Vacunas

Coronavirus: las vacunas para los niños y adolescentes, ¿son seguras o pueden afectar al corazón?

El CDC de los EE.UU. está por dar su opinión sobre esta importante discusión. ¿Es más riesgoso para el corazón de los jóvenes enfermarse sin tener la vacuna?
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Debate por las vacunas para los niños y adolescentes y el riesgo de enfermedades en el corazón (Foto: Archivo)

Debate por las vacunas para los niños y adolescentes y el riesgo de enfermedades en el corazón (Foto: Archivo)

Es la nueva frontera para quienes aún no se convencen de la utilidad de las vacunas en general y las que actúan contra el coronavirus en particular. ¿Puede ser peligroso para la salud de niños y adolescentes vacunarlos? ¿Puede producir lesiones o enfermedades en el corazón? El debate está planteado en casi todo el mundo. Cómo actuar frente a los grupos de menor edad para protegerlos contra el coronavirus. Además, es el último escalón para lograr la pretendida "inmunidad de rebaño".

En la actualidad, en los países con mayores tasas de vacunación, los menores han quedado para el último turno de vacunación. Eso los pone en mayor condición de vulnerabilidad frente al coronavirus. Al haber importantes números de menores aún no vacunados, el Covid-19 tiene mayores chances de replicarse entre ellos que con los mayores ya vacunados con dos o tres dosis.

¿Hay riesgo de enfermedades para el corazón de los menores?

Durante 2020, las pruebas contra reloj para conseguir una vacuna dejaron afuera a los menores. Para no exponerlos a posibles causas adversas graves que podrían surgir durante el desarrollo. Solo ante la efectividad demostrada por las nuevas vacunas (rusas, chinas, británicas, de la India o norteamericanas) comenzó a discutirse que hacer con los niños y adolescentes menores a 18 años. Sobre todo, cuando el mundo se convenció de la necesidad de recuperar las clases presenciales para los alumnos.

La pregunta clave fue cómo darles la mayor protección. No sólo con distanciamiento en las aulas y recreos, barbijos y alcohol y sanitizantes al alcance de la mano en todo momento. ¿Hay que vacunarlos como a los mayores?

En la medida que los adultos recibieron sus dosis completas, comenzó a enfocarse la acción mundial sobre cómo proteger a los menores. Las vacunas novedosas, en base al ARN mensajero fueron las más recomendadas para aplicárselas.

Entre los dos laboratorios que las producen, Pfizer logró anticiparse a Moderna en la aprobación de su uso en esos grupos etarios.

Ahora surge un motivo de preocupación. ¿Estas vacunas de nueva generación, sin pruebas sobre los menores, ya han provocado lesiones en el corazón como la miocarditis o pericarditis? ¿No corren más riesgo si no son vacunados?

La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco y la pericarditis es una inflamación de la capa exterior que recubre el corazón. Sería una "respuesta" del sistema inmunológico en los menores al recibir esta vacuna.

FDA revisa los datos.jpg
La FDA recomienda la vacunación a menores, pero este martes actualizará su decisión (Foto: FDA/CDC)

La FDA recomienda la vacunación a menores, pero este martes actualizará su decisión (Foto: FDA/CDC)

La voz de la ciencia

Los especialistas del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos están reuniendo toda la evidencia sobre las vacunas de Pfizer y Moderna. Cuántos casos de problemas cardíacos se han presentado en los grupos vacunados de menor edad. ¿Están relacionados justamente con las dosis recibidas?

Hasta ahora, la opinión prevaleciente es tranquilizadora. No parece que haya una unión directa entre las vacunas de ARN mensajero y los casos de afecciones cardíacas detectadas. Además, en los casos analizados hasta ahora, se trató de casos leves y transitorios.

No está clara que las afecciones presentadas se deban a las vacunas y no a problemas de los menores, desconocidos hasta ese momento ( como malformaciones o predisposiciones genéticas).

cdc y miocarditis.jpg
El CDC de Estados Unidos recomienda la vacuna de ARNmensajero a menores. El riesgo de miocarditis es mayor en los que no están vacunados (Foto: CDC)

El CDC de Estados Unidos recomienda la vacuna de ARNmensajero a menores. El riesgo de miocarditis es mayor en los que no están vacunados (Foto: CDC)

La demostración por "el contrario"

Los científicos sí tienen datos concretos en la opción contraria. Los menores no vacunados, que se enfermaron de coronavirus tienen mucha mayor chance de sufrir, entre otras cosas, afecciones cardíacas que si se hubiesen vacunado.

