Coronavirus

La OMS precisó cómo debe ser la nueva vacuna para frenar la variante Ómicron

El organismo analizó cómo actúa esta mutación que se propaga con gran rapidez por el mundo. Busca diseñar una vacuna específica que puede reemplazar a las dosis de refuerzo.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Cómo debe ser la vacuna específica contra la variante Ómicron (Foto: Archivo)

Cómo debe ser la vacuna específica contra la variante Ómicron (Foto: Archivo)

"La gente considera que la variante Ómicron está asociada a casos menos graves, pero ya hemos aprendido antes que subestimar este virus es peligroso", advierte el titular de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Es por eso que ha venido concentrándose en estudiar una posible vacuna específica contra esa mutación tan contagiosa.

Por lo pronto, sus equipos de investigación ya determinaron cuál es el centro de esta variante para atacar con una nueva vacuna. De esa manera, tal vez, ya no sería necesario recurrir a refuerzos contra el coronavirus cada 6 meses.

tedros oms.jpg
La OMS busca una vacuna que ataque al corazón de la variante Ómicron (Foto: OMS)

La OMS busca una vacuna que ataque al corazón de la variante Ómicron (Foto: OMS)

Una vacuna específica contra Ómicron

Esta variante apareció a fines de noviembre en el sur de África y ya está presente en casi 100 países debido a su elevadísima capacidad para contagiar. Ómicron tiene más de 30 mutaciones en la "espícula Y" que es lo que le permite ingresar e infectar a las células sanas. Por eso, encuentra la manera de "burlar" gran parte de la acción preventiva de las vacunas y contagiar aún a los inmunizados (por haberse enfermado o tener la vacuna aplicada). Por suerte, hasta ahora se ha revelado como muchísimo menos peligrosa, en comparación por ejemplo, con la variante Delta.

La OMS apunta ahora al "corazón" de Ómicron para atacar a la variante más preocupante en este cierre del 2021. Esto permitirá "diseñar" una vacuna que vaya directamente a su centro fundamental para replicarse: otro tipo de proteína, que se alberga en el centro de la cepa.

Las vacunas, con los refuerzos, han demostrado ser eficaces para reducir los casos graves y las muertes por Ómicron. Sin embargo, ahora la OMS quiere lograr una vacuna que evite que la proteína que "alimenta" el contagio pueda replicarse.

Qué es la proteína "Nucleocápside"

Es la proteína (N) que se encuentra en la parte central del coronavirus. Es la que permite que su información genética se multiplique y contagie a las células sanas del organismo, iniciando la infección. Para ingresar, depende de la "llave" que posee el coronavirus, la "espícula Y".

estructura del virus.jpg
Cómo es la estructura de la variante ómicron y una posible vacuna (Foto: OMS)

Cómo es la estructura de la variante ómicron y una posible vacuna (Foto: OMS)

Cuando el virus abre una célula sana, gracias a las mutaciones de su espícula, vierte el contenido elaborado gracias a la proteína N, los "nucleocápsides". La OMS pretende una nueva vacuna que corte la posibilidad de actuar de esa proteína para que el virus no se reproduzca.

Ya se han demostrado en otros tipos de coronavirus, como en el caso del SARS y MERS ( Corea 2004), que las vacunas o recuperarse de la propia enfermedad dejan una memoria a largo plazo de las células T. Cuando esa infección regresa, el organismo "reactiva" a las células T para generar la respuesta de anticuerpos necesaria.

Si se logra una nueva vacuna que se concentre en el núcleo del coronavirus (más allá de sus "llaves" o espículas para contagiar) la respuesta sería permanente y no se necesitarían refuerzos semestrales como ahora.

Este es el principal aporte de la OMS esta semana.

Un complemento necesario: los antivirales

Hasta ahora hay dos aprobados: el Paxlovid de Pfizer y el Molnupiravir de Merck. Pfizer ha demostrado ser más eficaz para cortar, una vez declarada la enfermedad, la multiplicación del código genético que le permite infectar. Neutraliza a la proteína "proteasa", que así como la Nucleocápside es clave para su reproducción.

Si la erradicación de la pandemia parece difícil, un camino a seguir es el de convertirla en una suerte de "gripe". Presente cada año en todo el mundo, pero con la vacuna adecuada por cepas, nos permitirá retomar el ritmo de vida normal en todo el planeta.

Se habló de
s