científicos estaban involucrados en una polémica investigación de ganancia de función que manipulaba virus de una manera que podría haberlos hecho más peligrosos.

“No es que fuera aburrido, pero era un laboratorio regular que funcionaba de la misma manera que cualquier otro laboratorio de alta contención. Lo que dice la gente no es cómo es”, comentó la especialista a la agencia Bloomberg, en referencia a los rumores que hay hace tiempo sobre un posible origen del virus en ese lugar.

Las versiones de Anderson

Anderson dijo que no conocía a nadie del instituto de Wuhan que estuviera enfermo hacia fines de 2019. "Si la gente estuviera enferma, supongo que yo habría estado enferma, y no lo estaba", dijo. "Me hicieron la prueba del coronavirus en Singapur antes de vacunarme y nunca lo había tenido".

"No hubo charla", dijo Anderson. "Los científicos son chismosos y están emocionados. Desde mi punto de vista, no había nada extraño en ese momento que te hiciera pensar que algo estaba sucediendo aquí". También es cierto que tanto la australiana como el resto del equipo de expertos del Instituto de Virología de Wuhan firmaron un documento por el cual se les prohíbe hablar sobre lo que allí sucedía.

El trabajo de Anderson en la instalación y su financiación terminaron después de que surgió la pandemia y ella se centró en el nuevo coronavirus.

Anderson estaba en Wuhan cuando los expertos creen que el virus, ahora conocido como SARS-CoV-2, estaba comenzando a propagarse. Las visitas diarias durante un período a fines de 2019 la acercaron a muchas otras personas que trabajan en el centro de investigación de 65 años. Ella era parte de un grupo que se reunía cada mañana en la Academia China de Ciencias para tomar un autobús que los llevaba al instituto a unas 20 millas de distancia.

Como única extranjera, Anderson se destacó y dijo que los otros investigadores allí la cuidaron. “Íbamos a cenar juntos, a almorzar, nos veíamos fuera del laboratorio”, dijo.

Desde su primera visita antes de su apertura formal en 2018, Anderson quedó impresionada con el laboratorio de máxima biocontención del instituto. El edificio de hormigón, de estilo búnker, tiene la designación de bioseguridad más alta y requiere que el aire, el agua y los desechos se filtren y esterilicen antes de que salgan de las instalaciones. Había protocolos y requisitos estrictos destinados a contener los patógenos que se estaban estudiando, dijo Anderson, y los investigadores se sometieron a 45 horas de capacitación para obtener la certificación para trabajar de forma independiente en el laboratorio.

El proceso de inducción requirió que los científicos demostraran su conocimiento de los procedimientos de contención y su competencia en el uso de trajes presurizados por aire. "Es muy, muy extenso", dijo Anderson.

"Entrar y salir de las instalaciones fue un esfuerzo cuidadosamente coreografiado", dijo. Las salidas se hicieron especialmente intrincadas por el requisito de tomar una ducha química y una ducha personal, cuyos horarios se planificaron con precisión.

No es que sea imposible que el virus se haya derramado desde allí. Anderson, mejor que la mayoría de la gente, entiende cómo un patógeno puede escapar de un laboratorio. El SARS, un coronavirus anterior que surgió en Asia en 2002 y mató a más de 700 personas, posteriormente salió de las instalaciones seguras un puñado de veces, dijo.

Si se le presenta evidencia de que tal accidente generó Covid-19, Anderson "podría prever cómo podrían suceder las cosas", dijo. "No soy lo suficientemente ingenuo como para decir que absolutamente descarto esto".

Y, sin embargo, todavía cree que lo más probable es que provenga de una fuente natural. Dado que los investigadores tardaron casi una década en determinar en qué lugar de la naturaleza surgió el patógeno del SARS, Anderson dice que no le sorprende que no hayan encontrado el murciélago "pistola humeante" responsable del último brote.

Sobre Danielle Anderson

En la actualidad, Anderson trabaja en el Instituto Peter Doherty para Infecciones e Inmunidad de Melbourne. La experta comenzó a colaborar con los investigadores de Wuhan en 2016, cuando era directora científica del laboratorio de bioseguridad de la Escuela de Medicina Duke-NUS de Singapur. Su investigación, que se centra en por qué virus letales como el Ébola y el Nipah no causan enfermedades en los murciélagos en los que circulan perpetuamente, complementó los estudios en curso en el instituto chino, que ofreció fondos para fomentar la colaboración internacional.

s