Rompió el silencio

Entre la convocatoria al diálogo y la intimación a empresas, Alberto lanza su (anunciadísimo) Consejo Económico y Social

por Mariano Obarrio | 19 de febrero de 2021 - 00:36
Entre la convocatoria al diálogo y la intimación a empresas, Alberto lanza su (anunciadísimo) Consejo Económico y Social

El Gobierno de Alberto Fernández lanzará finalmente el postergadisimo Consejo Económico y Social para discutir políticas de mediano y largo plazo. El organismo -que presidirá Gustavo Béliz- se presentará este viernes al mediodía en el Centro Cultural Kirchner (CCK). Según pudo saber A24.com estarán presentes muchos empresarios que hoy no pasan por su mejor momento con el Gobierno, en medio de la pelea por precios y salarios. La presentación se hace justo el día del cumpleaños de Cristina Kirchner.

Los resquemores aparecen a partir de que el Gobierno reabrió un nuevo foco de conflicto con los empresarios e industriales, especialmente de alimentos, con los cuales había lanzado la mesa del acuerdo de precios y salarios el jueves último. Ellos terminaron aplaudiendo al ministro de Economía, Martín Guzmán, pero anteayer once empresas recibieron la intimación de la Secretaría de Comercio Interior por supuesto desabastecimiento.

"En un clima de diálogo, nos intimaron cuando por otro lado nos llamaron para la foto de lanzamiento del Consejo Económico y Social", dijo un miembro de la Unión Industrial Argentina (UIA). "Hubo sorpresa en las alimenticias, en primer lugar porque se aplica una ley de abastecimiento que es inconstitucional”, dijo otro.

Por este motivo, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, salió también a negar que exista un apriete a los empresarios y dijo que se trata de cumplir la ley con un procedimiento administrativo, que las empresas deberán contestar y quedarán liberadas de culpa y cargo. Pero en caso de no poder justificar las denuncias, serán sancionadas.

Según pudo saber A24.com, y tal como informó el viernes último, el ala dura del Instituto Patria que comanda la vicepresidenta Cristina Kirchner había manifestado internamente el malestar al entorno de Alberto Fernández por el buen clima con 50 empresarios de primera línea en el Museo del Bicentenario. Los aplausos a Guzmán obedecieron a que el ministro no los culpó de la inflación y admitió que obedece a factores macreoconómicos.

Eso no gustó a la ex presidenta. Cuando se conoció la intimación, el líder piquetero Juan Grabois, del Movimiento de Trabajadores Excluidos, que responde al kirchnerismo, ironizó: "Hoy Alberto se levantó combativo y con ganas de defender al pueblo".

Con ese clima será difícil el trabajo de Beliz para hacer funcionar el Consejo Económico y Social que buscará darse su propio funcionamiento, primero por decreto del Presidente y luego por ley. Ayer mismo había ejecutivos de empresas furiosos.

La expresidenta también dejó trascender que presiona a Guzmán para que el acuerdo con el FMI no se firme antes de las elecciones, para no tener que hacer un ajuste en plena campaña. Y el gobernador K de Chaco, Jorge Capitanich, presiona a Alberto para que las PASO sean optativas y no obligatorias para que vote menos gente y gane posibilidades el triunfo peronista.

El Instituto Patria sobrecarga a Alberto Fernández de alquimias políticas. También el gobierno de Alberto Fernández debe responder a las presiones internas del kirchnerismo en materia judicial. La titular de la Anses, la camporista Fernánda Raverta, intimó a 220 jueces y fiscales que iniciaron su trámite de jubilación a que renuncien o den de baja sus trámites.

Cristina se presentó ante la Corte para que revoque el traslado de la causa de espionaje ilegal contra el gobierno macrista del juzgado federal de Lomas de Zamora a Comodoro Py. Quiere que se quede en Lomas de Zamora. El senador Oscar Parrilli acusó a los aliados del lavagnismo en Diputados de no votar la reforma judicial por ser cómplices del macrismo. La directora de Asuntos Jurídicos del Senado, la kirchnerista Graciana Peñafort, pidió el indulto de Milagro Sala, cuya condena fue ratificada por la Corte. La propia Milagro Sala lo pidió y el ex juez de la Corte Raúl Zaffaroni exigió una ley de amnistía para los imputados procesados K. Demasiados frentes abiertos para el Presidente.

