Los mercados obligan al Gobierno a hacer un ajuste que no será fácil de implementar
Layer 1
CrisisFinanciera

Los mercados obligan al Gobierno a hacer un ajuste que no será fácil de implementar

Los deberes que no se hacen voluntariamente ahora se los hace por obligación y en 48 horas. El gobierno de Mauricio Macri avanza con el anuncio del equilibrio fiscal para el 2019 obligado por la corrida cambiaria y el corte del crédito al país. Debe ser un anuncio con medidas muy concretas, bien detalladas y con supuestos muy conservadores en cuanto a la recaudación de impuestos. La semana pasada quedó claro que los mercados no toleran anuncios sin sustento. No sólo el crédito, también la credibilidad está dañada.

Es fácil anticipar lo que se viene. Recortes de gastos por el lado de la obra pública, salarios a estatales (licuados), y el ajuste político esperado como reducción de ministerios. Para no herir susceptibilidades se harán "fusiones" de reparticiones y muchas como Producción, Agroindustria deberían ser secretarías dentro del Ministerio de Economía como sucedía antes del 2001.

Otro clásico argentino es pensar que elevar un sector a la categoría de Ministerio implica solucionar los problemas que lo aqueja. La propia estructura de la Jefatura de Gabinete está en la mira para su rediseño ¿Hacen falta los dos vicejefes?

Horacio Rodríguez Larreta fue tanteado para reemplazar a Marcos Peña. Pidió ajuste de la política, solo 8 ministerios funcionando y la incorporación de algún dirigente del PJ. Macri no aceptó.

Por el lado de los ingresos, se apunta a los beneficiados con la devaluación, es decir, los exportadores. Retenciones para todos y todas. Como siempre sucede con estos impuestos, una vez que se instauran, es difícil removerlos. De hecho subsisten aun las aplicadas por Roberto Lavagna en 2002.

Del lado del BCRA todo gira en torno al FMI. Viajan con Nicolás Dujovne el lunes por la noche, Luis Caputo y Gustavo Cañonero a Washington. El feriado de ese lunes en EE.UU. les dará un alivio. Los recibirá una Christine Lagarde en llamas.

Más allá de diplomáticos comunicados, Macri anunció el acuerdo el miércoles último habiéndole sólo enviado un whastapp previamente. La directora gerente del FMI se hallaba en Corcega y nunca había respondido. La comunicación telefónica posterior entre ambos fue dura.
Nada será fácil.