"En defensa propia": cómo fue la primera semana de controles de precios de los movimientos sociales

por Nicolás Poggi | 19 de febrero de 2021 - 01:09
En defensa propia: cómo fue la primera semana de controles de precios de los movimientos sociales

Desde el último sábado, el Gobierno ensaya una maniobra poco ortodoxa para monitorear la inflación: los movimientos sociales recorren los supermercados del país -aunque mayormente los de la Ciudad y el Conurbano- para controlar que se cumplan los programas de Precios Cuidados y el acuerdo por la carne, una forma de involucrar a un aliado clave del frente electoral en la gestión de la economía post pandemia.

Después de definir los montos con empresarios y sindicalistas de la CGT y la Mesa de Enlace, parte de la fiscalización cotidiana quedó en manos de voluntarios del Movimiento Evita, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), que miran las góndolas y deben reportar los eventuales incumplimientos a la Secretaría de Comercio Interior.

“Surgió en defensa propia para cuidar el bolsillo de los sectores más humildes, que son los que más sufren el aumento del precio de los alimentos”, explicó Daniel Menéndez, referente de Barrios de Pie y funcionario del Ministerio de Desarrollo Social, sobre el rol de los movimientos sociales.

El dirigente, que ocupa el cargo de subsecretario de Políticas de Integración -lo que lo ubica a ambos lados de la problemática-, evaluó en diálogo con A24.com que pese al esfuerzo hecho por el gobierno de Alberto Fernández durante la pandemia, el aumento de precios es el “talón de aquiles” de las políticas de asistencia.

¿Qué hacen los movimientos sociales si encuentran incumplimientos? Denuncian, por su parte, ante la Secretaría de Comercio y, también, le brindan a los clientes las herramientas (vía web o a través de un 0800) para que ellos mismos hagan sus reclamos. “No se puede construir una red para poner un supervisor por góndola, pero la gente tiene que estar informada de que tiene que denunciar”, subrayó Menéndez.

Desde la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), el secretario general Esteban "Gringo" Castro, que recorrió supermercados de Lanús, acusó a los empresarios de "querer cobrar en el mercado interno como si estuvieran exportando" y les pidió "ser un poco más patriotas y mirar al 40% de pobres".

La punta del iceberg

Por el momento, las organizaciones reconocen que el relevamiento es todo lo que pueden hacer. “Cualquier acuerdo de precios es un parche para resolver la coyuntura”, reflexionó Menéndez, al advertir que la “mirada estratégica debe ir a la desconcentración de los mecanismos de producción para abaratar el costo de los alimentos”. También expresó el respaldo del sector a las sanciones que el Gobierno impuso a las empresas por falta de entrega de productos.

Si bien los primeros planes de relevamiento social incluían 20 mil voluntarios, el número los desbordó rápidamente, según los cálculos de las organizaciones. “Queremos que no haya faltante de stock y que los precios se respeten, porque vimos muchos abusos y manipulación en los alimentos, por eso nos convocamos en todo el país”, señaló Gildo Onorato, del Movimiento Evita, a este portal.

El dirigente social reseñó que si bien se hicieron reportes por incumplimientos, también se encontraron muchos comercios que cumplieron: “Eso nos puso muy contentos porque no se puede especular con las necesidades de millones que están sufriendo”, advirtió.

 Embed      
Precios Cuidados (Foto: fuente Télam)
"Precios Cuidados" (Foto: fuente Télam)

¿Es efectivo este tipo de control?, preguntó A24.com. “Es una alerta para los vivos”, definió Menéndez, quien elogió la “buena recepción de la gente” y anticipó que “va a subir mucho el número de denuncias”. “Ayuda a resolver un problema que es la punta del iceberg”, acotó Onorato y remarcó que si bien Precios Cuidados “aborda la góndola, hay un problema de concentración y extranjerización de la economía”.

Tanto Precios Cuidados como el acuerdo de los cortes populares de carne rigen hasta el 31 de marzo. Para la mirada macro, los movimientos sociales proponen “generar insumos e incentivos a la producción popular para generar circuitos de distribución y comercialización en cercanía”.

¿Y la CGT? Si bien los sindicalistas hicieron relevamiento de precios durante los primeros meses de 2020, antes de la pandemia, esta vez no quedaron involucrados en la tarea, según confirmaron a A24.com desde la central obrera. Una muestra más del sutil equilibrio que hace el Gobierno entre los gremios y las organizaciones sociales.