intrusos

Junto a Cristina y los gobernadores, Alberto admitió un “default virtual”: mañana pedirá una quita del 62% y no pagar la deuda por 3 años

Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Junto a Cristina y los gobernadores, Alberto admitió un “default virtual”: mañana pedirá una quita del 62% y no pagar la deuda por 3 años

El presidente Alberto Fernández anunció que el país está “en default virtual” durante el acto al presentar la propuesta de reestructuración de la deuda externa que presentará este viernes el ministro Martín Guzmán ante los bonistas privados y la SEC, en Estados Unidos.

Alberto anunció un pedido de quita de 62% y un periodo de gracia de 3 años para empezar a pagar la deuda recién en 2023. Fue durante un acto en Olivos, donde se mostró por primera vez en un anuncio público junto a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Los acompañaban el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y todos los gobernadores, del oficialismo y de la oposición encabezados por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Este viernes, Guzmán presentará la propuesta para reestructurar la deuda externa con una quita del 62% y el no pago por 3 años a bonistas privados.

Paralelamente, Fernández explicará el plan para reestructurar la deuda a los jefes de bloques parlamentarios, a través de una teleconferencia prevista prevista para las 17.

Así, el Gobierno buscará también el apoyo de los opositores de Juntos por el Cambio en el Congreso, que reclamaron una audiencia virtual con el Presidente.

Sentado en el centro de una larga mesa que por la distanciamiento de 1,5 metros por cuarentena dio la vuelta en forma de rectángulo, Fernández pidió "unidad", incluso de la oposición para resolver el problema de la deuda.

Fue una puesta en escena armada para mostrar un consenso político a una decisión que espera, tendrá fuerte repercusión este viernes en los mercados.

Algunos gobernadores estuvieron presentes presentes y otros mirando por videoconferencia -como los casos de Axel Kicillof y Juan Schiaretti-.

"Hoy estamos en default virtual. Quisimos que todos entendieran que por delante tenemos un compromiso común que es salir de esta situación", arrancó su breve discurso Alberto.

Los gobernadores solo se limitaron a escuchar los discursos de Guzmán y del Presidente, y luego se retiraron sin mediar más palabras.

Al finalizar el discurso, Fernández admitió que "mañana va a ser un día definitorio para Argentina" porque "los mercados van a saber lo que Argentina está en condiciones de pagar y de cumplir".

"Nos reíamos con Cristina porque mi discurso del 1° de marzo no quedó nada. Sólo quedó la reivindicación a la palabra: lo que estamos comprometiéndonos hoy es algo que vamos a poder cumplir".

"No estamos firmando cheques en blanco, por eso valoro el trabajo de Martín Guzmán, muy a conciencia", agregó.

"Así como estamos unidos frente a la pandemia, estamos unidos a la hora de resolver el problema de la deuda".

La grieta volvió a la hora de los barbijos

Ni el presidente, ni Cristina, ni los gobernadores del oficialismo usaron barbijos para protegerse de eventuales contagios de coronavirus.

En cambio, sí lo hicieron todos los mandatarios de la oposición que estuvieron en el quincho de la residencia de Olivos.

Horacio Rodríguez Larreta, sentado al lado derecho del Presidente, tuvo su barbijo celeste, mientras que Sergio Massa sentado al lado, no lo usó.

Otros que vistieron sus rostros con tapa bocas fueron los gobernadores opositores de Juntos por el Cambio, Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes).

¿Qué dijeron los Gobernadores?

Unos pocos formularon declaraciones al salir de la residencia de Olivos, a los periodistas que tampoco pudieron ingresar y se limitaron a cubrir el acto vía streaming, medio por el que fueron transmitidos en vivo los dos únicos discursos.

Los gobernadores oficialistas expresaron su apoyo a la oferta de deuda del Gobierno, mientras que los opositores aclararon que solo asistieron para "escuchar" la propuesta pero no apoyaron explícitamente los términos de la renegociación que comienza este viernes.

El oficialista Gerardo Zamora (Santiago del Estero) que dijo que "lo que está haciendo Alberto Fernández es sacarnos de ese default que nos dejó el anterior gobierno" de Mauricio Macri.

Otro oficialista, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti expresó su "total apoyo" a la oferta que presentará mañana Guzmán ante los bonistas, en su cuenta oficial en Twitter.

 Embed      

En cambio, Larreta se fue sin hacer declaraciones y el opositor gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, dijo al salir de la residencia de Olivos, que se limitaron a "escuchar la propuesta técnica del ministro de Economía, y ahora queda la tela para cortar desde la oposición".

"Vinimos a escuchar la propuesta del gobierno nacional hacia los bonistas, no participamos de la confección. Como oposición manifestamos tenía que haber una propuesta para que sea honrada, simplemente escuchamos la propuesta", aclaró Valdés.

¿Cuál es el plan de Guzmán?

Guzmán anunció los términos de la oferta del canje de la deuda pública externa, que presentará este viernes ante la SEC en Estados Unidos, que contempla un período de gracia de tres años y una quita en términos de pago de capital de 3600 millones de dólares, con una reducción de intereses del orden del 62%.

Los siguientes son los puntos principales de la propuesta que el Gobierno espera negociar a partir de mañana y dentro de 20 días, con el objetivo de conseguir la aceptación de los bonistas extranjeros y evitar así el default definitivo:

  • "Proponemos cambiar la estructura de bonos por otra que implique un período de gracia de tres años".
  • "No se pagaría nada en 2020, 2021 y 2022, se pagaría un cupón promedio de 0,5% en 2023".
  • "El interés promedio que pagaría la Argentina es de 2,33%”.
  • La propuesta conlleva mayor reducción de intereses que de capital".
  • "Se da una reducción de capital de 3600 millones de dólares, es decir, una quita del 5,4% sobre el stock de deuda".
  • "Reducción del pago de intereses de 37.900 millones, que equivale a una quita del 62%”.

Guzmán reiteró que la deuda es “insostenible” y que la Argentina no está en condiciones de afrontar su pago en las actuales condiciones.

Destacó que también el FMI coincide con la visión del gobierno argentino, tras evaluar la capacidad de pago del país. “La Argentina no puede pagar nada” y “el Fondo coincide en que tiene que haber una fuerte reducción en la carga de la deuda”, dijo.

“Querer forzar pagos de deuda insostenible significaría una carga aún mayor. Significaría condenar a millones más a la pobreza, al desempleo, a la pérdida de oportunidades y sueños”, dijo Guzmán,

Reclamó "un alivio que nos permita crecer y así poder pagar. Tomaremos un compromiso que podamos cumplir”.

“El país promete pagar algo que es sostenible”, agregó, y señaló que el gobierno se propone “resolver la situación de virtual default en la que está el país lo más rápido posible”.

Guzmán también agradeció el apoyo de la comunidad internacional, principalmente al FMI, G20 y al G7, al proceso de reestructuración de deuda llevado adelante por la Argentina.

s