icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ECONOMÍA

¿Qué es el default?

¿Qué es el default?
¿Qué es el default?

Qué es, qué significa y qué ocurriría si Argentina entra en default.

Sobre qué es el default la real academia española dice que es una "situación financiera en la que un Estado actuando como prestatario no puede hacer frente a los pagos derivados de la deuda pública contraída, en la forma establecida en las condiciones de emisión, cesando en los mismos".

En este sentido, para entender qué es el default hay que acudir a una traducción de la lengua inglesa que se refiere a algo que se hace por defecto o de forma predeterminada.

Cuándo sucede

En términos prácticos, un default se produce cuando una empresa, persona o estado no tiene dinero líquido (es decir, en efectivo) para hacer frente a una deuda que haya adquirido. Cuando la institución se declara en default es necesario que las partes lleguen a un acuerdo para que el deudor, de alguna u otra manera, pueda hacer frente al abono de sus pagos.

Por supuesto que, esta negociación o recuerdo de los términos, deben llevarse a cabo en primer lugar con supervisión de un órgano legal y en segunda instancia, dentro del marco legal. Siempre el objetivo final es construir un contrato que, en su justa medida, ambas partes estén conformes y pueda concretarse.

En el caso de la deuda soberana, es decir cuando un gobierno decide no pagar la deuda externa y entrar en default debe ser consciente de las consecuencias que eso conlleva. Una de ellas es la reducción de las ganancias del comercio internacional.

Cabe destacar que, cuando un país entre en default no significa que este complementamente en quiebra. Quizás, no tiene el dinero para abonar su deuda pero si dispone de bienes inmuebles lo cual indica que es una situación que puede ser reversible.

Qué sucede en Argentina

El país entró en default en el año 2001. Actualmente en el mes de mayo, venció el plazo de los bonistas para responder si aceptaban la deuda de U$S 65.000 millones.

Si el país llegase a entrar en default las consecuencias serían:

  • En Primer lugar, ni los individuos, ni empresas o gobiernos podrán acceder a dólares por un tiempo indeterminado. El mercado informal cobrará un rol muy fuerte, aumentando la demanda del dólar por esa vía.
  • Esto tendrá una consecuencia directa sobre los precios lo cual estimará una caída muy fuerte del salario.
  • Por otro lado, el dólar encarecido para a generar competitividad en las exportaciones pero van a empeorar las importaciones. En consecuencia a la baja salarial y la suba de la moneda extranjera las personas no tendrán otra alternativa que recurrir al ahorro pesificado. Además, los bancos, por cuestiones regulatorias, no podrán financiar proyectos productivos.
  • Se estima que la economía caiga este año un 8% y con default se agravaría a un 9%. Si bien, la brecha no es mucho más amplia, no se generaría un crecimiento de la economía sumando la inflación del 60% anual.
  • En términos internos positivos, el gobierno no tendrá que desviar dinero de la recaudación para abonar la deuda lo cual le permitirá apropiarse de ese recurso para solventar las necesidades del país a nivel local.
  • Por supuesto que, un país en default pierde credibilidad y se torna poco atractivo para ser un polo de inversión a corto plazo.

Hasta el momento, Argentina tomó una medida dispuesta por el decreto de necesidad y urgencia 346 publicado en el Boletín Oficial en el cual pospone hasta el año próximo los pagos de deuda pública Ley Nacional en dólares debido a la emergencia sanitaria que implica la pandemia del coronavirus.

Mediante el DNU el país entró en un "default técnico" debido a que no se cumple en tiempo y forma algunas cláusula del contrato.

Para el economista Guido Lorenzo, titular LCG, "en este caso, si Argentina dice por escrito en el prospecto de un bono que a cierta fecha va a pagar una cuota de capital o de interés, pero finalmente no lo hace, sino que lo prorroga o lo incumple, incurre en default técnico", y no es sólo incumplir. "Más allá que no diga ‘no se paga’, sino que se perfila, es un default porque no se cumplió con el contrato que respalda al bono", afirmó el especialista a Perfil.

Cómo se llegó a este punto

Comenzó en el final del gobierno de Mauricio Macri, agosto de 2019. “Macri sale del default a comienzos del 2016 y en tiempo récord vuelve a tener dificultades serias para honrar su deuda. Acude al FMI en mayo de 2018 y luego de perder en las PASO de 2019, enfrenta una caída extra en la confianza. Al no poder renovar deuda de corto plazo en dólares (Letes), su ministro de Economía (Hernán Lacunza) decide modificar unilateralmente la fecha del pago del capital. El problema se extiende hasta el presente. Hoy es el ministro de Economía Martín Guzmán quien se ve envuelto en este mismo evento crediticio”, analizó Miguel Boggiano economista de carta financiera.

En esta nota:
SUBIR

NWS

Ovación

Show