Grande Lape

Qué puede pasar con los arrepentidos judiciales y las prisiones preventivas ante un cambio de gobierno

por Hugo Macchiavelli | 01 de octubre de 2019 - 06:46
Qué puede pasar con los arrepentidos judiciales y las prisiones preventivas ante un cambio de gobierno

“Para cambiar el régimen de los arrepentidos, deberían modificar la ley”, aseveró Sebastián Garat, jefe de gabinete de la Subsecretaría de Política Criminal del Ministerio de Justicia durante un informe de La Cornisa.

 Embed      

También opinó el abogado Roberto Herrera quien defiende a Víctor Manzanares y Leonardo Fariña, dos de los arrepentidos emblemáticos en las causas que se investigan en Comodoro Py:

“No hay temor, pero sí preocupación en los arrepentidos (..) cierta incertidumbre por lo que puede venir aunque no debería cambiar la situación de ellos”. “No hay temor, pero sí preocupación en los arrepentidos (..) cierta incertidumbre por lo que puede venir aunque no debería cambiar la situación de ellos”.

Estas palabras las dijo Herrera minutos antes de subir al avión que lo trasladó a Río Gallegos a acompañar a Manzanares quien se encuentra en su casa, bajo custodia de la Policía Federal.

Ambos coincidieron en que la validación de los arrepentidos en las causas de corrupción en las etapas de instrucción deberá ser convalidada en los tribunales orales durante cada uno de los juicios.

“Todo es nuevo y espero que se convalide ya que la ley prevé penas mayores para quienes incurran en falso testimonio” dijo Garat.

Con el impacto de las PASO y el posible cambio de gobierno, surgen las dudas sobre el rol de los arrepentidos en las causas de corrupción. Solo en la causa Cuadernos, recientemente enviada a juicio oral, hay 31 arrepentidos de 172 procesados por múltiples delitos de contra el Estado por cientos de millones de dólares.

Por primera vez en nuestra historia se envía a juicio una causa con algo más de un año de instrucción. Según las fuentes judiciales, esto se debió en gran medida al rol de los arrepentidos que colaboraron detallando las maniobras de las que fueron parte.

Algunos titulan a Cuadernos como el Lava Jato Argentino; sin embargo puede significar mucho más. La causa en Brasil está vinculada sobre todo a la empresa Odebrecht, también con la ayuda de delatores que fueron premiados.

Aquí son decenas de empresarios de las compañías más grandes acusados de pagar sobornos a ex funcionarios para la obtención y cartelización de la Obra Pública.

En Cuadernos, como en La ruta del dinero K, Obra Pública y Vialidad, Hotesur y Los Sauces, solo por nombrar algunas principales, fue fundamental la colaboración de los arrepentidos.

El juez Bonadio, en su último dictamen, le dedicó un párrafo al contador Manzanares por “su contribución en el decomiso de los inmuebles de la corrupción”.

Vida de arrepentido

Manzanares vive bajo custodia en Río Gallegos y en las próximas semanas volverá a Comodoro Py para acercar más pruebas. Otro de los arrepentidos claves es el chofer Oscar Centeno que sigue escribiendo cuadernos. Hace pocos días solicitó ser sobreseido bajo el argumento de que su testimonio y aporte judicial fue convalidado.

El ex funcionario José López, también arrepentido, pide aliviar su situación procesal mientras se evalúa su aporte en varias causas. En los últimos días López visitó al juez Bonadio y solicitó una mejora en sus condiciones bajo el programa de Testigos Protegidos.

Algunos de los arrepentidos están dentro del programa de Testigos Protegidos e Imputados Colaboradores que depende del Ministerio de Justicia.

Leonardo Fariña vive bajo la protección de Los Lobos, el grupo especial que lo custodia. Es otro de los arrepentidos fundamentales tanto en La ruta del dinero K como otras causas en la que aportó mucha información. Fariña cambió su defensa hace algunos días y ahora lo patrocina Roberto Herrera, el mismo abogado que tiene Manzanares.

Nadie puede garantizar que el programa de Testigos e Imputados y la figura de los arrepentidos sufra modificaciones. Sin embargo, y más allá de los pedidos de nulidades y obstáculos que presentarán las defensas de los procesados en las causas de corrupción, será muy difícil que anulen lo dicho de quienes firmaron y aportaron pruebas que acompañaron en cada una de sus declaraciones.

Qué puede pasar con las prisiones preventivas

Otra de las dudas que subyace en estos tiempos está relacionada con las prisiones preventivas. La llamada doctrina Irurzun que parece haber llevado a prisión a varios acusados por entorpecer las investigaciones o profugarse -como en caso de Lázaro Báez- hoy parece en tela de juicio.

Tanto en la justicia federal como en la provincia de Buenos Aires empieza a revisarse la prisión preventiva como pasó en las últimas horas con Jorge Castillo, el rey de La Salada; quien obtuvo la prisión domiciliaria con la colocación de una tobillera electrónica.

Lo ordenó la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora para el hombre acusado de liderar una asociación ilícita que manejaba los negocios ilegales de la feria y de un intento de homicidio contra un oficial de policía. Lo mismo podría pasar en los casos de Julio de Vido, quien podría obtener la prisión domiciliaria antes de fin de año ya que cumple 70 años en diciembre.

O para los casos de Cristóbal López y Fabián de Sousa que fueron sobreseídos en la causa Índalo y lograron la excarcelación en el juicio por Oil Combustibles en pleno debate oral. Sin embargo la Cámara Federal deberá decidir sus situaciones, ya que el juez Bonadio se opuso a que queden en libertad.

De igual modo es la situación para el ex director de Yacyretá Oscar Thomas y el empresario Gerardo Ferreyra, ambos con prisión domiciliaria. Thomas la logró por orden de la Cámara Federal a pesar de que estuvo casi 50 días prófugo.

Todavía no la recuperó porque el juez Bonadio le puso una fianza de 60 millones de pesos y Ferreyra espera respuesta de la Cámara. Otro que puede quedar en libertad es Roberto Baratta, quien está preso desde el 1 de agosto pasado acusando de ser el organizador de la asociación ilícita en el causa Cuadernos. El caso está siendo revisado por la Cámara Federal.

Nada está claro del todo en este nuevo escenario político. Mientras algunos apuntan que la Justicia es un poder independiente del gobierno de turno, no faltan los que remarcan que todo cambiará después de diciembre y que muchos de los detenidos K quedarán en libertad.

Algo insólito se producirá en el caso en que la ex presidenta Cristina Fernández sea elegida vicepresidenta, ya que deberá comparecer como imputada en varios juicios de corrupción y, a la vez, su gobierno deberá proteger a los arrepentidos e imputados colaboradores que la acusan de haber cometido delitos.