El futuro de las finanzas

Fintech: por qué es clave desarrollar el open finance en la región

El sector busca un plan para plantear diferentes modelos de servicios para finanzas. Cuál es el desafío de la inclusión y qué sigue después del open banking.
Redacción A24com
por Redacción A24com |
Fintech: Valeria Rodríguez analizó la experiencia de los modelos europeo y americano para su aplicación en Argentina. 

Fintech: Valeria Rodríguez analizó la experiencia de los modelos europeo y americano para su aplicación en Argentina. 

Open finance es el término que se refiere al principio de intercambio de información financiera no sólo de bancos, sino de cualquier entidad de finanzas. De esta manera, en un servicio financiero se pueden agregar cuentas de diversas instituciones, consolidando los diferentes formatos que manejan en uno solo. Esta tendencia tiene gran potencial ya que permite mejorar los servicios financieros, estimulando el desarrollo de nuevos y mejorando la eficiencia de las empresas.

Según los expertos que participaron en el panel sobre esta temática organizado por la Cámara Argentina de Fintech, si bien el país todavía no está listo para hablar de un sistema de open banking, en Europa y otros lugares ya está instalado el concepto y fue clave en el acercamiento para compartir datos financieros y transaccionar en nombre de otro en el sistema bancario.

Lo que ofrece a los clientes finales es la posibilidad de que otorguen un permiso a terceros para que accedan a determinada información que es privada, acá y en todo el mundo, para realizar operaciones concretas en su nombre.

Open finance europeo o americano

Se puede hablar de open finance a partir de dos modelos, explicó Rafael Soto CEO de MODO. Por un lado, el ejemplo europeo “que fue pusheando por la regulación y donde los bancos se adaptaron a ésta; y, por otro, el modelo americano, impulsado por el mercado, que empezó a abrir API´S para dar respuesta a una demanda de los usuarios y acá ese fue el reconocimiento, ya que los usuarios en Argentina tienen un récord de cantidad de tarjetas y cuentas bancarias respecto de otros países”.

Por su parte, Leonardo Rubinteinst, CEO Ank, indicó que observaron “cómo partiendo del estado de infraestructura que hay en el país, se puede recrear esa experiencia, cómo crear una plataforma que incluya todo sin dejar fuera nada, disminuyendo el costo de cambiar, entendiendo que tal vez se necesite tener un banco o un servicio en una Fintech”. Y agregó que trabajan en tener todos esos servicios en un solo lugar.

Valeria Rodríguez, directora de Lyra para Argentina, analizó la experiencia de ambos casos y destacó que la Unión Europea tiene dos ejes rectores para esta tendencia: “garantizar la seguridad jurídica y la neutralidad tecnológica”. Por eso consideró que “sería bueno que se tomaran en cuenta para el desarrollo en el mercado local”.

En este sentido, la especialista señaló que “está la normativa, todo lo que se quiere hacer, los ejemplos que podemos tomar del mundo y la realidad que vivimos como argentinos, proyectando a futuro lo que queremos de open finance”. En ese contexto, añadió, “tenemos el mercado europeo muy regulado y que tuvo la necesidad de esa regulación para homogeneizar lo que pasaba en el continente. Y tenemos el mercado asiático, en donde no se necesitó de una regulación para armar una estructura de open finance”.

Por todo eso, resumió Rodríguez, “es importante que al pensar en la mejor forma de construir el mercado argentino para el open finance se tenga en cuenta qué es lo que quiere la industria fintech en el futuro, tomar lo mejor de cada caso, saber que nunca vamos a replicar un único modelo, pero que sí tenemos buena base para el desarrollo local y todo lo que propicia Latinoamérica”.

Finanzas: inclusión y seguridad

Según los especialistas del segmento fintech, open finance no sólo permitirá desarrollar nuevos productos sino también generar inclusión, participar a gente excluida hoy de ciertos productos y ayudar a fortalecer temas relacionados con seguridad digital, como validación de datos personales y a través de distintos estándares.

“La participación y la disponibilidad de datos nos favorecerá en un montón de cuestiones y para cada una de ellas habrá un producto y una organización aprovechándolo”, dijo Rodríguez.

Existe una política continental de sostenibilidad y digitalización en cuyo ámbito se ha adoptado la estrategia de Finanzas Digitales de la Unión Europea. Una estrategia basada en la búsqueda de la seguridad jurídica, innovación, remoción de obstáculos y la facilitación del acceso a las finanzas digitales preservando la neutralidad tecnológica. Cuando se enfatiza en esto último, se remarca la búsqueda de un equilibrio entre las ventajas de las finanzas tecnológicas, teniendo en cuenta los riesgos derivados del uso de la tecnología.

Este modelo de colaboración de quienes regulan y equiparan acompañando en un marco de seguridad jurídica favorece el efectivo e igualitario desarrollo de todos los que componen el ecosistema, no solo a quienes generan nuevas tecnologías, sino también a los usuarios dueños de esos datos.

s