Diplomacia

¿Cambio de rumbo? Argentina y México citaron a sus embajadores en Nicaragua

Ambos gobiernos anunciaron la decisión en un comunicado firmado en conjunto luego de que la administración de Ortega detuviera a un nuevo precandidato opositor.
Alberto Fernández y su par mexicano

Alberto Fernández y su par mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se manifestaron sobre la situación en Nicaragua (Foto: archivo).

¿Cambio de rumbo? Argentina y México citaron a sus embajadores en Nicaragua

El gobierno nacional convocó este lunes a su embajador en Nicaragua, Mateo Capitanich, para conocer de cerca las "preocupantes acciones políticas-legales" llevadas a cabo por el presidente, Daniel Ortega, en perjuicio de "diversas figuras de la oposición", algunas de las cuales fueron detenidas y denunciaron ser perseguidas.

comunicado Argentina-México.png

"Argentina y México se mantendrán atentos a la evolución de los acontecimientos relacionados con la hermana República de Nicaragua y seguirán promoviendo inequívocamente el pleno respeto y promoción de los derechos humanos, las libertades civiles, políticas y de expresión de toda persona, con independencia de su nacionalidad y/o profesión", indicó el comunicado oficial de ambos gobiernos.

Los gobiernos argentino y mexicano reiteraron su "disposición plena para colaborar constructivamente en la promoción del diálogo para que sean las y los propios nicaragüense quienes superen esta situación por la vía política, respetando la división de poderes, el respeto a las minorías, las garantías constitucionales y, en general, el pleno respeto al estado de Derecho y todos los derechos humanos".

Las denuncias por violaciones a los derechos humanos en Nicaragua

Este viernes la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), órgano autónomo de la OEA, pidió a Daniel Ortega que cesara "de inmediato" con los arrestos a opositores y liberara a los detenidos, tras constatar una "grave" escalada contra dirigentes políticos y sociales.

La CIDH instó al Estado nicaragüense "a poner fin inmediato a la persecución y las detenciones arbitrarias, y liberar de inmediato a todas las personas que se encuentran detenidas", dijo la entidad en un comunicado.

Daniel Ortega asumió el poder en Nicaragua en 2007 y enfrenta desde abril de 2018 una crisis política por protestas masivas en contra de su gobierno.

La represión de estas manifestaciones dejaron como resultado 328 muertos, 2.000 heridos, 1.600 detenidos y más de 103.000 exiliados, según un grupo especial de la CIDH encargado del seguimiento de la situación en Nicaragua.

En las últimas semanas, más de un centenar de personas fueron detenidas por motivos políticos, entre ellas precandidatos presidenciales, activistas sociales, empresarios y exguerrilleros de la revolución sandinista que derrocó al dictador Anastasio Somoza en 1979, y de la cual Daniel Ortega fue uno de sus líderes.

La seguidilla de arrestos en Nicaragua comenzó el 2 de junio con la detención de la aspirante presidencial Cristiana Chamorro, hija de la exmandataria Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), a quien acusan de lavado de activos, una denuncia que ella rechaza.

s