Plazo fijo UVA: ¿Cuál es la diferencia con un plazo fijo tradicional?

El plazo fijo UVA es una opción de inversión legal y oficial, que promueve el Estado de Argentina como una forma clave de que los ciudadanos logren ahorrar.
09 de abril de 2021 - 21:46
Plazo fijo UVA

Plazo fijo UVA

El plazo fijo UVA es una opción de inversión legal y oficial, que promueve el Estado de Argentina como una forma clave de que los ciudadanos logren ahorrar, invertir y sortear así la crisis inflacionaria. Para el corto plazo parece que habrá una paridad de rentabilidad entre un plazo fijo tradicional y uno ajustado por UVA, pero en los meses siguientes, si no acompaña la tasa bancaria de referencia, la inflación puede empezar a ganarle a la renta en pesos.

Plazo fijo UVA: un negocio

Por lo tanto, los plazos fijos UVA serían más "negocio", sobre todo porque se asegura tener un rendimiento positivo en los meses venideros. Algo que los otros no lo pueden asegurar con una tasa prefijada.

En este sentido, Francisco Mattig, estratega de Renta Fija de Consultatio, afirma a iProfesional que en la actualidad, con la medida del Banco Central de subir la tasa de interés al 33,06% y la suba de 3 puntos en la Badlar, "en un plazo muy corto, como ser de 30 a 60 días, el plazo fijo tradicional y el UVA estarán bastante empatados".

Sin embargo, aclara con su proyección de inflación, que "más allá de los 60 días, el plazo fijo UVA debería ser un claro ganador".

Expertos señalan que el plazo fijo UVA es mejor que el plazo fijo tradicional

Pensando en el corto plazo, si el horizonte de inversión del ahorrista está acotado a solo tres meses, es decir con vencimiento a mediados de fines de mayo, y toma como referencia los resultados del REM, probablemente se vuelque a un plazo fijo UVA, es decir, ajustado por precios, pues obtendría una rentabilidad del orden del 11%, más algún punto adicional que le pague el banco en el que hizo el depósito.

Con este empujón adicional le estaría sacando más de dos puntos porcentuales de ventaja al dólar solidario que venden los bancos, considerando que no se altera el impuesto del 30% ni la retención del 35% a cuenta del Impuesto a las Ganancias. En efecto, en el mismo período el dólar aumentaría un 11%, para ubicarse en torno de los 165 pesos. De esta manera el plazo fijo UVA se posiciona como vendedor sobre el plazo fijo tradicional, ya que ofrece más ventajas económicas sobre la inflación.

Se habló de