icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

El 2020 en la educación: el año que sacó a los chicos de las escuelas, expuso las desigualdades y dejó en evidencia a la política

El 2020 en la educación: el año que sacó a los chicos de las escuelas, expuso las desigualdades y dejó en evidencia a la política
La nueva normalidad de las aulas en pandemia (Foto: Télam)

El ciclo lectivo 2020 será recordado por haber sido, casi en su totalidad, fuera de las aulas. Estrés infantil, clases por videollamada, docentes que tuvieron que improvisar y solo 150 mil alumnos que pudieron concluir el año en una escuela.

Desde que el Gobierno decidió suspender las clases presenciales a partir del 16 de marzo, solo 13 de las 24 provincias (CABA incluida) retornaron a la presencialidad. Es decir, solo el 1% de los estudiantes, aproximadamente 150 mil, fueron los que pudieron terminar su ciclo lectivo 2020 en las aulas.

En otras palabras, fueron casi 10 millones los chicos que nunca volvieron a la escuela en el 2020.

Retornaron a las aulas alumnos de Mendoza, La Pampa, Buenos Aires, CABA, San Luis, Santa Fe, Entre Ríos, La Rioja, Corrientes, Chaco Misiones, Formosa y Jujuy.

Cabe aclarar que Catamarca y San Juan regresaron, pero tuvieron que dar marcha atrás por aumento de casos.

El tiempo fuera de la presencialidad puso en evidencia las enormes desigualdades que existen en Argentina, en especial, en lo que se refiere a la tecnología y a la conectividad.

Tras un relevamiento del Ministerio de Educación, la Evaluación Nacional de Continuidad Pedagógica mostró que:

  • Menos de la mitad de los hogares cuentan con acceso fijo a Internet de buena calidad en la señal.
  • 3 de cada 10 hogares no tienen acceso fijo a Internet: el 27% acceso sólo por celular y 3% no tiene Internet de ningún tipo.
  • En hogares con Internet fija, la tercera parte tiene problemas de señal. El 53% no cuenta con una computadora liberada para uso educativo. El piso tecnológico de los hogares cuyos hijos asisten a privadas duplica al de los que asisten a estatal.

Los directivos detallaron las principales dificultades de sus equipos para implementar la continuidad comunicativa:

  • 79% de limitaciones de conectividad.
  • 66% limitaciones de equipamiento.
  • 56% poca experiencia.

Un estudio del observatorio Argentinos por la Educación mostró que solo el 17% de las escuelas de gestión pública del país tuvo clases sincrónicas a distancia por videollamada, mientras que el 81,6% solo implementó un sistema de tareas y explicaciones "asincrónicas".

Una clase sincrónica refiere a un encuentro brindado en tiempo real (en vivo) a través de un dispositivo de conectividad entre los alumnos y el docente. Por ejemplo: Zoom, Google Meet o Cisco, entre otros.

Además, solo la mitad de los docentes (51,01%) mantuvo una comunicación diaria con los alumnos durante la cuarentena.

Tras un primer relevamiento en el mes de julio, se conoció que el 45% de los hogares no disponía de una computadora en funcionamiento. En tanto, la mitad de los hogares no contó con una computadora liberada para el uso educativo.

Además, 3 de cada 10 hogares no tuvo acceso fijo a internet: 27% accede solo desde el celular y 3% no cuenta con internet de ningún tipo en el hogar.

La deserción a esa altura del año ya era un problema evidente: se registró un 4% de niños, niñas y adolescentes con nula continuidad pedagógica. Se estima que para el cierre del año, esa cifra ascendió al 10%.

Los niños tuvieron muchos inconvenientes al momento de resolver actividades sin la presencia de un docente. Cuatro de cada diez necesitaron el acompañamiento constante de un adulto para realizar las tareas, mientras que sólo el 4,4% de los estudiantes puede resolverlas por su cuenta.

La cantidad de tiempo dedicado a las actividades escolares en el hogar mostró que la mitad de los alumnos destinaron más de 3 horas por día a esas tareas durante la primera parte del año. Ya en el segundo semestre, esos números fueron aún peores: bajó el promedio de horas destinadas a tareas y 7 de cada 10 familias cree que se perdieron aprendizajes importantes.

La cantidad de alumnos que tuvieron un examen pasó de 11,5% en junio a 23% en noviembre, registrando un aumento de 100%. De modo que, con el transcurso de los meses, se incorporó la presencia de la evaluación mediante la toma de exámenes además de las actividades centradas en el desarrollo de los contenidos del currículum.

En un informe titulado “Evitar una generación perdida por el COVID”, UNICEF afirmó contundentemente que cerrar las escuelas expuso a los niños a múltiples riesgos.

Cuanto más tiempo permanecen cerradas, más sufren los niños la pérdida prolongada de aprendizaje, además de la repercusión negativa a largo plazo, que puede afectar a sus ingresos futuros y a su salud. En Argentina se dio de ese modo.

Quizá el dato más revelador de este informe fue que las escuelas no son el principal impulsor de la transmisión comunitaria y los niños tienen más probabilidades de contraer el virus fuera de los entornos escolares.

Argentina cerró el 2020 con un ciclo lectivo de solo 15 días presenciales y trabas políticas al momento de buscar una reapertura. “Que los niños sigan mandándome cartitas” y “Lo que menos me preocupa es cuándo vuelven las clases” fueron dos de las frases que más se le escuchó al presidente Alberto Fernández durante el momento más álgido de contagios en el país.

Luego, la responsabilidad recayó sobre el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien tomó la centralidad de las decisiones en un primer momento, pero a partir del último trimestre del año, tras un nuevo encuentro del Consejo Federal de Educación, resolvió que fuera cada jurisdicción quien decida sobre las fechas de retorno a la presencialidad.

El atraso en el plan de vacunación también abre un nuevo interrogante de cara al 2021. Los docentes pidieron ser parte del grupo de esenciales que serían los primeros en ser vacunados (siendo que fueron de los pocos grupos de trabajadores que nunca regresaron a la presencialidad).

Con este panorama, las presiones sindicales harán difícil la negociación del retorno anticipado para el mes de febrero, en especial en CABA cuya fecha tentativa es el día 17.

Mientras tanto, 10 millones de niños esperan que los “grandes” se pongan de acuerdo.

por Ignacio Bottaro
SUBIR

NWS

Ovación

Show