COMERCIO EXTERIOR

El agregado agrícola en Rusia contó de qué se trata "la nueva oportunidad" para la agroindustria argentina

La dependencia de los productores agropecuarios rusos a una importación desde los países europeos hace crecer las chances de la metalmecánica argentina.
La guerra entre Rusia y Ucrania

La guerra entre Rusia y Ucrania, y una nueva ventana de posibilidades para la agroindustria. 

Desde su casa en Moscú el agregado agrícola de la Embajada Argentina, Alonso Ferrando, aseguró este sábado que “se está abriendo una puerta de oportunidades para la maquinaria agrícola argentina”. ¿De qué se trata? El funcionario explicó en declaraciones a La Red Rural (AM 910) que la producción agrícola en Rusia depende en alto porcentaje de la tecnología que proveen los países de Europa occidental, hoy enfrentados económicamente con el Kremlin. La situación de tensión por la escalada bélica sin embargo ralentiza las negociaciones.

“El agro ruso es el primer exportador de trigo, en maíz está entre los primeros y en aceite de girasol están también entre los primeros, pero tienen una alta dependencia de la maquinaria agrícola europea, y eso está abriendo una puerta para nuestra agroindustria. Aquí tengo muchos interesados rusos que quieren ir a la Argentina hacer una visita y que quieren tener contactos con productores y exportadores de maquinaria agrícola de allí”, precisó Ferrando.

Al momento de estallar la guerra en el mes de febrero, Ferrando se encontraba fuera de Rusia debido a una reunión de agregados agrícolas en Buenos Aires programada por el entonces ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca Julián Domínguez. Una vez declarada la invasión a Ucrania por parte de Vladimir Putin, reflejó en una entrevista con el mismo medio el problema para poder regresar.

fERRANDO ALONSO.jpg
Alonso Ferrando vive en Moscú y relató cómo fue el impacto comercial de la guerra.

Alonso Ferrando vive en Moscú y relató cómo fue el impacto comercial de la guerra.

“Es lamentablemente cuando uno habla de estos conflictos, pero también surgen oportunidades en lo comercial. Por eso es necesario señalar que para la maquinaria agrícola argentina es una gran oportunidad. Se está trabajando en el tema”, indicó Ferrando.

Otro de los ítems en los cuáles Rusia buscaría nuevos horizontes en materia tecnológica tiene que ver con la utilización de componentes electrónicos, también provistos hasta el estallido de la guerra desde los mercados occidentales. Hoy esos proveedores estarían en Oriente, especialmente con China e India a la cabeza. “Lo fabricado en China es equipamiento que ha mejorado mucho con el paso de los años, y allí Rusia tiene a un abastecedor importante”, sostuvo.

Pero aseguró: “En materia alimenticia aquí no se ve desabastecimiento, y no se espera que lo haya”.

Los créditos son una herramienta fundamental para la maquinaria agrícola
La maquinaria agrícola argentina ante una chance de nuevos mercados, a raíz de la guerra.

La maquinaria agrícola argentina ante una chance de nuevos mercados, a raíz de la guerra.

Las negociaciones comerciales, en un contexto de guerra

Sin embargo el camino hacia la concreción de las operaciones de venta desde Argentina hacia Rusia no son sencillas. “Todo cambia y pende un poco de un hilo porque las circunstancias va van cambiando día a día”, graficó Ferrando.

De hecho también durante el fin de semana se conoció la noticia de la suspensión por parte de Rusia del tránsito de granos desde Ucrania a través de los puertos rusos, hecho que tuvo impacto en los precios del trigo en los mercados de todo el mundo.

“Actualmente el corredor de granos a raíz de la actividad militar en la zona de Crimea está en disputa. Por eso también hay un trabajo muy fuerte de parte de Naciones Unidas, y una comitiva de la organización iba a venir a Moscú para ver ese tema en particular”, expresó.

Según dijo también, en la región se da por descontado que el conflicto continuará durante 2023. Y por eso en relación a las negociaciones comerciales para los empresarios argentinos este factor también es otra de las variables a tener en juego.

“Los empresarios argentinos de maquinaria agrícola querían venir a una feria durante este mes de octubre, en una región relativamente cercana a Ucrania. Lamentablemente tuve que decirles que lo pensaran 20 veces porque al aeropuerto de allí no se puede ir, hay que ir por Sochi y tomarse un autobús. Sin pretender ser alarmista hay que pensar en que las cosas pueden empeorar, y es muy probable que eso suceda”, detalló.

“No hay voluntad para llegar a un acuerdo, y eso es lo problemático”, sostuvo.

vacuna moscú.jpg
Ferrando contó cómo se vive la guerra en Moscú, la capital de Rusia.

Ferrando contó cómo se vive la guerra en Moscú, la capital de Rusia.

La vida en Moscú

“En Moscú se está tranquilo, se vive normal. Obviamente se encarecieron las cosas porque la inflación de un 4% o un 5% saltó a un 20% y el rublo se revaluó. Y la gente más o menos vivía tranquila con un conflicto no tan lejos, pero que lo veía por la tele, y después de septiembre de la decisión del Presidente Putin de alistar más o menos a 300.000 hombres, ahí ya la tensión empezó a tener un poco más de impacto en el día a día”, sostuvo.

Ferrando contó que suele jugar al fútbol con amigos rusos, y el nerviosismo entre los hombres adultos ante la chance de ser llamados para alistarse se aprecia en el día a día.

“Yo tengo contacto con los rusos, juego al fútbol y tengo amigos, y se ve que hay un nerviosismo mayor por el hecho de ir al frente. Eso se palpa. Lo nuevo de las sanciones impuestas por Occidente es que ahora las empresas se acoplaron a esas sanciones, ya sea por presión o decisión propia. De acá salieron casi 500 multinacionales, como automotrices o las tarjetas de crédito. Las tarjetas internacionales no pueden usarse y las rusas en el exterior no son aceptadas”, cerró.

s