icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLICIALES

Narcocultura, de México a la Argentina: la penetración del narco

Narcocultura, de México a la Argentina: la penetración del narco
Culiacán fue sede de un enfrentamiento armado para la liberación de los dos hijos del Chapo Guzmán.

Los tiros dejaron su marca en las calles de Culiacán. El golpe del cartel de Sinaloa que salió a pedir la libertad de los dos hijos de Chapo Guzmán se resumió a una ráfaga de 500 tiros por minuto que dejó catorce muertos y un río de sangre en el centro de la ciudad. Pasada una semana de ese viernes volvió algo de calma a la capital del Estado de Sinaloa y el mensaje quedó claro para todos: allí mandan los narcos. “Algunos dicen que es un narcoestado y puede que tengan razón. Nosotros vivimos tranquilos y esta reacción nos sorprendió a todos, inclusive al gobierno” dijo Rogelio Valdez desde Culiacán entrevistado por A24.com. El periodista sigue recorriendo las calles donde ocurrió algo insólito: un gobierno, por medio de su presidente, tuvo que reconocer en conferencia de prensa que en México manda el narcotráfico. No lo dijo con esas palabras -obvio- pero en el fondo ese fue el mensaje.

Se contaron ráfagas de 500 tiros por minuto.
Se contaron ráfagas de 500 tiros por minuto.

El argumento de Manuel Andrés Pérez Obrador fue que soltaron a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo “para proteger a la población civil” (excede cualquier comentario). El otro hijo de Guzmán Loera y hermano de Ovidio, “Iván Guzmán, ni siquiera pudo ser retenido por sus captores ya que sus guardaespaldas lograron neutralizar a los militares”. Solo necesitaron un par de horas para demostrar que el poder del Cartel de Sinaloa es el que manda. Instalaron el pánico que recorrió las calles vestido de muerte. E incluso amenazaron con secuestrar a miembros de las Fuerzas Federales y a los propios militares. El narcotraficante mexicano Joaquín “Chapo” Guzmán Loera envió un mensaje desde su prisión sobre la liberación de su hijo Ovidio, luego de la muestra del despliegue armado del cártel de Sinaloa. Lo hizo por medio de sus abogados y dijo que se sentía “más tranquilo” luego de la liberación. El operativo narco incluyó unos 200 sicarios y otros soldados del cartel más importante del mundo. La abogada del Chapo, Mariel Colon, dio una entrevista televisiva y dijo que “el Chapo vio el operativo por los medios y está tranquilo porque sabe que sus hijos y los miembros de la familia están bien, están sanos, están a salvo” (sic). Los narcos mandan.

Muchas personas se refugiaron en centros comerciales ante el peligro por el choque con los narcos.
Muchas personas se refugiaron en centros comerciales ante el peligro por el choque con los narcos.

Para Valdez, director del portal de noticias www.dnoticias.com.mx, “hay personas con daños colaterales después de este ataque y lo más afectado fue la economía de Culiacán, que tuvo un decrecimiento de casi un 60 por ciento”. Es que la gente no quiere ni salir a la calle por el miedo. Ese temor fue parte del proceso que maneja este nuevo estilo narco, más vinculado con la mafia, un proceso que comenzó hace años y avanza con el poder de un “gigante indestructible”. De la Colombia de Pablo Escobar en los 90, se pasó a la mexicanización de los carteles, al estilo Chapo, más vinculados con el transporte y con las drogas sintéticas, el crimen violento y el manejo del Estado. Esto progreso en el avance del narcotráfico tiene su correlato -salvando las distancias- con algunos fenómenos que ocurren en la Argentina. Una fuente oficial y especializada en este análisis dice que hay fases del narco que ocurren entre nosotros y pueden definirse del siguiente modo durante los últimos años:

Una mujer rompe en llanto mientras es rescatada.
Una mujer rompe en llanto mientras es rescatada.

