Pandemia

Europa: la cuarta ola de coronavirus podría causar 700.000 muertes en el invierno

Es la urgente advertencia de la OMS. Los antivacunas son el principal problema para avanzar en la inmunización colectiva y los que más se contagian y mueren.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
La OMS advierte por el peligro de sumar 700.000 muertes en el invierno europeo por los no vacunados contra el coronavirus (Foto: AP)

La OMS advierte por el peligro de sumar 700.000 muertes en el invierno europeo por los no vacunados contra el coronavirus (Foto: AP)

Europa se ve atravesada por una nueva ola de coronavirus, que puede acarrear serias consecuencias. Alrededor de 700.000 personas podrían morir de aquí a marzo por covid-19 en este continente si se mantiene la actual tendencia de contagio. La advertencia la realizó Hans Kluge, el director de la OMS en Europa. La proyección alarmante intenta despertar la conciencia de los europeos antes del inicio de otro invierno en pandemia.

En 2019 se sintió especialmente en la primavera, a partir de marzo y sobre todo en abril y mayo, porque el coronavirus hizo epicentro en Europa cuando el mundo estaba aprendiendo sobre la marcha cómo protegerse.

El invierno de 2020 fue duro porque las vacunas recién comenzaban a aplicarse y fue cuando apareció la variante Alfa (desde Gran Bretaña) y luego la Delta (que llegó desde la India).

Este invierno de 2021, los europeos llegaban con un clima de mayor relajación y tranquilidad. Vacunación masiva, cese de restricciones y uso del barbijo limitado a lugares cerrados con mucha gente.

Sin embargo, la vacunación se estancó en torno al 55-60%. Un número insuficiente para dar la tranquilizad o "inmunidad de rebaño". En consecuencia, los contagios volvieron a aumentar.

bruselas antivacunas.jpg
Incidentes en Bruselas, capital de Bélgica y sede del Parlamento europeo, con los movimientos antivacunas (Foto: AP)

Incidentes en Bruselas, capital de Bélgica y sede del Parlamento europeo, con los movimientos antivacunas (Foto: AP)

Vacunas y no relajarse en la prevención del coronavirus

Según Hans Kluge, el director de OMS-Europa, "para vivir con este virus y seguir con nuestra vida diaria necesitamos un enfoque que exceda a la vacuna".

Es que la inmunización colectiva tiene un gran problema en el viejo continente: la creciente resistencia de los movimientos antivacunas. No quieren recibir las dosis necesarias y tampoco aceptan volver a épocas de encierro o aislamiento. Mientras, tanto, el coronavirus sigue siendo una amenaza.

Por eso los países instrumentaron el "pasaporte sanitario" pero con un criterio muy amplio mientras recuperaron la libre circulación en la zona común de la Unión Europea.

Austria fue el primero en reaccionar. Confinó a toda la población - vacunada o no - hasta el próximo 13 de diciembre.

Además exige un pasaporte sanitario propio. Quien no esté vacunado no podrá hacer nada más que comprar en supermercados o farmacias, caminar con aislamiento social o quedarse en su casa y recuperar el teletrabajo. Desde febrero de 2022, la vacunación contra el coronavirus será obligatoria.

Eso significa recibir las dosis estándar y una de refuerzo si es ofrecida, pero también incorporar medidas preventivas en nuestras rutina

Es por eso que el responsable de la OMS/Europa hizo esta observación: "El regreso de la pandemia está disipando dolorosamente el optimismo alimentado por las campañas de vacunación". En un comentario por Twitter recordó las medidas que se deben tomar y mantener al mismo tiempo:

recomendacion oms europa.jpg

El barbijo (la mascarilla) y los refuerzos (potenciadores) deben mantenerse para evitar consecuencias graves por los contagios en el invierno. Por eso, deben decrecer de forma muy significativa los no vacunados.

Alemania quiere evitar un invierno trágico

"Estemos unidos, si nos ayudamos y nos preocupamos los unos por los otros podremos salvar a nuestro país este invierno. Vienen semanas muy difíciles", fue el mensaje de Ángela Merkel. La canciller alemana hace esfuerzos hasta el último momento de su permanencia en el poder para hacer que la población tome conciencia de la importancia de vacunarse.

Alemania está apenas por encima de la media de la Unión Europea en cuanto al porcentaje de gente completamente vacunada. Tiene el 67,4% contra el 66,6% de la UE.

