Inflación

Alimentos en la mira y preocupación en el Gobierno: los motivos que explican la aceleración de precios del sector

La inflación general de marzo fue del 4,8%, pero los alimentos siguen presionando la suba.
por Julia D´Arrisso | 15 de abril de 2021 - 15:33
Alimentos en la mira y preocupación en el Gobierno: los motivos que explican la aceleración de precios del sector

A pesar de la advertencia del ministro de Economía, Martín Guzmán, la cifra del 4,8% de inflación que informó el Indec no deja de sorprender. No solo porque se trata de una aceleración mayor a la esperada, sino porque reafirma la incidencia en el índice de los precios de los alimentos.

El costo de los alimentos se ubicó por sobre el promedio del resto de las variables que componen el Índice de Precios al Consumidor (IPC) durante varios meses. De hecho, en el acumulado del 2020, la inflación cerró en una suba del 36,1%, mientras que los alimentos se incrementaron un 42,1%. En enero de 2021, la inflación general arrojó un 4% y los alimentos subieron 4,8%, así como en febrero los precios se elevaron 3,6% y el rubro comidas y bebidas lo hizo en 3,8%. Si bien marzo fue una excepción a esa regla, la diferencia con el promedio fue mínima, ya que el IPC creció un 4,8% y los alimentos llegaron al 4,6%.

Antes de que se conocieran las cifras del Indec, Guzmán se adelantó y alertó que la inflación de marzo sería la más alta del año. El ministro reconoció que el avance en el caso de los alimentos es un problema y consideró que “hay circunstancias coyunturales que han estado afectando a los precios” y que existen comportamientos que “deben corregirse”.

El comentario no fue inocente y se dirigió directamente al sector privado por esos “comportamientos que se basan en una expectativa de mayor inflación”. “Hace falta más cooperación de su parte para alinear expectativas y comportamientos con los objetivos macroeconómicos”, apuntó. Y amenazó: “En ausencia de un alineamiento de conductas con los objetivos factibles de estabilización macroeconómica, el Estado profundizará las acciones de políticas de precios para favorecer esos objetivos”.

Voluntarios de organizaciones sociales controlaron precios en supermercados de todo el país. (Foto: Barrios de Pie)
En el sector privado se sorprendieron por la aplicación del Sipre y hablan de

En el sector privado se sorprendieron por la aplicación del Sipre y hablan de "persecución" por parte del Gobierno

Pero los motivos para entender la variación de los precios de alimentos son diversos. En primer lugar, hay que tener en cuenta que se trata de un proceso dinámico, que no responde únicamente a la suba de costos, sino a un conjunto de factores que incluye insumos, transporte, cargas impositivas e incluso las expectativas futuras sobre la economía. "No hay un punto de la cadena concreto en que haya un responsable por la suba, sino que la evolución se da por la dinámica de la economía”, resumió la economista de C&T Asesores Económicos, María Castiglioni.

A diferencia de otros rubros que sufrieron la parálisis de sus actividades o congelamiento de precios a causa de la pandemia, el sector alimenticio percibió un fuerte incremento en su demanda. De esta manera, se convalidaron nuevos aumentos de precios. “Hay servicios regulados que el Gobierno congeló –como los tarifas o alquileres- y otros que estaban cerrados –más vinculados al entretenimiento o la cultura-, pero al no ser tan indispensables, redujeron su demanda, por lo que la inflación no se disparó. En alimentos no. Vos podes acotar costumbres, pero tenes que seguir comiendo”, indicó Castiglioni.

La economista sumó a este panorama las perspectivas que existen sobre el crecimiento de la inflación, por lo que se genera una inercia, por ahora, imparable. “Las expectativas de la gente de inflación no hacen más que aumentar. Esto marca poca credibilidad y así todas las partes de la cadena aumentan por expectativas”, dijo.

En esta línea, el Gobierno sigue ajustando los controles a las empresas a través de programas como Precios Máximos, Precios Cuidados o el Sistema Informativo para la Implementación de Políticas de Reactivación Económica (Sipre). De hecho, este miércoles, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ordenó a los inspectores de la AFIP controlar el programa de Precios Máximos, especialmente en la aplicación de la ley de Abastecimiento.

Sin embargo, para las especialistas consultadas por este medio, la verdadera raíz del problema inflacionario radica en una falta de planes concretos en el mediano y largo plazo para aplacar la suba de precios, y las medidas de control resultan paliativas momentáneamente. “Cuando vos decidis regular precios es menos inflación para hoy, pero más mañana. En la medida que las empresas no puedan sostener la situación, pueden avanzar en aumentos más altos en lugar hacer de algo transitivo”, explicó Julia Segoviano, economista de la consultora LCG.

En tanto, las especialistas advierten que la inflación en alimentos no es un tema menor y sus efectos recaerán especialmente sobre los sectores sociales más vulnerables. “El ritmo de los alimentos y bebidas es preocupante y en la primera semana de abril vimos que se aceleró contra la semana anterior. Eso te está mostrando que hay una inercia inflacionaria y preocupa porque justamente afecta a los sectores más bajos cuya canasta de consumo se compone principalmente de alimentos”, se lamentó Segoviano.