Ciencia

Un nuevo telescopio permitirá descifrar la "energía negra" del universo

Se trata de un instrumento espectroscópico llamado DESI. Observará por cinco años el cielo nocturno para crear un mapa 3D.
El universo. Imagen de carácter ilustrativo. 

El universo. Imagen de carácter ilustrativo. 

Científicos con base en Arizona, Estados Unidos, anunciaron esta semana que el telescopio DESI inició sus observaciones para “comprender mejor la expansión del universo ” y elaborar un mapa en 3D con una "precisión única”.

Según explicaron, el instrumento espectroscópico va a apuntar, durante cinco años, sus 5.000 "ojos" de fibra óptica al cielo nocturno para capturar y analizar la luz emitida por 35 millones de galaxias en diferentes épocas del universo.

Esos datos permitirán a los investigadores comprender la misteriosa fuerza llamada "energía negra", a la que se responsabiliza de la aceleración de la expansión del universo, explicó en un comunicado el Berkley Lab, que supervisa el programa.

Debido a la expansión, las galaxias se distancian unas de las otras y, cuanto más se alejan, más la luz que emiten se desplaza hacia las grandes longitudes de onda del espectro observado, es decir, hacia el rojo, explicó la Comisión de Energía Atómica francesa (CEA), que participa en la misión astronómica.

Al analizar la radiación energética de las galaxias, DESI podrá medir el desplazamiento hacia el rojo ligado a la velocidad del distanciamiento, y así tener información sobre su distancia de la Tierra, agregó la agencia AFP .

Los científicos también podrán crear un mapa en 3D con "detalles sin precedentes, al multiplicar por diez el número de espectros de galaxias identificadas", agregó el organismo público francés. De acuerdo al cosmólogo de la CEA Christophe Yeche, el telescopio será capaz de recolectar "5.000 espectros de galaxias en 20 minutos".

Con el mapa del universo, los investigadores esperan comprender mejor la naturaleza y la influencia de la energía negra. Este componente invisible del cosmos se comporta como una fuerza repulsiva que explicaría por qué desde hace miles de años se ha acelerado la expansión.

Con información de Télam.