Rompió el silencio

La Unión Europea siembra dudas y vuelve a poner reparos sobre la vacuna Sputnik V

por Roberto Maidana | 19 de feb de 2021 - 09:21
La Unión Europea siembra dudas y vuelve a poner reparos sobre la vacuna Sputnik V

"Nos preguntamos por qué teóricamente Rusia sigue ofreciendo millones y millones de dosis mientas que ni siquiera está vacunando a un número suficiente de sus ciudadanos".

La frase de Ursula Von Leyen, presidenta de la Comisión Europea (CE), basta para describir cómo desconfía Europa de la vacuna rusa Sputnik V. La misma de la que ya llegaron más de 1 millón de dosis a nuestro país. Y hay por lo menos contratos pendientes con otros 27 países más.

Sin embargo, en Europa, solo Hungría y el cuestionado régimen bielorrusso apostaron por el fármaco promocionado por el propio Vladimir Putin.

"Esta pregunta amerita una respuesta", insiste la funcionaria de la UE.

Rusia, lleva hasta el momento, vacunadas a solo 3.900.000 personas, apenas el 2,67% de la población. De los países productores de vacunas es el que peor registro tiene. Muy por debajo de los Estados Unidos, Gran Bretaña, China y la India.

 Embed      
Ursula Von Leyen, comisionada europea, desconfía de la Sputnik-V (Foto: AP).
Ursula Von Leyen, comisionada europea, desconfía de la Sputnik-V (Foto: AP).

Sputnik aún no llegó a la Autoridad Sanitaria Europea

Rusia fue el primer país en el mundo en registrar una vacuna contra la enfermedad. En agosto de 2020, Putin dio la noticia. Y puso como ejemplo de su eficacia que una de sus hijas ya la había recibido.

Sin embargo, 6 meses después, la Sputnik V no pidió ser homologada por la Autoridad Europea de Medicamentos (EMA).

El aval científico demorado

Desde su aparición, la vacuna desarrollada por el laboratorio Gemaleya (con más de 100 años de experiencia) fue muy cuestionada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió reiteradamente conocer sus fundamentos científicos y trabajos de experimentación.

La calma relativa llegó cuando la revista "The Lancet" presentó un documento demostrando su eficacia frente al COVID-19.

La demanda sobrepasa la producción

Ese informe significó un alivio para países que habían comenzado a recibir y aplicar vacunas, como la Argentina. Pero Europa mantiene su reticencia para con el fármaco ruso.

Urusula von Leyen representa las posiciones más duras para cuestionarla. "No sabemos si en el futuro va a pedir una autorización de comercialización, pero de momento no lo ha hecho", dijo.

 Embed      
Hungría recibió vía terrestre un cargamento de la vacuna rusa (Foto: AP).
Hungría recibió vía terrestre un cargamento de la vacuna rusa (Foto: AP).

Y al igual que la OMS, la presidenta del Ejecutivo comunitario planteó que Rusia "tendría que presentar todos los datos con los que cuenta y pasar todo el procedimiento de examen".

El último debate: demoras en la producción

Este jueves, el Kremlin reconoció que la capacidad de producción de la vacuna está superada por los pedidos internacionales por la Sputnik V. Abrir la producción a laboratorios extranjeros puede ser una solución, pero eso demorará.

La Unión Europea apostó claramente por las norteamericanas de Pfizer y Moderna, la británica de AstraZeneca y espera la aprobación del laboratorio belga Janssen, que producirá la multinacional estadounidense Johnson & Johnson. Por el momento, no hay espacio para la Sputnik V.