Segunda ola

En el aniversario de la primera cuarentena, el Gobierno descarta volver a cerrar todo cuando llegue la segunda ola

La Casa Rosada advierte sobre la curva creciente de COVID-19 en CABA, pero evitará retornar al aislamiento estricto de 2020 para "cuidar la economía". Cumbre del Presidente con los gobernadores.
por Stella Gárnica | 17 de marzo de 2021 - 15:56
Nación analiza nuevas restricciones para desalentar los viajes al exterior: se impone la posibilidad de cargarles a los pasajeros el costo del test de PCR y el alojamiento para realizar la cuarentena de forma obligatoria (Foto: AFP).

Nación analiza nuevas restricciones para desalentar los viajes al exterior: se impone la posibilidad de cargarles a los pasajeros el costo del test de PCR y el alojamiento para realizar la cuarentena de forma obligatoria (Foto: AFP).

El 19 de marzo se cumple un año del primer Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) en que el gobierno de Alberto Fernández decidió la medida extrema de prohibición total de circular por el país y un cierre obligatorio de todas las actividades económicas y sociales. A un año de aquella medida, el Gobierno descarta la repetición de un confinamiento estricto para enfrentar la segunda ola de Covid-19.

“La llegada de la segunda ola es inevitable", dicen en el Gobierno. Ocurrirá cuando llegue el otoño, analizan. Miran el espejo de los contagios descontrolados que ya afectan a varios países limítrofes, empezando por Brasil y Paraguay. El presidente Alberto Fernández se reúne este jueves con los gobernadores de todo el país para analizar los pasos a seguir.

“Ya no hay plata para sostener una cuarentena total con ayuda del Estado como ATP, IFE entre otros subsidios generalizados, y hay que cuidar la economía argentina, todavía en crisis", sostienen en la Rosada. No hay margen para decidir una estrategia como la que tomaron países como el Reino Unido, Alemania, Italia, Francia y España, que volvieron a decretar cierres totales de la economía.

En cambio, fuentes cercanas al Presidente, describieron ante la consulta de A24.com que “los cierres van a volver, pero esta vez, en forma de burbujas, por barrios, por ciudades, provincias o regiones, según cómo evolucione la curva de contagios en la segunda ola".

Eso dicen en los pasillos de la Casa Rosada, mientras intentan ganar tiempo para conseguir una batería de vacunas compradas cuya demora en la distribución y llegada al país vuelve a poner en jaque, y en duda, toda la estrategia oficial.

"No volverá a haber un cierre total de actividades: tenemos que cuidar la economía", insisten en el Gobierno .

La estrategia para la "segunda ola"

Cerca de Alberto dicen que “la mayor preocupación por la curva ascendente de contagios en las últimas semanas se registra hoy en la Ciudad de Buenos Aires" y lo atribuyen a un relajamiento de la gente en los cuidados. En cambio, en el oficialismo diferencian la situación en el resto del país y en el AMBA del Gran Buenos Aires, donde la curva se mantiene estable, por ahora.

image.png

Cerca de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, insisten en que la estrategia ante la inminente llegada de la segunda ola va a ser “seguir insistiendo con extremar los cuidados y protocolos, seguir trayendo vacunas” para inmunizar a la mayor cantidad posible de la población.

En las últimas horas, Vizzotti analizó con su par de Reino Unido la estrategia de vacunación de ese país: aplicar la primera dosis de las vacunas que tengan a mano los gobiernos, y postergar la aplicación de la segunda dosis. Ahí priorizan inmunizar a medias a la población de mayor riesgo -los mayores de 70 años y con enfermedades prevalentes- para evitar la mayor cantidad de muertes. Por ahora, el gobierno argentino descarta aplicar esa estrategia: solo por ahora.

El espejo de Brasil es temido por la Casa Rosada, que la última semana decidió suspender la cumbre de presidentes del Mercosur, a 30 años de la fundación de ese bloque regional, que tenía previsto recibir a los mandatarios de Brasil, Jair Bolsonaro; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; de Uruguay, Luis Lacalle Pou; y de Chile, Sebastián Piñera, entre otros; todos, agobiados por la extrema tensión que sufren ya sus sistemas sanitarios.

En tanto, desde los ministerios de Salud y de Interior analizan prohibir los viajes de egresados, sobre todo al exterior. Además, presentaron una denuncia penal contra los jóvenes que volvieron contagiados de COVID-19 desde Cancún, México. La denuncia recayó también -como anticipó A24.com- contra la empresa de turismo que habría vulnerado las declaraciones juradas y por los test de PCR truchos.

Solo en Brasil la muerte de más de 2.000 personas diarias puso en alerta al Gobierno, que sugirió limitar al máximo los viajes de argentinos al exterior. Aunque por ahora no hubo ninguna prohibición explícita ni cierre de fronteras.