Coronavirus

"La mano de Dios": el tierno método que usó una enfermera para tranquilizar a sus pacientes con coronavirus

Una enfermera encargada de atender a personas con Covid-19 creo un método para que los pacientes internados no se sientan solos y causó furor en las redes.
06 de abr de 2021 - 12:06
La mano de Dios. El método que creó una enfermera brasileña para acompañar a los pacientes internados por Covid-19. 

"La mano de Dios". El método que creó una enfermera brasileña para acompañar a los pacientes internados por Covid-19. 

Lidiane Melo
Lidiane Melo, una enfermera de 37 años que labora en un hospital de Rio de Janeiro

La segunda ola llegó a Argentina, pero en pocos países está tan expandida como en Brasil. En el país vecino muchas personas están siendo internadas por complicaciones del virus en un hospital y el miedo o angustia es algo inevitable en esas situaciones. Por eso lo que hizo una enfermera de un hospital de Río de Janeiro dio la vuelta al mundo. ¿Qué hizo? "La mano de Dios".

Lidiane Melo, una enfermera de 37 años que labora en el hospital de Ilha do Governador, en Río de Janeiro, tuvo que aprender a trabajar con varios pacientes con síntomas graves de COVID-19, sin embargo no pensó que llegaría el momento en el que vea a una madre internarse y suplicando volver a ver a sus hijas.

Según contó a medio locales, todo lo que pedía era no ser anestesiada porque tenía dos hijas que cuidar. Entró en crisis y estuvo en una situación critica de pánico, pero Lidiane tuvo una ingeniosa idea para apoyarla. La enfermera infló dos guantes quirúrgicos con agua tibia y se los amarro a la mano de la mujer, de esta manera pudo calmarla y medirle la saturación.

Captura de Pantalla 2021-04-06 a la(s) 12.16.19.png

“Hice la manita, ella se calmó, dijo que parecía que yo estaba sosteniendo su mano y yo dije que no era mía, que se suponía que debía pensar que era la mano de Dios, que la iba a ayudar a salir de allí “, confesó.

Luego, cuando la madre se tranquilizo le agradeció por haber estado con ella a lo que responde que piense que es la mano de Dios y le agradezca por cuidarla en estos tiempos difíciles.

Lidiane ha apodado desde entonces a la técnica como “La manito pequeña” o “La manito de Dios”, la cual se la ha enseñado a sus distintas colegas del hospital para mejorar la atención en emergencias.