En los Estados Unidos, 10 a 20 personas cada 100.000 desarrollan miocarditis cada año. La mayoría con síntomas leves que jamás serían detectados si no se hacen estudios específicos. Desde el inicio de la pandemia, decenas de miles de niños fueron hospitalizados. Murieron 657.

Según el seguimiento estadístico realizado, solo 11 cada 100.000 pacientes vacunados ( chicos entre 11 y 19 años) presentaron problemas de miocarditis. Representa el 0,01% de los vacunados.

En el Centro Médico de Dallas que depende de la Universidad de Texas Southwestern sus datos estadísticos también aportan tranquilidad: Los trastornos cardíacos en menores han sido pocos y leves. En cambio quienes se enfermaron sin estar vacunados tuvieron complicaciones más severas, que han llegado a la muerte.

El coronavirus puede causar infecciones en el músculo cardíaco y dejar secuelas a largo plazo. Las vacunas han demostrado reducir enormemente esa posibilidad.

estudio en israel.jpg
Estudio en Israel sobre la relación entre las vacunas de ARNmensajero y la miocarditis (Foto: The New British Journal of Medicine)

Estudio en Israel sobre la relación entre las vacunas de ARNmensajero y la miocarditis (Foto: The New British Journal of Medicine)

Datos que llegan desde Europa

Las vacunas de Pfizer y Moderna (ARN mensajero) está aceptada para aplicar en menores y adolescentes. En cambio, la vacuna de Moderna (más que la de Pfizer) parecen estar más asociadas al riesgo de miocarditis en personas mayores a los 30 años. Pero de todas maneras, el porcentaje es muy bajo frente a los no vacunados.

Investigaciones en Israel

La prestigiosa publicación "The New British Journal of medicine" acaba de presentar un a trabajo hecho en Israel sobre una mayor incidencia de miocarditis al recibir este tipo de vacunas. Pero es conveniente leer todo el informe.

Asegura que luego de una segunda dosis, los casos aumentaron, especialmente en hombres entre 16 y 19 años.

Pero en el 95% de los casos fueron afecciones leves. Solo hubo una muerte fulminante.

Las conclusiones del trabajo dicen:

"En nuestro estudio la comparación demuestra que las miocarditis fueron más comunes en personas infectadas de SARS-COV-2 que entre las vacunadas" "En nuestro estudio la comparación demuestra que las miocarditis fueron más comunes en personas infectadas de SARS-COV-2 que entre las vacunadas"

Y especialmente:

"La incidencia de miocarditis, aunque baja, aumentó al recibir la vacuna, particularmente luego de la segunda dosis en adolescentes jóvenes. Pero las formas de estas miocarditis han sido generalmente leves".

La recomendación de la CDC

En su página oficial, el Centro de Control de Enfermedades ( de EE.UU.) dice se dispone a presentar una nueva conclusión sobre el uso de las vacunas de ARN mensajero.

En la sección de dudas frecuentes aparece la siguiente pregunta: ¿Igual debo vacunarme o vacunar a mi hijo?

La respuesta es contundente: ". Los CDC siguen recomendando que todas las personas de 12 años de edad o más se vacunen contra el COVID-19."

Para que no queden dudas, da una explicación científica sobre el porqué hay que vacunarse, los menores incluidos:

"Los riesgos conocidos del COVID-19 y las posibles complicaciones graves relacionadas con la enfermedad, como problemas de salud a largo plazo, hospitalizaciones e incluso la muerte, superan los riesgos potenciales de tener alguna reacción adversa poco común posterior a la vacunación, como el posible riesgo de tener miocarditis o pericarditis." "Los riesgos conocidos del COVID-19 y las posibles complicaciones graves relacionadas con la enfermedad, como problemas de salud a largo plazo, hospitalizaciones e incluso la muerte, superan los riesgos potenciales de tener alguna reacción adversa poco común posterior a la vacunación, como el posible riesgo de tener miocarditis o pericarditis."

s