Medio Ambiente

COP26: acuerdos sobre el metano y el Amazonas, pero pocos compromisos firmes de los líderes mundiales

Los dos días de discursos no dejaron fechas concretas para reducir el efecto invernadero. Hay anuncios que no son vinculantes pero se necesitan medidas urgentes
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
La COP26 logró un compromiso de reducir las emisiones del gas metano al 30% para el año 2030. (Foto: Archivo)

La COP26 logró un compromiso de reducir las emisiones del gas metano al 30% para el año 2030. (Foto: Archivo)

"Es uno de los gases que podemos reducir más rápidamente", dijo Ursula Von der Leyen la presidenta del Consejo Europeo. Durante 2 días, 120 líderes mundiales dejaron sus discursos en la COP26, la cumbre sobre el clima en Glasgow, Escocia.

Un acuerdo para reducir las emisiones del gas metano y otro para evitar la deforestación de la región del Amazonas fueron los anuncios más significativos.

Para todo lo demás, faltaron medidas concretas y fechas precisas para cumplir compromisos globales. Además, las resoluciones, apoyadas por más de un centenar de países no son vinculantes. Poco, para la gran expectativa que despertó esta cumbre para intentar salvar el futuro del planeta.

Reducción de las emisiones de gas metano

Es tal vez el tema en el que más se avanzó y se logró lo que todo el mundo esperaba: un compromiso concreto. Una hoja de ruta palpable que pueda ser examinada periódicamente.

En los próximos 9 años, debe lograrse una reducción significativa en las emisiones del metano, el segundo gas en importancia por su contribución para el "efecto invernadero". Para el año 2030, debe haber una reducción del 30% sobre los niveles actuales de emisión del metano en todo el mundo.

Según Von der Leyen dijo que reducir las emisiones de metano "ralentizará inmediatamente el cambio climático".

El gas metano y el cambio climático

Es el segundo gas según la incidencia que tiene para alimentar el efecto invernadero que provoca el cambio climático. El dióxido de carbono es el responsable del 66% de la contaminación de la atmósfera.

Luego, aparece el gas metano, cuya incidencia en el efecto invernadero es del 11%. Pero tiene una forma de contaminar muy diferente al CO2. El dióxido de carbono permanece en la atmósfera y por eso su efecto es continuo.

El metano, en cambio tiene un rápido y muy elevado efecto contaminante. Es 80 veces más contaminante que el dióxido de carbono en un breve plazo. Además, en la atmósfera permanece solo por 12 años. Es una suerte de "catalizador" del efecto invernadero, para preparar los daños permanentes que causa el CO2.

gas metano.jpg

Es por eso que los líderes mundiales confían en que reducir la emisiones en un 30% pueden ayudar rápidamente para evitar que la temperatura global continúe aumentando.

De dónde proviene el Metano

Las emisiones de esta gas tienen dos factores determinantes. El 38,3% se debe a la agricultura y particularmente al estiércol de los animales. Un factor atribuible a la acción del hombre para producir cada vez más alimentos. El estiércol, pero también la respiración del ganado, libera rápidamente grandes cantidades de metano a la atmósfera.

fuentes del gas metano.jpg

El otro elemento se debe a factores propios de la naturaleza. Los humedales , liberan un 32,8% del metano que se acumula en la atmósfera.

Por eso, el compromiso concreto de la reducción de estas emisiones es uno de los pocos hechos concretos de la COP26. Tiene plazo y objetivo: Reducir las emisiones en un 30% para el año 2030.

Evitar la deforestación del Amazonas

Es el otro compromiso firmado por los líderes mundiales. Es el gran productor de oxígeno para el planeta. Pero la deforestación a la que viene siendo sometido desde hace décadas reduce drásticamente la superficie de árboles y todo tipo de vegetación, imprescindibles para aportar oxígeno al planeta. También, ayuda a regular el ritmo de las lluvias no solo en la región.

Se calcula que el 17% de la superficie original de la selva amazónica ha sido arrasada para dar paso a la industria maderera u otros emprendimientos económicos que no miden el impacto ambiental a nivel planetario.

La medida respaldada en la COP26 también se fija como meta el año 2030. Para notar los resultados de "medidas profundas para erradicar la deforestación ilegal".

amazonas.jpg
Evitar la deforestación del Amazonas, una de los acuerdos de la COP26 (Foto: Archivo)

Evitar la deforestación del Amazonas, una de los acuerdos de la COP26 (Foto: Archivo)

Bolsonaro y la "financiación" de la preservación

Jair Bolsonaro, el presidente brasileño, muchas veces fue cuestionado por alentar la deforestación para favorecer a empresas que ven negocios en cada hectárea verde que desaparece. Pero él asegura que jamás tuvo otra idea que preservar ese "pulmón" planetario (aunque la expresión es incorrecta, porque el pulmón toma oxígeno, no lo libera que es lo que hace el Amazonas).

Pero si Brasil debe "preservar" ese "oxigenador global", pretende una ayuda de todos los países.

Ya hay un primer avance. El Reino Unido, Noruega, Alemania, EE UU, los Países Bajos y 17 donantes estadounidenses se comprometieron a aportar 1.470 millones de euros por año para este desafío. Pero serán para los pueblos originarios de la zona, no para el gobierno brasileño.

Acuerdos: pocos y no vinculantes

Ese era el gran temor de la cumbre del clima y en parte, eso fue lo que ocurrió. Ausencias como la de China o Rusia también aportaron trabas para mejores compromisos. Ambos dicen estar involucrados en reducir las emisiones de gases para el efecto invernadero. Pero desmienten con los hechos lo que dicen.

China es el mayor contaminador mundial, responsable del 30% de las emisiones de gases. Es el único de los 5 países mas contaminantes que no redujo su nivel desde que se firmó el acuerdo de París en 2015.

Rusia por su parte tiene otro problema. Primero, Putin está dejando atrás su postura casi negacionista del efecto invernadero. Pero como es uno de los mayores productores mundiales de petróleo tiene un problema urgente. Como reemplazar los combustibles fósiles, los mayores proveedores de CO2 a la atmósfera sin afectar la capacidad de su industria.

El otro problema de la COP26 es el mismo de cualquier cumbre. Si las resoluciones, que han sido muy pocas, no son vinculantes, todo se reduce a un pacto de buena voluntad. El cambio climático necesita mucho más que eso y de manera urgente.

Por fuera de la cumbre, llegó otra idea que debería ser aplicada sin dilaciones: "No más bla, bla, bla", pidió la joven ecologista sueca, Greta Thunberg.

s