Emocionante

La única certeza en el futuro se llama Lionel Messi

Hugo Balassone
por Hugo Balassone |
La única certeza en el futuro se llama Lionel Messi

Cuando se apague el fuego y se acallen las voces, llegará el momento de reflexionar con templanza. Se comprenden y hasta se justifican las reacciones de Messi apuntando a la línea de flotación del poder real de la Conmebol. 

Quizás nos estaban esperando agazapados luego de soportar tantos años de abusos y arrogancia en la geopolítica del fútbol del continente. Hasta en ese aspecto la AFA deberá ser cuidadosa con los pasos que da. Se acercan las eliminatorias y deberán estar alertas ante posibles represalias. 

La Argentina ha sido suspicazmente perjudicada en esta Copa América, donde esa herramienta llamada VAR fracasó rotundamente en su uso. Con mucho sigilo, estas arbitrariedades despacharon a Uruguay y Argentina, las máximas amenazas a Brasil de arrebatarle el título en su casa. 

Brasil 2019 ya será recordada como una Copa América manchada. Oscura. Turbia. La Copa donde la principal figura del fútbol señala como corrupta y montada para que se la lleve Brasil. Cuando los promotores de esta industria (Messi), señalan los daños que producen los que pontifican la transparencia en el fútbol (Conmebol), todo pareciera ser un poco más justo. Nunca será un grito en el desierto un reclamo de Messi. Aunque quieran castigarlo por expresarlo en estos términos. 

Toda esta bronca, a partir de lo inmodificable de los hechos, deberá obligarnos a ser más maduros aún. A evaluar si lo que viene será con Scaloni. Si no será demasiado riesgo encarar un nuevo ciclo mundialista con un entrenador que aprende mientras dirige la selección Argentina. 

Muchas veces nos pueden los prejuicios para analizar a Scaloni. Desde su juventud hasta la dimensión del lugar que debiera ser ocupado por alguien más consagrado. Si nos quitamos estos preconceptos, el balance de su tarea puede resultar aprobado. El rendimiento del equipo fue creciendo durante la competición y pareciera tener mejores pronósticos. 

Esta Copa ha afianzado rendimiento de jóvenes como Lautaro Martínez, Paredes, Foyth, De Paul. La Argentina ha encontrado en Brasil nuevos jugadores de ¨selección¨, desafío no menor con la pesada carga que representa actualmente jugar en el equipo argentino. 

El nuevo liderazgo de Messi no hace otra cosa que conmovernos. Despojado de la herencia de aquella generación ya retirada y comprometido con el entusiasmo que estos nuevos jóvenes. Este Messi sueña en primera persona acompañando las fantasías de sus nuevos compañeros. Y esta última postura, rebelde y contestataria, lo ubica en un rol de protector que fortalece la fragilidad del resto. 

La única certeza en el futuro se llama Leonel Messi. El resto es incertidumbre pura. No sabemos si esto fue punto de partida, o el emergente de una marca gastada llamada Selección Argentina.  

s