icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

Lo mejor para River no es el nuevo césped, ni tampoco el triunfo ante Central: lo mejor es que siga Gallardo

Lo mejor para River no es el nuevo césped, ni tampoco el triunfo ante Central: lo mejor es que siga Gallardo
River no tuvo problemas con Central.

“Yo no necesito probarme en otros lugares, establecerme en otras ligas para demostrar que soy mejor entrenador. Ya me exijo todos los días acá, que por cierto es demasiado”, la frase fue de Marcelo Gallardo tras el triunfo de River anoche sobre Central. Y tamaña expresión, pone más feliz a los hinchas millonarios que el propio 3-0.

Deja la sensación que nada lo perturba en eso de afianzar y renovar al equipo todo el tiempo. Por eso insistió por un mercado de pases ambicioso. Llegaron muchas apuestas, ningún jugador consagrado, pero casi todos con potencial. Cuando llegó Nacho Fernández no era un jugador desarrollado como el que se fue. Lo intentará Gallardo --anoche ya probó un buen rato a Palavecino-- con todos los que acaban de llegar.

El partido de anoche atravesó el propio obstáculo de la falta de precisión. La falta de ajuste en los pases tornó algo espeso el dominio. Conspiró seguramente para ello el nuevo césped del Monumental.

Apenas regular fue el partido de River. Y le alcanzó para no pasar ningún apuro. El penal que señaló erróneamente Rapallini y que convirtió Montiel sentenciaron la historia.

Luego de la derrota con Estudiantes en la Copa de la Liga, se discutió sobre sus problemas con la pelota parada defensiva y la falta de eficacia de Borré. El colombiano marcó anoche y suma 45 goles en la era Gallardo, y si bien el técnico se molestó con alguna falta de costado, el equipo no sufrió los traumas en el juego aéreo.

Seguramente que las flamantes incorporaciones elevarán la competencia interna. Hay un hilo conductor en todos ellos: tienen buena técnica, son ágiles y pueden predisponerse al plan de presionar para jugar. La elección de este tipo de jugadores para River solamente la puede gestar alguien con la espalda de Gallardo. No porque no sean potenciales figuras sino porque un eventual fracaso de alguno de ellos sería severamente cuestionado en otros clubes. Nadie se peleó en el mercado para conseguir a Palavecino, Paradela, Vigo, David Martínez y Fontana. Pero el efecto alquimista de Gallardo puede convertirlos en grandes figuras.

La ponderación justa y casi constante que recibe este River de buena parte del medio, casi lo obligará a ser campeón este año. Tiene un objetivo muy cercano hasta mayo que será consagrarse en esta Copa de la Liga. De no ganarla --tiene este equipo mayores dificultades en el contexto local que en el internacional-- empezarán los reproches. Siempre habrá francotiradores agazapados esperando la caída de alguien que triunfa casi siempre desde hace casi 7 año, y se supera todos los días. Pero no gana un título hace 2 años y ello bastará para caerle. Aunque compita con brillantez.

En este año que pareciera tan crucial para River, el domingo amanece con grandes noticias para el hincha millonario: la más efímera será el triunfo sobre Central, la más significativa es que habrá Gallardo para rato.

por Hugo Balassone
SUBIR

Show

NWS

Poder