icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ECONOMÍA

Diálogos con "José Tasa": después del acuerdo, lo que viene con el FMI, dólar y precios

Diálogos con
Martín Guzmán en conferencia tras el acuerdo con los bonistas.

Quedó atrás rápidamente la mini euforia financiera por el acuerdo con los bonistas. Cualquiera hubiera imaginado que las alzas en bonos y acciones hubieran sido mayores. ¿Qué está pasando? En un diálogo con el experto financiero que se escuda detrás del seudónimo de José Tasa surge la luz para las próximas decisiones en lo financiero. Pese a haber anticipado la semana pasada que la rotura del diálogo con los bonistas era una "operación mediática" y que había que estar alerta al dólar, el financista mantiene la humildad. Los planes de Guzmán, el próximo Presupuesto 2021, rumbo de bonos y acciones, y obviamente el dólar blue son los "trending topics" de la plaza financiera local y de este nuevo diálogo vía zoom.

Periodista: ¿Y ahora? Lo bueno dura poco...

José Tasa: Es que el acuerdo cerrado era lo más fácil de lograr. Al fin y al cabo, el gobierno aceptó pagar casi 55 dólares. Está muy bien lo hecho, pero no hay que darle el carácter de épica. La Argentina tiene enormes desafíos en lo económico por delante. Y las medidas que viene tomando el Gobierno son muy diferentes a las que en teoría debería tomar. Siempre dijimos que el acuerdo se lograba en los “mid fifties” y es lo que ocurrió. Se perdieron tiempo, reservas, intereses, inversiones, pero listo. Ya está. Lo que hizo Guzmán con bonistas es nada en comparación a lo que se viene.

Periodista: ¿Por qué lo dice?

José Tasa: Porque en primer lugar tiene que frenar una inflación al galope. Si con una economía que cae al 10%, precios controlados, precios que no se miden, la inflación es de más de 2% mensual ni le cuento cuando liberen todo. Hay que mirar lo que pasará con las naftas. El atraso en el precio es de más de 15%. YPF logró que esta semana le den luz verde a una suba de 7%. Si no lo hacían, tenían que volver a importar gas el año próximo. Como dice Guillermo Nielsen, peor que la nafta cara es que no haya nafta. Y los precios se pueden controlar por un tiempo, pero tarde o temprano explotan o hay desabastecimiento. Ahora bien, si realmente quiere frenar la inflación, ¿usted lo ve a Guzmán cortando el gasto público para dejar de emitir pesos y subiendo las tasas de interés?

Periodista: Claramente no.

José Tasa: Por ello, el riesgo país no baja. La “exit yield” de los bonos argentinos se estimó en 10% anual en el acuerdo. Hoy, tras el entendimiento, los papeles argentinos rinden el 12%. Ahí los inversores locales y extranjeros le están pasando un mensaje: “Todavía no nos gusta Argentina”. Es más, creo que la firma del acuerdo va a servir para dar salida a varios de los fondos que tenían papeles argentinos. Por los próximos cuatro o cinco años el país pagará muy poco de capital e intereses, por lo que no alienta demasiado tener esos papeles en cartera. Entonces si tiene que mostrar utilidades en la tenencia de bonos argentinos tiene que rezar a que tengan suba de precio o ganancia de capital. No la veo con el panorama que le describí.

Periodista: Pero el país vuelve a ser sujeto de crédito en los mercados internacionales.

José Tasa: Aún no lo veo. Salvo que Guzmán quiera convalidar tasas muy altas. Recuerde que el ministro criticó que la Argentina se endeude al 7% cuando las tasas eran de casi cero en el mundo. Ahora las tasas internacionales son negativas y para endeudarnos al 7% falta bastante. Ojalá ello ocurra porque sería reflejo de que avanzamos a una mejora en las reformas económicas.

Periodista: ¿Qué me puede anticipar de la negociación con el FMI?

José Tasa: Que serán muy duras. Ojalá se terminen antes de fin de año. No lo creo. El gobierno se resistió a recibir a la misión del FMI en el marco de las consultas por el artículo IV del organismo. Es el relevamiento que hace el staff del organismo a todas las economías del mundo. Si usted observa las proyecciones de los economistas del FMI sobre Argentina, en muchos casos ponen que “no hay información disponible”. Eso significa que Guzmán ni siquiera les giró los datos de la economía al staff. Pero ello son detalles al lado de lo que se tiene que negociar en materia de la política fiscal y monetaria. El rojo fiscal es de 9% del PBI y la Argentina va a tener que mostrar un sendero creíble de ir hacia un equilibrio fiscal primario. Y de querer abandonar la emisión monetaria.

Periodista: No la veo.

José Tasa: Por ello, las negociaciones se extenderán. El año próximo hay vencimientos con el FMI, pero los imposibles de pagar se encuentran a mediados del 2022. Falta una eternidad. El tiempo, como con los bonistas, juega a favor del staff del FMI. En la medida en que la inflación y el empleo se deterioren por mala praxis económica, más chances hay de que haya clima político a un acuerdo.

Periodista: ¿Cómo ve el impacto de la pandemia?

José Tasa: Muy duro. Las cifras siguen siendo muy negativas y afecta la normalización de la cuarentena. Los proyectos que hoy existen son consecuencia del dólar atrasado. Me refiero al cambio oficial. Por ello, los desarrolladores inmobiliarios quieren cerrar precios con empresarios de la construcción. La preocupación central hoy en el sector privado es cómo aprovechar el tipo de cambio oficial. Los pequeños, van y compran 200 dólares. Los grandes, apuran importaciones.

Guillermo Laborda Foto
por Guillermo Laborda @GuillermoLabord
SUBIR

NWS

Ovación

Show