Violencia de género

Lautaro Teruel: la historia de la denuncia que terminó en una condena

Se lo condenó por dos violaciones, una contra una nena abusada entre los 10 y los 13 años. Y otra en la que estuvieron presentes dos amigos del hijo del cantante de Los Nocheros. Una abogada feminista reflexiona sobre el caso.
Luciana Arias
por Luciana Arias |
En general

"En general, para que haya condenas tiene que haber antes algún tipo de confesión por parte del acusado, como sucedió con Lautaro Teruel, que hasta hizo un pedido de disculpas", dice la abogada feminista Mariana Vargas. 

Según la abogada

Según la abogada, la condena a 12 años de prisión a Lautaro Teruel fue "muy importante". Ya que, en general, "Si no tenés moretones por haberte defendido, si no te escucharon gritar, pedir ayuda, la duda va en favor del acusado. Las penas suelen favorecer a los autores, las mujeres solemos llevar las de perder".

A la espera de los fundamentos del fallo, A24.com conversó con Mariana Vargas, integrante de la organización de abogadas feministas Abofem.

"La condena a Teruel en los dos casos es muy importante. Fue buena para el contexto de Justicia en el que estamos. Muy lentamente están habiendo cambios en la Justicia. Este caso lo muestra. Sin embargo vemos que, en general, para que haya condenas tiene que haber antes algún tipo de confesión por parte del acusado, como sucedió con Teruel, que hasta hizo un pedido de disculpas", dice Vargas.

Para la abogada, en los casos de abuso sexual a la mujer no se le cree lo que denuncia. "En el 99% de los casos en que la denuncia la hace una mujer adulta o adolescente aunque se llegue al juicio oral, quedan impunes. Se exige que tenemos que demostrar que nos resistimos al ataque con alguna prueba", dice. Y agrega: "Si no tenés moretones por haberte defendido, si no te escucharon gritar, pedir ayuda, la duda va en favor del acusado. Las penas suelen favorecer a los autores, las mujeres solemos llevar las de perder".

Teruel: ¿Por qué lo condenaron?

A fines de septiembre la Sala III del Tribunal de Juicio de Salta lo juzgó a Lautaro Teruel por dos causas. La primera fue por “abuso sexual con acceso carnal agravado por el grave daño en la salud de la víctima” contra una nena que empezó a sufrir los ataques con solo 10 años.

Lautaro teruel en el jucio por 2 violaciones.png
Según la abogada, la condena a 12 años de prisión a Lautaro Teruel fue

Según la abogada, la condena a 12 años de prisión a Lautaro Teruel fue "muy importante". Ya que, en general, "Si no tenés moretones por haberte defendido, si no te escucharon gritar, pedir ayuda, la duda va en favor del acusado. Las penas suelen favorecer a los autores, las mujeres solemos llevar las de perder".

El padre del acusado e integrante de la agrupación de Los Nocheros, Mario Teruel, fue el principal testigo de la segunda jornada del juicio oral. El hombre dijo ante el tribunal que su hijo le confesó que "se hizo manosear en el piso de arriba, en el baño" y eso fue por un "instante" porque se dio cuenta de lo que estaba haciendo". El músico mencionó que la nena tenía 4, 5 o 6 años.

Según la letrada de Abofem, en general es más frecuente que se castigue a los acusados cuando la víctima tiene hasta 13 años porque se presume que los niños y niñas no pueden dar consentimiento ante un acto sexual. Sin embargo, esto cambia en forma rotunda cuando a las denuncias las hacen adolescentes o adultas.

Los Teruel habrían mencionado que todo sucedió cuando la nena tenía esa edad para que la defensa pudiera plantear que el hijo era menor cuando sucedieron los hechos. Sin embargo, la víctima, que también declaró en el juicio y reafirmó la acusación, mencionó que esos episodios se cometieron desde poco antes de que ella cumpliera sus 10 años. Y que siguieron hasta antes de los 13.

¿Cómo obtuvieron parte de la confesión Teruel?

Hoy la víctima tiene 19. En el primer día del juicio se descompuso, por eso pospusieron su declaración. Ante los jueces contó la forma en que consiguió que el agresor reconociera el abuso. Explicó que se encontró con él en el Monumento a Güemes, en la ciudad de Salta. Según su relato, ella y su mamá tuvieron la idea de grabarlo para tener una prueba y poder denunciarlo.

La joven explicó que ella notó que Lautaro se estaba bajando la edad y que ella hizo lo mismo, para no contradecirlo porque estaba asustada. Según explicó, su familia era muy cercana a la de los Teruel, con quien tenían muchos años de amistad.

Mario Teruel: ¿Qué dijo el Nochero en el juicio?

Mario Teruel declaró ante el Tribunal que, en su momento, presionó a su hijo casi hasta golpearlo para que le explicara qué había sucedido antes de recibir la denuncia en la primera causa. Eso habría sucedido cuando la abuela de la víctima le dijo que el propio Lautaro la había contactado para decirle que había abusado de su nieta cuando era niña.

mario teruel.jpg

Según Teruel padre, la mujer mencionó que su hijo le habló a la mujer de manoseos, pero que no dio más detalles. E indicó que quería pedir perdón.

"Esta es una sociedad en la que la violencia contra la mujer -especiamente la sexual- está naturalizada", dice Vargas. El hecho de que le hayan revocado la prisión domiciliaria -como tuvo hasta llegado el juicio- es extraordinario. La prisión domiciliaria no resulta un gran castigo. Se necesita que quede claro que no hay impunidad ni tolerancia en estos casos",

¿Cuál fue la otra denuncia por la que lo juzgaron?

El segundo caso fue contra una chica que tenía 19 años en 2014, cuando sufrió abuso sexual con acceso carnal por parte de Lautaro Teruel, agravado porque del hecho participaron de dos amigos suyos, Gonzalo Isaac Farfán y Silvio Ezequiel Rodríguez.

Las querellas habían pedido 15 años de prisión para Teruel y 10 para Rodríguez y Farfán. Sin embargo la Justicia absolvió a los dos últimos.

Teruel

"Esa absolución es un tema a considerar, hay que ver los fundamentos. Pero el hecho de que haya habido dos o más personas no solo agrava el delito. Aunque el que viola es uno, el hecho de que otros estén presentes genera mayor vulnerabilidad de la víctima", explica Vargas. Es que la víctima puede sentirse más indefensa aún y tener más miedo. "El hecho de mirar y estar presente le agrega superioridad al que lo está haciendo".

"Hay que cambiar la idea de que los crímenes contra las mujeres se vean como crímenes menores. Este es el gran problema", dice Vargas. "Para probar abuso hay que probar resistencia. Pero a veces la forma de resistirse es generar las condiciones para que todo termine. Que sea lo más rápido posible, que no las lastimen aún más".

s