El Salvador

Entre LaBitcoinF y Bitcoin City: el futuro de la economía digital

Durante estos últimos días, el país caribeño volvió a convertirse en el centro del mundo y el autor de esta nota cuenta en primera persona lo que vivió. Cómo será el futuro cripto.
Bitcoin City

Bitcoin City, el sorpresivo anuncio de Nayib Bukele, presidente de El Salvador, que ilusiona al mundo cripto.

Por Alfonso Martel Seward *

El Bitcoin está generando una enorme repercusión en la industria y la economía digital, especialmente desde la promulgación de la Ley en El Salvador. Esto motivó a que muchos países y exponentes del sector financiero comiencen a considerar los beneficios de la tecnología blockchain por sobre la economía tradicional.

En estos momentos se ve a El Salvador como el “modelo de pruebas” de la implementación de Bitcoin como moneda de curso legal, pero lejos está de ser solo un modelo. Se ha convertido en el ejemplo a seguir para la inminente adopción del mundo crypto en la vida cotidiana.

En este sentido, es increíble percibir que desde el momento en que uno llega al aeropuerto, se pueden encontrar locales que aceptan BTC (Bitcoin), ATMs para retirar dinero local con BTC o carteles explicando qué es. Hasta Reynaldo, el conductor que nos llevó al hotel, nos contó de primera mano cómo se fue familiarizando con la tecnología y el uso de la billetera virtual nacional (Chivo wallet) para operar con ella y aceptar estos nuevos métodos de pagos, más ágiles y eficientes.

También se podían ver vendedores ambulantes, al costado de la autopista, que vendían sus mercaderías con BTC. Esto sí que fue algo llamativo, y marca de alguna manera el interés por la educación financiera de los salvadoreños.

LaBitcoinF: el empuje de la industria cripto

Ver Bitcoin en cada rincón del país permitió que el clima de LaBitcoinF fuera de compañerismo absoluto, sin importar las diferentes empresas que competían entre sí, con un único objetivo en común: empujar la industria crypto para enriquecer el ecosistema con proyectos e ideas innovadoras a través de la blockchain.

En este punto, es preciso destacar la cantidad de salvadoreños que participó del encuentro para aprender más sobre el ecosistema y escuchar a los máximos exponentes de la industria, aprovechando que tenían pase libre al evento. Lo mejor de todo es que ciertas empresas brindaron asesoramiento gratuito, incluso en materia legal, a cualquiera que se acercaba a preguntar.

Un punto aparte fueron los paneles. De otro nivel, absolutamente. Cada uno de ellos integrado por speakers de calidad que ponían en jaque certezas y despejaban dudas, ofrecían afirmaciones, pero más que nada, compartían su know how a todos los participantes, demostrando que este ecosistema no tiene límites y la adopción en nuestras vidas es inminente.

Bukele y su Bitcoin City

Sin embargo, lo que ya parecía un viaje fuera de serie terminó con una sorpresa todavía mayor. El último día del encuentro, el gobierno salvadoreño invitó a una serie de personas, entre las que estuve, a un evento en la playa. La invitación venía en un sobre membretado, con el sello oficial.

Llegamos a un lugar en la playa donde había una pantalla enorme con una visual que decía “Feel the bit” y un DJ pasando música electrónica. Había una barra gigantesca y comida, una pileta enorme con gente nadando, artistas en zancos, figuras públicas, políticos y personas del ecosistema crypto. Todos preguntándose qué hacían ahí.

Hasta que llegó el gran momento. Nayib Bukele, presidente de El Salvador, apareció en el escenario con fuegos artificiales de fondo para anunciar la “Bitcoin City”, una ciudad creada desde cero en el Golfo de Fonseca, con la infraestructura necesaria para hospitales, museos, aeropuertos, trenes, plazas y mucho más. Para lograr esto, aseguró, emitirá bonos contra Bitcoin por un total de un billón de dólares y que estarán tokenizados para su construcción.

La ciudad se usará para generar electricidad, energía geotérmica proveniente de un volcán en la zona. Es decir, va a ser una ciudad limpia en emisiones de carbono. Y la propuesta no queda ahí, sino que el único impuesto que se cobrará será el IVA, que se repartirá en dos mitades: una para gastos de mantenimiento de la ciudad y otra para fondear los bonos con los que piensa realizar la ciudad.

Si bien hay miles de otros detalles para mencionar, como una plaza con el símbolo de Bitcoin que podrá ser visto desde el cielo, rigs de minería o playas; lo importante para destacar es ver “la jugada” que está realizando El Salvador, no solo con la adopción de la Ley Bitcoin, sino también con la propuesta integral que lleva adelante.

Bitcoin es el futuro cripto

Quién sabe, podríamos encontrarnos frente a un nuevo milagro, como el Singapur de los años 60 en el milenio pasado, y ante un nuevo hub financiero mundial.

En definitiva, el evento demostró que esto puede ser el futuro de cómo nos relacionamos, cómo vamos a transaccionar, cómo llevamos a cabo proyectos y los debatimos. Haberlo vivido en primera persona, en El Salvador, el primer país en adoptar Bitcoin como moneda de curso legal, fue “una experiencia bien chiva”.

* El autor es Oficial de Cumplimiento de Lemon y viajó a El Salvador para participar en la última edición de LaBitcoinF.

Se habló de
s