La Plata

Se olvidaron las llaves en el remis y el chofer fue a robarles la casa: mató a golpes a la hija que lo descubrió

Un vecino observó movimientos sospechosos y vio que un hombre con su ropa ensangrentada salía de la casa de la joven.
11 de abril de 2021 - 16:18
Ayelén Arredondo

Ayelén Arredondo, joven de 23 años asesinada.

Una joven de 23 años fue asesinada este domingo a golpes en una vivienda de la ciudad bonaerense de La Plata durante un robo cometido por un remisero, quien había trasladado a los padres de la víctima a Florencio Varela. El acusado fue identificado por un vecino que lo vio salir de la vivienda ensangrentado.

El hecho ocurrió esta mañana en un domicilio situado en calle 75 entre 21 y 22 del barrio platense de Altos de San Lorenzo. Según pudo reconstruir el diario El Día de esa ciudad, el delincuente identificado como Marcelo Saleh, de 55 años, era un remisero de confianza de una pareja que solía solicitar sus servicios para poder visitar a su hijo preso en la Unidad Penitencia 42.

Pero un detalle cambió el rutinario viaje: la pareja se habría olvidado una riñonera en el auto del conductor, quien los esperaba a la salida del penal hasta que terminaran la visita. Saleh encontró las llaves de la vivienda y aprovechó para ir a robarles. En la casa se encontró con Ayelén Arredondo, quien lo habría identificado, por lo que comenzó a golpearla hasta causarle la muerte.

pjimage (1).jpg
Marcelo Saleh, remisero acusado de robar y matar a una joven de 23 años en La Plata.

Marcelo Saleh, remisero acusado de robar y matar a una joven de 23 años en La Plata.

Según publicó Télam, un vecino observó movimientos sospechosos y vio que un hombre con su ropa ensangrentada salía de la casa de la joven. Ante esa situación, el testigo persiguió a esa persona, a la que redujo a las pocas cuadras del lugar, en la intersección de las calles 24 y 75 del mismo barrio.

Desde el lugar del crimen, el fiscal Juan Mennucci ordenó una serie de medidas de prueba para incorporar a la causa, como las filmaciones de las cámaras de seguridad que registraron los movimientos del acusado, testimoniales de vecinos y las de los padres.

También ordenó un peritaje a la barreta secuestrada, con la sospecha de que pudo ser el arma homicida. En las próximas horas pedirá la detención de Saleh para indagarlo, seguramente, por “homicidio en ocasión de robo criminis causa”, es decir, para garantizar la impunidad. Esa figura contempla la pena máxima: prisión perpetua.