Pero lo que sucede en ese país es un reflejo de lo que preocupa a los expertos de la OMS. Desde hace un mes, aumenta todos los días la cantidad de contagios. Ahora también la de muertos. Pasaron de 62 a 309 en las últimas 24 horas.

Se repite lo que ya todos los gobiernos y autoridades sanitarias han detectado. Los casos que comienzan a complicar las internaciones de las terapias intensivas (UTI) son con personas no vacunadas.

Multiplican los gastos y recursos del personal sanitario porque se niegan a recibir alguna de las vacunas aprobadas por la Unión Europea. Además, con el 35% del país sin inmunizar, el coronavirus tiene un amplio terreno para seguir avanzando en sus contagios. Peor todavía, desarrollar otra mutación aún más peligrosa a las ya conocidas.

Por eso, analizan reimplantar restricciones con han hecho en Austria, comenzando con los que se niegan a vacunares.

Eso significa recibir las dosis estándar y una de refuerzo si es ofrecida, pero también incorporar medidas preventivas en nuestras rutina

le monde editorial.jpg
El diario francés

El diario francés "Le Monde" con un artículo editorial a favor de la vacunación masiva antes de la llegada del invierno europeo (Foto: Le Monde)

Editorial de "Le Monde"

Francia fue uno de los países que impuso de manera temprana la "obligatoriedad" de la vacunación. Quien no está vacunado puede perder su trabajo en la administración pública o verse privado de ingresar a bares, restaurantes, galerías comerciales, negocios, museos o espectáculos masivos. Así trepó su tasa de vacunación al 70%, pero no es suficiente.

El influyente "Le Monde" publicó este martes una artículo editorial para fijar su posición sobre la necesidad de vacunarse y rápidamente.

"Pasar la página de los repetidos confinamientos y las restricciones regulatorias que amenazan las libertades lo más rápidamente posible supondría que todos asumen sus responsabilidades al ser vacunados. Aún estamos lejos de eso", apunta el prestigioso medio.

No volver a pasar por el infierno

Los países europeos que pagaron los precios más altos por la pandemia en 2020 aprendieron la dura lección: son los que registran un elevado número de vacunación completa y mantienen el uso de barbijos aún en lugares que no son obligatorios. Especialmente Italia (donde el 73% de la población tiene una vacunación completa) y España (80%).

Por las dudas, las autoridades españolas tienen ya preparado un borrador con nuevas restricciones puntuales: limitar la apertura de las zonas interiores de restaurantes, bares y salones recreativos a las 23.00 y la de las discotecas a la 1.00 si siguen aumentando los contagios.

terapia intensiva.jpg
Las camas de terapias intensiva vuelven a ocuparse, pero mayoritariamente por personas no vacunadas contra el coronavirus (Foto: Archivo)

Las camas de terapias intensiva vuelven a ocuparse, pero mayoritariamente por personas no vacunadas contra el coronavirus (Foto: Archivo)

El rigor de la ciencia

Los datos de los hospitales españoles muestran que la protección de las inyecciones sigue siendo eficaz a la hora de combatir los contagios más graves.

La pauta completa sigue protegiendo en torno al 90% (algo superior o inferior en función de las marcas) de la enfermedad más grave y la muerte. Un argumento de sin embargo, no termina de convencer a quienes no quieren aplicarse las inyecciones correspondientes.

Las personas de entre 30 y 59 años sin vacunar, en general más sanas, tienen un riesgo entre 10 y 20 veces mayor de acabar en el hospital que las vacunadas, según los datos públicos de los últimos dos meses y medio.

En las terapias intensivas, los ingresos de no vacunados son 20 veces mayores a los que sí se inmunizaron.

¿Cómo una gripe?

El desarrollo de tratamientos eficaces, además de vacunas y medidas de protección elementales, está ahora al alcance de la mano, dice la OMS. En el último mes se agregó la presencia de dos antivirales para tratar a los contagiados. Tanto Merck (que ya tiene la aprobación en el Reino Unido) como Pfizer ( que la espera en los EE.UU.) presentaron pruebas científicas alentadoras: entre los contagiados, el 90% de los tratados con estos antivirales evitó la internación y por supuesto, la muerte.

Pero todo depende de una conciencia universal. Que parece muy difícil de obtener. Ni siquiera con la posibilidad de ser uno de los 700.000 muertos que la OMS advierte para Europa este invierno si no cambia esta tendencia.

s