Por mayor control sanitario, disminuyen los problemas en los envíos de peras y manzanas a Brasil

Por mayor control sanitario, disminuyen los problemas en los envíos de peras y manzanas a Brasil

El Ministerio de Agricultura de la Nación destacó que a partir de un mayor trabajo en territorio, en materia fitosanitaria, el envío de peras y manzanas a Brasil, se está haciendo más efectivo.

Concretamente, informaron que "se presentó una drástica disminución en las intercepciones de larva viva de Carpocapsa (Cydia pomonella)", en la inspección que los fiscales brasileños realizan en frontera.

La Carpocapsa, también conocida con el nombre de gusano o polilla de la pera y la manzana, es la principal plaga del manzano, peral, nogal y membrillero, y uno de los principales inconvenientes que afronta la industria a la hora de la exportación.

De la mano del Senasa, la cartera implementó un Plan de trabajo para las peras y manzanas de Alto Valle y Valle Medio en la Patagonia Norte, donde se producen estos frutos. "Una mayor presencia en terreno y un trabajo más integrado con las provincias de Neuquén y Río Negro y el sector privado, junto con una gestión institucional oportuna, está permitiendo tener una temporada sin grandes sobresaltos y mantener uno de los principales mercados de destino de la producción de Patagonia Norte", destacó el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra.

 Embed      
Intercepciones de peras y manzanas
Intercepciones de peras y manzanas

Basterra sostuvo que la situación que se dio en febrero de 2019 con el cierre de frontera (ese año hubo un total de 16 detecciones de larva viva, 13 en el primer trimestre), y la amenaza de que eso pudiera repetirse, "condujeron a que el sector tome mayor grado de conciencia y seleccione detenidamente la fruta a exportar".

El plan incluye la mayor supervisión a campo por parte del Senasa. Según se indicó, luego de la inscripción inicial que mantuvo la superficie en los mismos valores del año pasado (cerca de 25.000 hectáreas), se visitaron el 100% de los establecimientos, dándose de baja a aquellos que no cumplían con el protocolo. Quedaron fuera del programa un 12% del total de inscriptos, mientras otro 19% tuvieron observaciones.

Además, se potenció el control de ingreso a proceso, tarea realizada por el empaque, supervisada por el Senasa. "Se mantuvieron las medidas adicionales que se implementaron en marzo de 2019, en lo que respecta al mayor porcentaje de muestreo y de corte de fruta en las instancias que interviene directamente el organismo: habilitación de lotes procesados, y habilitación de pre-embarque".

En el punto del programa de auditoría de procesos y documental, el trabajo permitió detectar irregularidades y falta o pérdida de trazabilidad, que llevó a la suspensión temporaria de 16 empaques.

s