El kirchnerismo duro se apura a resolver las cuestiones judiciales ahora porque se le termina el tiempo antes de que vengan las elecciones de octubre, las PASO, y no podría presionar en plena campaña sin pagar el costo electoral. “Es un gobierno de mil caras, distinto según el despacho que veas”, dijo un albertista puro.

“El kirchnerismo huele un panorama complicado desde lo electoral, con lo cual si no hacen lo que necesitan ahora, luego puede ser tarde. En buena medida de ahí viene la desesperación por presionar a Alberto para que defina cosas en la dirección que quieren. El Presidente se ve obligado a hacer malabares”, señaló otro funcionario con acceso al entorno presidencial.

Zaffaroni advirtió que los fallos judiciales podrían causar una revuelta social. Sin embargo, el Presidente dejó trascender que no impulsará indultos ni amnistías. En el Congreso no hay número de votos para la reforma judicial, y menos para una amnistía. Y menos aún durante un año electoral. La ley de gravedad aún está vigente.

De todos modos, hará el gesto el 1° de marzo, cuando abra las sesiones ordinarias del Congreso, de instar a los diputados a tratar ese proyecto de ley que reclamó Parrilli.

Los empresarios conforman un capitulo aparte. "La intimación del Gobierno cayó muy mal. Sobre todo porque hay diálogo y la mayoría de las empresas estaba produciendo a full. No habían llegado las notas, sólo había pedido información. Nadie comprendió este folklore luego de la buena reunión con Guzman”, señaló uno de los industriales presentes. “Se iban a tomar un poco estos días para ver cómo avanzaba, Kulfas en principio le bajó un poco el tono. Además todo esto fue en un marco que el viernes Beliz convoca al nuevo Consejo Económico y Social”, dijo.

Otro pope empresarial, de una gran empresa argentina, señaló: “El Gobierno hace en cada momento lo que cree que le conviene. Si hay que mostrarse ortodoxos frente al FMI te invita a 50 empresarios a dialogar. Si tiene que hacer jueguito para la tribuna te manda una intimación. No tiene hoja de ruta. Vive el presente continuo, sin un plan marcado a largo plazo. Entonces el dialogo no puede rendir frutos”, señaló, resignado a las contradicciones.

Desde el sector alimenticio señalaron varios puntos por los cuales consideran que la intimación fue, al menos, poco feliz. El Gobierno debía darle una señal al kirchnerismo de actividad para frenar los precios de los alimentos. Es por eso que la Subsecretaria de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores, imputó a las empresas Mastellone, Fargo, AGD, Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, Unilever, P&G, Paladini y Potigian. Los empresarios del sector ayer se lamentaban de varios puntos:

  • Hubo sorpresa porque la ley de abastecimiento es inconstitucional.
  • La industria de alimentos fue declarada esencial y el Gobierno reconoció que respondió sin quiebres de abastecimiento pese a todas las dificultades que hubo por el efecto Covid.
  • Aún con caída de la demanda en circunstancias muy difíciles, la capacidad instalada mejoró en los que otros sectores tienen niveles mínimos de producción.
  • Contra una inflación del 36% en todo el año los precios congelados llevaron a que se autorizaran sólo incrementos del 4 al 10% con aumentos de costos fuertes, 36% de devaluación, aumentos salarios de entre 32 al 38%, de costos logísticos de 35%, de materias primas de 40 a 90%, y competencia desleal por la economía informal.
  • Creen en el diálogo y no la confrontación, no creen ser la causa de la inflación sino la consecuencia.
  • Piden estabilidad macroeconómica y no guerra antiempresaria.

Los empresarios sienten escalofríos cuando escuchan a Grabois. En estas horas dijo que “el Gobierno negocia mal con las empresas con esa idea de que con diálogo y buena onda se solucionan los problemas”. Y concluyó que “hay que ponerle límites a la voracidad de estos grupos de poder”.

Mientras tanto, el ala racional del Gobierno que encarna Beliz buscará hoy conformar el Consejo Económico y Social con 30 integrantes empresarios, sindicalistas, académicos y representantes de credos religiosos. Buscará poner allí la discusión de políticas de mediano y largo plazo de temas laborales, sociales, medioambiente y productivos. Se inspira en iniciativas similares de Bélgica, España, Francia, Irlanda, Italia y Países Bajos. Kulfas buscó bajar el tono: “No buscamos apretar, nadie se puede sentir ofendido porque se aplique la ley”. Sin embargo, vuelven las caras largas a las mesas de negociaciones.