icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

Quién era San Cayetano y por qué en Argentina se lo venera de una manera única en el mundo

Quién era San Cayetano y por qué en Argentina se lo venera de una manera única en el mundo
San_Cayetano

Qué pasa. Mientras miles y miles de personas peregrinan pacientemente este martes rumbo a la iglesia y santuario que alberga su figura, la pregunta surge naturalmente: quién fue San Cayetano, el patrono del pan y del trabajo, que cada 7 de agosto recibe tantos pedidos como agradecimientos por parte de sus fieles.

Quién fue y cómo se convirtió en santo.

Cayetano nació en el norte de Italia, en Vicenza, en 1480. Era hijo de los Condes de Thiene, una familia adinerada, aunque, desde joven supo que su objetivo de vida era ayudar y servir a los demás.

A los 12 años perdió a su padre militar y su madre, la condesa María da Porto, lo alentó a estudiar. Se recibió en Derecho en la Universidad de Padua y fue en la corte del papa Julio II, en Roma, donde profundizó una vida de reflexión y filosofía.

Con su espíritu altruista, creó la Asociación del Amor Divino, donde enseñaba a llevar una vida basada en la ayuda a los demás, especialmente a los más necesitados. En Venecia fundó un hospital para enfermos terminales, en el que acompañaban a los moribundos hasta el final de su vida.

Poco a poco, Cayetano se desprendió de todos sus bienes para dárselos a los más pobres. Estaba convencido de que la Iglesia debía tener como objetivo primordial renovar el espíritu y fortalecer la labor misionera de los sacerdotes.

A partir de su obra, en 1671, cuando ya habían pasado 124 años de su muerte, el papa Clemente X lo proclamó Santo de la Iglesia Católica, patrono del Pan y del Trabajo. Y por eso, cada 7 de agosto, los feligreses piden por “pan, paz y trabajo”, el día en que se conmemora su muerte, en 1547, en Nápoles.

Por qué en Argentina se lo venera de otro modo.

La devoción en nuestro país se remonta a la época de la colonia. Cuenta la tradición que ante una devastadora sequía, un campesino se arrodilló frente al santo para pedirle por las cosechas y colocó en la mano de la imagen unas espigas de trigo, para que no olvide sus ruegos. A partir de ese entonces, la figura de San Cayetano quedó vinculada para siempre con las espigas, algo que solo sucede en Argentina, ya que en el mundo su imagen está solo asociada con la de un niño en brazos.

SUBIR

Poder

Ovación

Show

Más Noticias