Primero: desintegrar los organismos e instituciones que luchan contra el narcotráfico

Un ejemplo. Poco se difundió el Decreto 1359/09 publicado en el Boletín Oficial que pudo significar el fin de la Sedronar. En el Boletín Oficial del 30 de septiembre del 2009 aparece el Decreto por el que se crea la Comisión Nacional Coordinadora de Políticas Públicas en Materia de Prevención y Control del Tráfico Ilícito de Estupefacientes, la Delincuencia Organizada Transnacional y la Corrupción que reemplazaría a la Secretaría de Estado creada en 1991. Asimismo, ayer supimos que mataron al sicario del grupo narco “Los Monos” de Rosario que baleó la casa del ex gobernador de Santa Fe Antonio Bonfatti. El killer alquilaba la casa de un juez de Rosario.

Se estima que hubo unos 14 muertos.
Se estima que hubo unos 14 muertos.

Segundo: penetrar las fuerzas que luchan contra el narcotráfico

No es la primera vez que en los últimos tiempos un gendarme es descubierto, paradójicamente, traficando droga. Pero el caso del narcogendarme, un zar con inteligencia incluida, rompió la regla prevista. “Todo se inició por intervención de la DEA (agencia antidrogas estadounidense) para descubrir a un gendarme que se desempeñaba en el área de Inteligencia. Esto le permitía tener un amplio conocimiento de los movimientos de sus pares y de los narcotraficantes bolivianos”, señaló una fuente de la investigación: “Se sospechaba que andaba en algo raro y esto era un secreto a voces entre los camaradas. Por esta situación, solicitó un retiro forzado”. A veces el poder narco paga más que el Estado y promete mejores condiciones”, remarca el periodista Valdez. De igual modo, por estos días se investigan a miembros de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) por el tráfico de cocaína a España y a la mafia “Cosa Nostra” de Italia. Parte del cartel de Los Monos de Rosario fue condenado juntos con ex policías que eran sus cómplices.

El día después del incidente, funcionarios municipales reparan las calles.
El día después del incidente, funcionarios municipales reparan las calles.

Tercero: la falta de control, cuando los narcos infiltran al Estado

Es el narcoestado. Es lo que pasa en México con el cartel de Sinaloa, tan presente en el PRI, el partido que gobernó México durante 71 años (un récord mundial). Carteles, ajustes de cuentas y policías y periodistas asesinados. Los narcos tienen sus propios santos, su cultura, su música. Los temas de los “narcocorridos” son de los más difundidos en México. Hablan de sus negocios, de sus muertos. Especialmente en el norte mexicano, en la larga frontera con los Estados Unidos, existe un mundo paralelo que va desde las farmacias hasta iglesias apegadas a los narcos. La novela de Don Winslow, El Poder del Perro, relata de manera magistral las historias entremezcladas de intereses, organismos oficiales y mafias por el control de la droga. Aunque la realidad es bastante más terrible. Entre la Cosa Nostra crecen el armamento y las armas químicas. Muchos de los precursores son exportados desde aquí y no figuran en la balanza comercial. Parte del reinado de la efedrina ya está esparcida por nuestras pampas. E incluso se controlan desde la cárcel.

Otra postal que dejó el enfrentamiento armado.
Otra postal que dejó el enfrentamiento armado.

Cuarto: el Estado narco, también conocido como colombianización o mexicanización

Es la violencia, los secuestros y el mundo sicario. Las FARC en Colombia. El territorio sin control del Estado. La intervención del Gran Hermano del Norte. Nadie habla demasiado del trabajo de la DEA en la Argentina (tiene su agencia más importante en Salta). Fue determinante, junto a Gendarmería, para detectar al ex comandante de Inteligencia narco. “La DEA pronto se enteró de sus nuevas actividades. Y se inició una investigación en Salta. A partir de las sospechas de la DEA sobre sus supuestas actividades de exportación a Europa, se realizaron varios allanamientos en la casa del gendarme en San Juan, de donde es oriundo. Así se descubrió que tiene una empresa constructora de cabañas en países europeos. De acuerdo con las facturas halladas, habría hecho varios envíos de maderas en contenedores que salieron por barco desde Corrientes y Santa Fe. La sospecha es que este gendarme habría usado a la empresa constructora como pantalla para enviar la droga por barco a Europa, disimulada entre las maderas. Entre los papeles secuestrados, se halló un documento que indicaba que en Corrientes había "tres contenedores" a nombre del gendarme, que estaban listos para ser embarcados hacia Europa. Se sospecha que la cocaína secuestrada iba a terminar allí dentro”.

