Escándalo Político

Jair Bolsonaro rechaza la acusación de una millonaria irregularidad en la compra de vacunas

Tres diputados de la oposición acusan al presidente de prevaricato por un contrato de US$ 300 millones para la compra de vacunas contra la pandemia.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Bolsonaro

Bolsonaro, acusado de prevaricato en la compra de vacunas contra la pandemia (Foto: AP).

"Es la denuncia más importante contra el presidente de la república". La frase pertenece al senador brasileño Omar Aziz. Es el titular de la Comisión Parlamentaria Investigadora (CPI) de la pandemia y responsable de la iniciativa contra Jair Bolsonaro. A su vez, el mandatario brasileño, como siempre, respondió de inmediato a las acusaciones. "Confío en mis ministros", dijo Bolsonaro ante los partidarios que lo esperan siempre en la residencia presidencial, el palacio de la Alborada.

"No tengo manera de controlar todo lo que pasa en un ministerio", remató para desligarse por completo de la acusación.

La denuncia por prevaricato con las vacunas

La acción que promueven tres legisladores opositores se originó en un sector interno del gobierno. O del Estado, más correctamente.

Luis Ricardo Miranda, del área de compras del Ministerio de Salud, dice que encontró una grave irregularidad. Maniobras para una operación de US$ 300 millones que se realizó en la adquisición de la vacuna india Covaxin por parte del gobierno brasileño.

El funcionario le comentó la irregularidad a su hermano, Luis Fernando Miranda, diputado por el partido Demócrata (ex partido Frente Liberal). El legislador fue uno de los presentadores de la denuncia por prevaricato contra Bolsonaro.

covaxin.jpg
Las denuncias contra el presidente Bolsonaro son por la compra de vacunas Covaxin de la India (Foto: Página del laboratorio Bharat Biotech)

Las denuncias contra el presidente Bolsonaro son por la compra de vacunas Covaxin de la India (Foto: Página del laboratorio Bharat Biotech)

Bolsonaro no podía ignorar la maniobra

Esa es la clave de la denuncia contra el mandatario. Según habría relatado Miranda, el funcionario de Salud, se le informó debidamente al presidente de la irregularidad presentada. Se lo puso al tanto, personalmente, en la propia residencia presidencial.

Luis Claudio Miranda, el diputado, promueve la acción penal contra el jefe de Estado porque entiende que no tomó ninguna medida contra esa maniobra irregular.

Piden que se investigue si hubo prevaricato en el destino de US$ 300 millones para comprar 20 millones de dosis de la vacuna Covaxin.

Tanto el senador Omar Aziz, como Randolfe Rodrigues dieron curso a la denuncia presentada contra el primer mandatario. Son el presidente y vice, respectivamente, de la Comisión Parlamentaria (CPI) que investiga posibles irregularidades cometidas por funcionarios en la lucha contra la pandemia.

tuit de bolsonaro por vacunas.jpg
Bolsonaro se defiende con los tuis de las llegadas de vacunas de Pfizer (Foto: Cuenta de Twitter de Bolsonaro)

Bolsonaro se defiende con los tuis de las llegadas de vacunas de Pfizer (Foto: Cuenta de Twitter de Bolsonaro)

Bolsonaro contraataca

Sus colaboradores dicen que el presidente estaba al tanto de la posible denuncia en su contra. Lo adjudican a una mera maniobra política para desgastar a Bolsonaro frente a Lula, pensando en las elecciones generales del próximo año.

Los allegados al mandatario señalan que cuando Bolsonaro supo de la investigación que pediría el diputado Miranda, convocó de inmediato a Eduardo Pazuello. Es su cuarto ministro de Salud. El titular de esa cartera negó ante él cualquier tipo de irregularidad.

Por eso, Bolsonaro salió rápidamente a enfrentar esa denuncia.

En caso de prosperar, podría ponerlo ante la posibilidad de un "impeachment" o juicio político. El presidente no tiene mayoría propia en el congreso de Brasilia, pero hasta aquí ha sabido enhebrar las alianzas necesarias para no tener los sobresaltos habituales entre el Ejecutivo y el Legislativo en ese país.

El propio Bolsonaro no se mostró muy favorable de comprar las vacunas de Covaxin, elaboradas en la India. Esto también da pie a las sospechas de corrupción, ya que la negociación por US$ 300 millones siguió adelante.

s