icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ECONOMÍA

Deudas provinciales: las distintas posturas de los gobernadores para salir del default y el rol del Gobierno

Deudas provinciales: las distintas posturas de los gobernadores para salir del default y el rol del Gobierno
Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba, la provincia que anunció que llegó a un entendimiento con el mayor grupo de acreedores.

Tras el acuerdo del gobierno nacional con bonistas, las provincias vienen demoradas en lograr la salida del default. Buenos Aires, la más reticente.

Ayer en el Ministerio de Economía hubo una reunión encabezada por el titular de la Unidad de Apoyo de Sostenibilidad de la Deuda Pública de las provincias, Rafael Brigo y los secretarios de Hacienda, Raúl Rigo, y de Finanzas, Mariano Sardi.

Asistieron los ministros de Buenos Aires, Entre Ríos, Chaco, Jujuy, La Rioja, Salta y Tierra del Fuego. Un problema adicional pasa por la escasez de dólares en el BCRA como para asegurar a mediano plazo, en caso de un acuerdo, la obtención de divisas para pagar a inversores.

Ya el BCRA le negó dólares a YPF para hacer frente a sus vencimientos de deuda. Hoy el riesgo país a 1400 puntos refleja que el gobierno nacional no genera credibilidad crediticia a pesar de que la soja, en valores récord en seis años, asegura una oferta de dólares inesperada para las proyecciones del 2021.

Pero no todas las provincias se preocupan de igual manera por llegar a un entendimiento con bonistas. Mendoza, Neuquén y Río Negro ya evitaron el default, se mostraron con políticas amigables con acreedores, desestimando lanzar la “guerra judicial por la deuda”. Entre Ríos por ejemplo, ya presenta una demanda en tribunales de Nueva York.

Córdoba recientemente anunció que llegó a un entendimiento con el principal grupo de acreedores, reflejando su mayor independencia de las órdenes que llegan desde el gobierno nacional.

Ahora este distrito que gobierna Juan Schiaretti extendió el período de aceptación de su oferta hasta el 22 de enero y apunta a lograr el 75% de adhesión necesario para cambiar las cláusulas de emisión de los bonos en circulación.

La fórmula es la aplicada en las recientes restructuraciones: alargamiento de los plazos de pago, menor cupón de intereses, sin quita en el valor nominal de la deuda.

La situación fiscal de Córdoba se muestra más prudente con ingresos corrientes que suben ahora por arriba de los gastos corrientes.

Provincia de Buenos Aires, la gran batalla

Pero la batalla central pasa por la Provincia de Buenos Aires, que representa el 35% del PBI de la Argentina.

Axel Kiciloff es partidario, como lo hizo cuando fue ministro de Economía, de lanzar una dura guerra contra acreedores que no beneficia a ninguna de las partes.

El problema para el gobierno provincial es que los acreedores ven que la situación fiscal bonaerense mejoró notoriamente fruto de la asistencia y desembolsos que le hiciera el Tesoro Nacional.

El slogan de “tierra arrasada” no se verifica en los números de las finanzas provinciales que ven acreedores y que utilizan en la discusión judicial. Por ello, en teoría, siempre la estrategia del deudor pasa por buscar acuerdo en lo peor de una crisis.

En 2019, la deuda sobre el PBI provincial era de 12%, una relación que no es elevada, sumando u$s 11.000 millones por total.

El gran inconveniente pasó por la concentración de vencimientos. La fórmula se repite: bajar cupones de intereses, estirar plazos de pago. Los porcentajes y plazos se definen en la negociación.

Pese que las provincias no tienen bienes embargables, nada es gratis: el efecto de estar en default para provincias es que las elimina inmediatamente de ser beneficiarias de créditos de organismos internacionales, como el BID y el Banco Mundial. Y más a mediano plazo, les dificulta o encarece futuros créditos que quieran obtenerse en el exterior.

Guillermo Laborda Foto
por Guillermo Laborda @GuillermoLabord
SUBIR

NWS

Ovación

Show