Si Jujuy y Tucumán se especializan en transporte terrestre, Salta y Santiago del Estero son las reinas de las pistas clandestinas. Avionetas, jets, y vuelos de bajo porte funcionan como taxis aéreos a unos 10 mil dólares por viaje. Con hojas de ruta que indican otras rutas que las que usarán para transportar la droga. Vienen de Colombia, Brasil y Bolivia y aterrizan en medio del monte santiagueño. Como gaviotas sobre el mar.

Bajan en rutas desérticas. Nadie ve ni oye nada. Luego llegan en camioneta a Buenos Aires, kilos y kilos de pasta base y cocaína para ser despachada a Europa. “Cada vez secuestramos más pasta base y menos cocaína”, reconoció el comandante mayor Julio César Leguizamón, de la Agrupación VII de Gendarmería de Salta.

La pasta base, cuyo derivado es el paco, es más fácil de transportar y tiene un gran mercado en el conurbano bonaerense. De la hoja de coca a la pasta hay menos pasos de industrialización que a la cocaína. Luego la rentabilidad queda en manos de cada cocinero a la orden. Los costos bajan porque los precursores (acetona, éter, etc.) para el paco, cuestan menos que el ácido clorhídrico y otros químicos que se necesitan para hacer polvo blanco. Otra opción es terminar el proceso en Buenos Aires, en donde ya se consiguen químicos y cocineros para estirar la base en cocinas fantasmas del conurbano. “Una nueva modalidad del narcotráfico es contratar cocineros de afuera”, se reconoce desde un laboratorio oficial de Salta. Cocaína gourmet que preparan bolivianos, peruanos y mexicanos que vienen con una especialización poco habitual en estos lugares. Son cocineros que no salen en la tele.

Un resumen sobre el avance narco: doce casos en doce años

  • Tráfico de Efedrina: de una tonelada y media en 2003 a 20 toneladas en 2007. José Ramón Granero, secretario del SEDRONAR desde junio de 2004 hasta el 2011.
  • El triple crimen de General Rodríguez en 2008 contra Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón tuvo vínculos con el tráfico ilegal de efedrina.
  • Los principales acusados fueron Martín Lanatta junto a su hermano Cristian y los hermanos Víctor y Marcelo Schilacci. Y Esteban Ibar Pérez Corradi, que estuvo prófugo en Paraguay con documento argentino (fue detenido en 2016 y acusó a ex funcionarios K).
  • Los procesamientos de María Isabel Santos Caballero ex esposa del capo narco colombiano Pablo Escobar y el hijo de ambos, Juan Sebastián Marroquín, por lavado de dinero en junio de 2008.
  • El financista narco Ignacio Álvarez Meyendorff, detenido en 2011, fue extraditado a Estados Unidos requerido en una causa por tráfico de cocaína en submarinos.
  • El narco colombiano Henry de Jesús López Londoño, alias Mi Sangre, detenido en 2012, extraditado a Estados Unidos y condenado a 30 años de prisión por narcotráfico.
  • El juez federal de Salta, Raúl Reynoso, fue condenado a 13 años de prisión por sus vinculaciones con el narcotráfico.
  • El intendente de Paraná, Entre Ríos, en juicio oral por su vinculación con Talis, un capo narco preso en Santa Fe. A varios de sus funcionarios le encontraron drogas.
  • El ex intendente de Itatí, en Corrientes, Roger Natividad Terán, aceptó una condena de tres años por su vinculación con los narcos.
  • El ex jefe de la policía federal de Santa Fe Mariano Valdés, que llevaba drogas en un bolso en el momento en el que fue atacado a balazos el mes pasado.
  • Alejandro Cantaro, el jefe máximo de los fiscales federales en Bahía Blanca, quedó procesado acusado de proteger a una banda de narcotraficantes de esa ciudad.
  • Los hombres de la PSA en el caso de los narcos que traficaban cocaína a España, entre decenas de efectivos de las fuerzas de seguridad vinculados al narcotráfico.

Las comparaciones son odiosas e inconducentes. Los datos mandan. Argentina está lejos de México. Por ahora.

por Hugo Macchiavelli
SUBIR

Poder

Ovación

Show